Inmobiliario

Los promotores de viviendas alertan de que precios y deuda frenan el sector

Los promotores son conscientes de que los altos precios alcanzados por la vivienda, unidos a la elevada deuda de los hogares comienzan a actuar de freno en las ventas y, por tanto, en su actividad. Por ello, apuestan por salir al exterior en busca de mercados alternativos y ser capaces de adaptar la oferta a los nuevos productos demandados.

El sector de la promoción inmobiliaria barrunta nuevos tiempos. Dentro de la jornada 2007: Año de cambios en el entorno inmobiliario organizada por la Asociación de Promotores de Madrid, Asprima, representantes de las principales empresas expresaron su convencimiento de que si la oferta es capaz de adaptarse a los nuevos ritmos y gustos de la demanda no habrá ajuste brusco en el mercado.

'La impresión de que algo está pasando la tenemos desde hace tiempo, porque sabíamos que ritmos de más de 700.000 viviendas iniciadas no eran sostenibles como no lo eran los crecimientos de precios por encima del 15%', explica José Manuel Galindo, secretario general de Asprima.

En este sentido, el presidente del Grupo Reyal, Rafael Santamaría, insistió en que lo que va a determinar que no se produzca una crisis severa en la actividad promotora es la capacidad de adaptación que tengan las compañías, en lo elástica que sea la oferta. 'En Reyal hemos sido capaces de romper un proyecto básico que ya teníamos planteado y sustituirlo por otro más apropiado a los nuevos gustos', añadió.

Todos los asistentes a la jornada admitieron que se está produciendo una ampliación generalizada en los plazos de ventas e incluso que se han dado casos puntuales de algunas promociones que han registrado más dificultades de las previstas para culminar su comercialización.

'Aunque hace dos años hubo expertos y empresas que alertaron de que los tipos podían crecer, lo que penalizaría la capacidad de compra de la demanda, las promotoras han intentado aprovechar hasta el último momento las excelentes condiciones de financiación que ofrecía el mercado', aclara Galindo.

Esta circunstancia es lo que explica que 'algunas empresas hayan arriesgado mucho en algunas operaciones de suelo y ahora se encuentren con problemas al vender las casas', explican en Asprima.

No obstante, todavía hoy algunos expertos no tienen tan claro que la demanda de vivienda esté agotándose y la mayoría de las previsiones son optimistas. Desde Caja Madrid pronostican que este año finalizará con más de 600.000 pisos terminados, marca que se superará en 2007, cuando la creación de hogares está previsto que también supere esa marca, según expuso el director de Negocio Promotor de Caja Madrid, Juan Bartolomé Pasaró.

Frente a esta situación de suave desaceleración las empresas del sector instan a salir al exterior, tal y como ya hacen las pioneras desde finales de 2003. Así lo recordó Carlos Cutillas, consejero delegado de Inmobiliaria Chamartín, presente en un mercado tan competitivo como el alemán y también en Portugal. Por último, Luis Eduardo Cortés, presidente de la división de Promoción de Sacyr-Vallehermoso, recalcó el papel que deben jugar entidades como Asprima para presionar a las administraciones para que liberalicen el sector e introduzcan más seguridad jurídica.

Suelo. Bancos y empresas, a la espera de la aprobación definitiva de la ley estatal

La mayor preocupación de promotoras y entidades financieras es en estos momentos conocer cuál será el texto definitivo que resulte de la tramitación parlamentaria del proyecto de ley de suelo. Las primeras por saber cuál serán las reglas del juego a partir del momento de su aprobación y las segundas porque ayer reconocieron que hasta que no se ratifique el texto definitivo y después de los escándalos destapados 'la concesión de nueva financiación para adquirir suelo se ha endurecido', explicó Juan Bartolomé Pasaró, director de Negocio Promotores de Caja Madrid. La regulación del nuevo sistema de valoraciones es uno de los aspectos que más incertidumbres genera, ya que numerosos promotores han ido adquiriendo terrenos para poder desarrollar su actividad y si no son urbanizables su valor puede disminuir significativamente en caso de expropiación.

Hipotecas. Mayayo reclama más incentivos a la contratación de tipos fijos

El presidente de la Asociación Hipotecaria de España (AHE), Gregorio Mayayo, aseguró ayer en el transcurso de la jornada organizada por la patronal Asprima que la reforma de la ley hipotecaria planteada por el Ejecutivo va en la buena dirección, pero adolece de algunos defectos que todavía pueden ser subsanados. Entre ellos enfatizó que la nueva reglamentación debería incluir más incentivos a la contratación de préstamos a tipos de interés fijos, tal y como ocurre en Europa. Mayayo recordó que mientras que en los principales países de Europa las hipotecas con tipos variables no llegan al 50%, en España son más del 98%, 'con los riesgos estructurales que ello conlleva'. Así, explicó que las familias que se endeudaron para comprar casa antes de 2002 hoy pagan menos que cuando contrataron el crédito, pero el resto no, lo que 'se notará en el consumo'.