Rafael Grau

'Estudiamos más compras de firmas independientes'

Licenciado en Derecho y graduado en Empresariales por Icade, Rafael Grau aterrizó en Riva y García el pasado julio, procedente de Banco Urquijo

Este madrileño, de 49 años, acaba de tomar las riendas de la dirección general de Riva y García, firma de origen catalán y una de las pocas independientes que aún operan en España. Procedente de Banco Urquijo, donde ocupó el cargo de director general durante 11 años hasta que Sabadell adquirió esta entidad y después de haber pasado por el británico Barclays, Rafael Grau tiene ahora como reto culminar el plan de expansión diseñado por este grupo financiero para los próximos años.

Para culminar los objetivos, que pasan por aumentar en un 68% los ingresos hasta alcanzar los 25 millones de euros en 2011, Riva y García estudia acometer nuevas compras dentro del sector.

'No descartamos adquisiciones a medio plazo. El perfil sería el de una firma independiente afín a nuestro negocio, que se centra más en banca privada', afirma este ejecutivo. En este sentido, explica que Gaesco, una de las entidades con las que en las últimas semanas se ha especulado con su posible venta, 'no encaja', ya que está más volcada en el cliente minorista.

No sería la primera operación de compra que aborda Riva y García. Sin ir más lejos, el pasado año se hizo con la gestora madrileña Aguilar y De la Fuente. De cualquier modo, Grau aclara que siempre se tratará de operaciones selectivas y que constituyan una buena oportunidad de crecimiento.

Fundado en 1992, el grupo financiero catalán cerrará el año con 2.300 millones de euros en fondos administrados, frente a los 1.534 millones de 2006. De ellos, 180 millones corresponden a capital riesgo.

Dentro del plan estratégico, Riva y García está reforzando sus equipos en todas las áreas. Su propósito es contar con 100 profesionales dentro de cuatro años, 30 personas más de las que actualmente trabajan en la firma.

Capital riesgo

En la actividad de capital riesgo, Riva y García se hizo hace unos meses con la gestión del fondo Mediterrània, impulsado por el Gobierno catalán, el Banco Europeo de Inversiones (BEI) y el Instituto de Crédito Oficial (ICO), cuyo objetivo es la inversión en proyectos empresariales en países del Norte de África. 'Probablemente esto nos llevará a abrir alguna sucursal en Casablanca', afirma el director general.

De momento, Riva y García cuenta con cuatro oficinas en España, ubicadas en Barcelona, Madrid, Vigo y Valencia.

Otra de las ambiciones para los próximos años es reforzar su presencia en banca privada. Rafael Grau explica que el modelo de la entidad se centra en la gestión de patrimonios que tengan una liquidez de entre dos y tres millones.

El secreto del éxito, según el director general, reside en buena medida en el carácter independiente de la firma, cuya actividad se reparte entre gestión de grandes patrimonios, financiación corporativa y capital riesgo.

'La independencia es una magnífica receta para hacer determinado tipo de negocio', concluye.

'No descartamos salir a Bolsa en un futuro'

Riva y García no quiere dejar cerrada ninguna alternativa para su futuro. Su director general califica que 'buena experiencia' la salida a Bolsa de Renta 4, la primera firma de inversión que se ha atrevido a dar ese paso en el mercado español. Una iniciativa que podría ser secundada por el grupo catalán, aunque a medio plazo. 'A corto plazo no nos lo planteamos. En el futuro no se descartaría. Ahora no, por una cuestión de tamaño', señala Rafael Grau.

Este ejecutivo se muestra optimista sobre la salida de la actual crisis crediticia. 'La banca española se ha quedado al margen con bastante mérito. Al final va a fortalecer al sistema financiero y se generarán buenas oportunidades tanto corporativas como bursátiles. El sector financiero va a quedar a precio muy atractivos para el segundo semestre de 2008', opina.