Agua

Suez se dispara por el rumor de una opa por 57.000 millones

Continúa el culebrón de la esperada opa por el gigante francés del agua Suez. La especulación sobre una oferta del multimillonario galo Pinault por 45 euros cada acción disparó el valor hasta casi un 5% en Bolsa.

Las acciones de Suez, segunda compañía de gestión de agua del mundo y primer proveedor de gas y electricidad en Bélgica, llegaron a subir un 4,7% por los rumores de una inminente oferta de François Pinault ya con un precio marcado: 45 euros por acción.

Esto supone que el magnate francés, que aún no ha aclarado si lanza o no una oferta pública de adquisición de acciones (opa), valoraría la empresa un 13% por encima de la cotización de ayer hasta alcanzar 50.525 millones de euros. El gigante de energía y servicios, con una deuda neta de unos 16 millones de euros, cerró ayer la sesión a 39,7 euros, con un avance del 3,93%.

Varios brokers del mercado francés apuntaron ayer que el rumor de una opa hostil de Pinault a través de su holding Artemis lleva tiempo coleando. 'Ahora tenemos un precio', señaló ayer David Bouaziz, un agente del intermediario bursátil Fimat, filial de Société Générale. El holding de Pinault, que controla el imperio de lujo Gucci y también está presente en el conglomerado de construcción y telecomunicaciones Bouygues o en la casa de subastas Christie's, rechazó ayer comentar rumores de mercado. Los portavoces de Suez tampoco quisieron hacer declaraciones.

Lo cierto es que la eventual toma de control de Pinault puede poner en marcha el contador para el ambicionado plan del Gobierno de Jacques Chirac para fusionar Suez con Gaz de France. De esta forma, protege a esta joya empresarial del interés de la italiana Enel. Esta integración, de momento aplazada hasta julio, crearía un gigante en distribución de gas de unos 45.000 millones de euros.

Los analistas consultados creen que la aparición de Pinault, amigo de Chirac, no sólo no entorpece el plan del Ejecutivo sino que puede ayudar a abrir nuevas vías en la integración.

Ahora el multimillonario galo tiene que definirse y lanzar la opa antes del 2 de febrero o desterrar la idea de comprar Suez durante seis meses. Es el ultimátum que lanzó el martes el regulador del mercado, la Autorité des Marchés Financiers. Y es que el empresario ha dejado todas las opciones abiertas sobre su participación del nuevo gigante energético.

El pretendiente francés y el problema belga

El plan del Gobierno francés de fusionar Suez y Gaz de France para impedir una eventual entrada de la italiana Enel afronta varias incógnitas. Por un lado, el multimillonario Pinault aún no ha confirmado una opa por Suez. Por otro lado, también puede surgir otro pretendiente para este gigante del negocio del agua. La revista gala Capital apuntaba al interés de la también francesa y rival directa Veolia Environnement. En otro frente, Suez es el mayor proveedor de gas y electricidad en Bélgica a través de su filial Electrabel y el Gobierno belga no vería con buenos ojos el planteamiento francés. La unión Suez-Gaz de France supone que una compañía participada por el Estado francés tendría el control en este suministro, a no ser que se separaran las divisiones. Pero los sindicatos de Suez rechazan cualquier segregación de la empresa.