Lunes de los fondos

Tendencia persistente

El éxito de los valores de menor capitalización es más acusado en el mercado español.

Ha dejado de ser un tema de inversión de actualidad constante como lo era hace un par de años pero el diferencial de rentabilidad entre los índices de Bolsa de pequeñas y medianas compañías con respecto a los de grandes compañías persiste aunque bien es verdad se ha moderado en el último año.

Los fondos de inversión permiten la exposición a una cartera diversificada de valores pequeños y medianos (small caps en su terminología anglosajona) con la posibilidad añadida de concentrarse en una región o país determinado, o por el contrario invertir en una cartera global. El mercado de fondos español se ve dominado en este segmento por las gestoras internacionales ya que la oferta de gestoras domésticas es bastante reducida y limitada fundamentalmente a fondos de acciones españolas.

Incluso en este segmento específico de Bolsa española de pequeñas y medianas compañías llama la atención la escasa oferta disponible. Hasta el punto de que según los criterios de Lipper el número de fondos existente no justifica estadísticamente la creación de una categoría específica. La fortaleza económica española y dinamismo de sus mercados bursátiles ha llevado a la Bolsa española a superar en capitalización (valor de mercado en Bolsa de las compañías cotizadas) a mercados tradicionalmente más importantes como el italiano o el suizo.

Así, para estos dos mercados Lipper dispone de una categoría de fondos de Small & Mid Caps ya que existe una oferta disponible suficiente. En este sentido no son pocos los analistas que apuntan que el mercado de pequeñas y medianas compañías es muy estrecho en España y que precisamente en este punto esta gran parte de su éxito. Desde luego lo que es indudable es el aspecto del éxito, ya que si bien la tendencia de mejor comportamiento de las small caps es de ámbito general, en el caso específico español el diferencial ha sido más acusado.

Si bien es verdad que los diferenciales se han venido reduciendo en los últimos tiempos, la realidad es que todavía favorecen a las small caps, ello a pesar de que una mayoría de analistas han venido anunciando desde hace más de dos años que este ciclo se estaba agotando y era el turno de las grandes compañías. Una de las principales razones aducidas era que, tras las fuertes subidas las valoraciones de muchas de estas compañías, habían perdido atractivo. Otra hacía referencia a una supuesta lógica estadística histórica que dice que al entrar en la fase madura de un ciclo de Bolsa alcista los grandes valores toman el relevo de los pequeños.

Los fondos pertenecientes a la categoría Lipper de Renta Variable Europea Pequeñas y Medianas Compañías son un buen ejemplo de lo mencionado arriba. De este modo, el índice de la categoría acumula una rentabilidad interanual del 26,81% por el 19,61% del índice de la categoría Renta Variable Europa y que agrupa a fondos que invierten fundamentalmente en grandes compañías. El acumulado de los últimos cinco años pone de relieve la gran diferencia de rentabilidad ya que mientras el primero muestra una subida del 72,03% el segundo se queda en el 22,09%.

Una de los puntos negativos que suelen argumentarse contra la inversión en acciones de pequeñas compañías es que tienen una volatilidad bastante más elevada, debido a lo más reducido de sus volúmenes de negociación y que ello puede conducir a pérdidas más severas durante correcciones de los mercados.

La volatilidad media de los dos índices de fondos de Bolsa europea arriba expuestos, medida por la desviación típica anualizada, confirmaría el punto de mayor volatilidad. Mientras que el índice de small caps tiene una volatilidad del 11,24% en el principal se reduce al 8,17%. Históricamente estas volatilidades han sido mucho más elevadas en ambos casos y prueba de ello es que si extendemos el periodo a 10 años los guarismos se elevan al 20,99% y el 16,50% respectivamente.

Las cifras para otras categorías de small caps, como eurozona, Estados Unidos o global, tanto en rentabilidad como en volatilidad y en cuanto a diferenciales con las categorías principales, no varían mucho, y en cualquier caso muestran las misma tendencias. La única que sí difiere, concretamente en este último año, es la de los small caps japoneses. Se dejan nada menos que un 19,26% en euros en los 12 últimos meses.

El efecto de la divisa europea

¦bull; La apreciación del euro con respecto al dólar ha afectado negativamente los retornos de aquellos fondos de inversión ligados al billete verde.

¦bull; La gran mayoría de los fondos small caps, de pequeña capitalización, denominados en dólares no están cubiertos por riesgo de moneda.

¦bull; El resultado, como se puede ver en el gráfico adjunto, es que la rentabilidad media en euros en el último año de fondos small caps estadounidenses es muy reducida, alrededor de un 10% menor que en su moneda de denominación.