UE

Bruselas considera insostenible la deuda exterior de España

La Comisión Europea ha advertido hoy de que el ritmo de acumulación de la deuda exterior en España, Grecia y Portugal resulta insostenible a largo plazo y que estos tres países de la Eurozona deberán llevar a cabo en algún momento un "recorte sustancial" de sus déficit por cuenta corriente. Por otro lado, y según el Euroíndice Laboral que el IESE elabora para Adecco, España es, tras Grecia, el país de la Unión Europea con mayor rigidez laboral y uno de los que mayores costes de despido tiene.

En su último informe trimestral sobre la economía de la zona euro, publicado hoy, el Ejecutivo de la UE dedica un capítulo especial a "la ampliación de las diferencias en la cuenta corriente dentro de la Eurozona". Aunque el informe puntualiza que la existencia de amplios déficit en ese apartado "en sí misma, no debería ser un motivo de preocupación", la ampliación observada de las diferencias entre los estados miembros "refleja algunos desequilibrios dentro de la zona" que merecen análisis y vigilancia.

En particular, la CE menciona la "gran disparidad" en la evolución de la competitividad, y recomienda a los tres países con mayores déficit por cuenta corriente -España, Portugal y Grecia- que aumenten su competitividad mejorando la productividad. "Una desregulación más firme podría contribuir sustancialmente a afrontar este desafío, de la misma manera que una mayor competencia conduciría a aumentos de productividad más sólidos", según el documento. Bruselas propugna en consecuencia una flexibilización mayor de los mercados laboral y de productos en los tres países.

España a la cabeza de la rigidez laboral

En este punto, el del mercado laboral, un informe publicado hoy afirma que España es, tras Grecia, el país de la Unión Europea con mayor rigidez laboral y uno de los que mayores costes de despido tiene. Según el Euroíndice Laboral que el IESE elabora para Adecco, y que se establece de acuerdo con tres parámetros (contratación, horarios laborales y restricciones al despido), España supera la media europea en esas tres variables, por lo que, si redujera esa diferencia el paro caería al 7,5% (170.000 personas encontrarían un empleo) y la temporalidad al 28% (375.000 temporales pasarían a fijos).

En el caso de la contratación, es donde España tiene el valor más elevado de todo el grupo (78 puntos frente a los 33 de la media europea). El factor que más incide en este dato es la duración máxima de un contrato temporal, de doce meses, frente a los 36 en Italia o Suecia, los 72 meses de Portugal o la ausencia de límite en Alemania o Reino Unido.

En cuanto a horarios laborales, España comparte con la mayoría de socios la obligatoriedad del descanso semanal, las restricciones al trabajo nocturno y el máximo de seis días laborables por semana. Respecto a las restricciones para el despido, España también supera (con 50 puntos) la media europea (37 puntos), aunque se sitúa por debajo de Holanda (70 puntos) y Portugal y Grecia (60 puntos). Otro dato sobre el que hace hincapié el estudio es que España se encuentra entre los países con mayores costes de despido en toda Europa. Con 56,3 semanas de salario como coste por despido, España sólo es superada por Portugal (98,7 semanas), y Grecia y Alemania (69,3 semanas).