Mercados

La crisis del crédito se propaga al mercado europeo

La violenta subida de la prima de riesgo pone bajo presión a la renta fija

El aumento de la percepción de riesgo crediticio está soliviantando todo el mercado europeo de deuda. 'El término de moda en el mercado es ahora flight to quality huida hacia la calidad', explica ayer un gestor a este periódico. Y la calidad por excelencia la representa en Europa el bono alemán a 10 años. La situación es tal que este activo ha abierto una brecha respecto a la deuda española a 10 años, a pesar de que ambas tienen la máxima calidad crediticia.

La rentabilidad del bono, que al ser una paga fija disminuye en porcentaje cuando el precio del activo, ha pasado en menos de un mes del 4,67% al 4,3%; mientras que la caída del rendimiento de la deuda española se queda en el 4,4%, el diferencial de 10 puntos entre un activo y otro es el mayor desde 2002.

El índice Itraxx, que mide la prima de riesgo exigida a bonos corporativos europeos con alta solvencia crediticia, se ha multiplicado, y si hace un mes los inversores exigían de promedio 25 puntos básicos, el spread es ahora de 55.

'Coincide un momento estacional en el que los inversores se marchan de vacaciones y el mercado se estrecha con un miedo a invertir en activos de riesgo', explica Pablo Lladó, de Calyon. 'Nadie quiere comprar, si la situación no mejora en septiembre, los emisores van a tener un problema', advierte.

'Lo que sucede es un ajuste en los precios de los activos. Lo hemos visto en operaciones cerradas esta semana de Mapfre y BBVA. En el caso de la aseguradora, el spread ha sido unos puntos básicos más alto y, en BBVA, la operación ha sido de menor tamaño de lo esperado', subraya Carlos López Jall, director de mercado de capitales para España de Citigroup.

Para intranquilidad del mercado, ayer se publicó el dato de que las presentaciones de ejecuciones de viviendas, por impago, crecieron un 58% en EE UU en los seis primeros meses de 2007. En la UE no hay hipotecas similares a las estadounidenses subprime, caracterizadas por un alto riesgo de insolvencia. La tasa de morosidad en España ha crecido casi un 40%, pero aún no llega ni al 1%. 'El doble de poco sigue siendo poco', sentencia gráficamente Evaristo Araiz, director general de Titulización de Activos.

El pánico se extiende hasta activos de alta calidad crediticia, como son las llamadas cédulas hipotecarias, que consisten en títulos respaldados por toda la cartera hipotecaria concedida por el emisor de la deuda. Los diferenciales han crecido de menos de ocho puntos básicos en junio a más de 16 puntos ahora. 'Dado que el volumen de emisión de cédulas se ha incrementado de forma continuada durante los últimos años y las primas de riesgo se han ido tensando, éste constituye el primer test de stress para el mercado de Cédulas hipotecarias', advierte Deutsche Bank.

La situación actual está aún a años luz de crisis de crédito pasadas. Pero la Comisión Europea advirtió recientemente, por boca del comisario de Asuntos Económicos y Monetarios, Joaquín Almunia, que 'el grado de apalancamiento alcanzado hace que el potencial impacto de una crisis sistémica sea mayor que el pasado'.

La crisis de las hipotecas 'subprime' llega a Alemania

El alcance de la crisis de las llamadas hipotecas subprime empieza a rebasar las fronteras de EE UU. Commerzbank, el segundo banco alemán por capitalización de mercado, anunció ayer que hará una provisión de 80 millones de euros, a consecuencia de potenciales pérdidas en inversiones vinculadas al mercado de las famosas subprime. Las acciones de la entidad sufrieron un retroceso del 2,71%.

Otra entidad germana sufrió también las consecuencias del pánico del mercado a todo lo que tenga algo que ver con riesgo hipotecario. Los títulos de IKB cayeron ayer un 19,88%, después de que el banco informase de que le beneficio será 'sustancialmente' inferior a lo esperado, por culpa de las renombradas subprime.

Los actores del mercado opinan

Evaristo Araiz. Titulización de Activos. 'Hay dificultades. Las condiciones de colocación no son las mismas que hace 12 meses. Dicho esto, también hay que insistir en que las entidades cedentes continúan con una línea de titulización más intensa que en 2006. Los spreads se han elevado, pero lo que ha pasado es que el mercado vuelve a niveles de hace dos o tres años'.

José Ramón Torá. Standard & Poor's . 'Hay nerviosismo en general, En los últimos años, ha habido mucha liquidez y mucha demanda de papel. El tipo de interés pagado era muy bajo y se diferenciaba menos el riesgo. Ahora es normal que suba el margen para diferenciar un tipo de papel de otro. La emisión ha sido muy importante en los últimos años y éste no va a ser una excepción'.

Pablo Lladó. Calyon. 'Las subprime han contagiado un riesgo de crédito al mercado. En los últimos dos meses, los spreads (diferenciales) de riesgo se han multiplicado por dos o por tres. Ahora hay una crisis de crédito. Los inversores no quieren comprar y no hay liquidez en el mercado. La situación es dramática, aunque es de esperar que se recupere en septiembre'.

Carlos López Jall. Citigroup. 'El high yield está cerrado. El mercado está negativo por las subprime y por las operaciones apalancadas (LBO). Hay bancos que están muy largos en este tipo de préstamos y eso lo tendrán que tener en cuenta. Se ha pasado de un mercado de emisores a uno de inversores. Se ha dado la vuelta y ahora se exige prima por la volatilidad'.

Antonio Villaroya. Merrill Lynch. 'Cuando el mercado se mueve tan rápido es difícil que la gente se comprometa. Los spreads se mueven de un día para otro de forma brutal. Si se ve lo que ha pasado en las últimas semanas, el comprador es el que tiene la sartén por el mango. Puede esperar a que la situación se estabilice o a que el diferencial sea todavía más alto'.