Finanzas

La Caixa colocará en Bolsa el mayor grupo industrial de España

La Caixa anunció ayer su intención de sacar a Bolsa en 2007 'una parte sustancial' de su cartera empresarial, cuyo valor de mercado asciende a 20.000 millones de euros. La entidad, que aún está estudiando qué participaciones se van a integrar en este holding financiero, del que sacará a cotizar un 25%, según el proyecto inicial, se convierte así en la primera caja que toma una medida de este tipo en España.

La primera caja de ahorros y tercera entidad financiera de España sorprendió ayer al anunciar la salida a Bolsa de parte de su cartera industrial, bajo el paraguas de un holding financiero en el que La Caixa 'mantendrá una participación de control'.

Se trata de la primera caja que adopta una decisión de este tipo en España (sólo Caixa Galicia ha reconocido en algunas ocasiones que estudiaba esta posibilidad) y con ello acalla las continuas peticiones del Banco de España y otros organismos internacionales, como el FMI, de que estas entidades se sometan al escrutinio de los mercados, como ocurre con los bancos.

Otro de los objetivos de esta medida es 'potenciar la independencia de la gestión de la cartera en relación con La Caixa', según el comunicado remitido ayer por la entidad tras anunciarse esta medida en la comisión ejecutiva de la caja. La Caixa ha sido precisamente uno de los protagonistas directos de la opa de Gas Natural, donde la caja es uno de los principales accionistas, sobre Endesa.

æpermil;sta había sido otra de las críticas más recurrentes efectuadas a las cajas, cuya presencia en el capital de las principales empresas españolas se ha incrementado en los últimos años.

También permitirá a la entidad obtener más financiación en los mercados de cara a afrontar sus planes de crecimiento, que en estos momentos se dirigen fuera de España. El propio presidente de La Caixa, Ricardo Fornesa, afirmó en la última presentación de resultados que la intención de la caja es aumentar su presencia en otros mercados internacionales, para lo que no dudaría en poner en venta algunas de sus participadas si era necesario.

Fuentes del sector financiero apuntan que una alternativa es que La Caixa decida en un futuro incorporar a este holding las adquisiciones de entidades que lleve a cabo en el extranjero.

La caja aún está valorando cuáles serán las participaciones que formen parte de este holding, que estará integrado tanto por sociedades cotizadas como no cotizadas.

Telefónica, Agbar, Sabadell, Abertis, Gas Natural forman parte de estas empresas que podían incluirse en este holding que puede tener la forma jurídica de un fondo financiero, del que saldría a Bolsa un 25% de su capital.

Sus destinatarios serían pequeños accionistas particulares, según afirman fuentes conocedoras del proyecto inicial. Repsol también podría incluirse en este holding, según fuentes de la caja, aunque otras fuentes financieras descartan que se incluya en este fondo.

La única excepción que parece barajar La Caixa es la de la aseguradora Caifor. A finales del pasado septiembre, el valor de la cartera de participaciones de La Caixa ascendía a 20.000 millones de euros.

La Caixa, que tiene ya su cartera industrial bajo la forma jurídicas de Caixaholding, mantendría el control siempre de este fondo con más del 50%, con el que pretende incrementar sus recursos propios y cuyo planteamiento ya se barajaba cuando Fornesa anunció el plan estratégico de la caja para los próximos tres años.

Tampoco está cerrado el calendario ni el precio de la operación, aunque lo más probable es que la salida a Bolsa esté completada en el primer semestre de 2007.

De momento, la operación ya tiene el visto bueno del gobernador del Banco de España, Miguel Ángel Fernández Ordóñez, como del vicepresidente económico Pedro Solbes, del líder del PSC, José Montilla, y del consejero de Economía de la Generalitat en funciones, Antoni Castells.

Un paso más para el plan internacional

El presidente de La Caixa, Ricardo Fornesa, esbozó en su última aparición ante los medios (tras la asamblea celebrada el pasado 19 de octubre) el próximo plan de crecimiento cuatrienal que prevé la salida a los mercados exteriores.

Fornesa habló de financiar parte de este proyecto con la venta de alguna participación no estratégica, aunque defendió las posiciones en las compañías energéticas (Repsol, Gas Natural, Telefónica, Agbar y Abertis). La salida a Bolsa de parte de la cartera industrial de La Caixa es un paso más para conseguir financiación y lanzar una red de sucursales en el extranjero con marca La Caixa e incluso adquirir bancos para acelerar el proceso, posibilidad que reconoció el propio Fornesa. El plan internacional es ambicioso, desde la actual red de ocho oficinas de representación que ya ha instalado fuera de España, más la que anunció próximamente en Polonia. La voluntad de La Caixa pasa por seguir a sus clientes, desde las empresas que se instalan en China con necesidades de financiación, hasta la creciente actividad de las remesas para extranjeros.

El director general de la entidad, Isidre Fainé, recordó en la misma convocatoria que la entidad ha remodelado toda su estrategia internacional en los últimos años para empezar de nuevo, con la venta de sus participaciones bancarias en Alemania (Deutsche Bank), Brasil (Itaú), Andorra y la reorganización de su actividad en Francia a través de Boursorama. la compañía sólo desea mantener esta colaboración con Société Générale y la participación en el BPI portugués, que actualmente se sitúa en el 22,8%.

¦bull; La primera caja española ultima un plan de crecimiento internacional basado en la apertura de sucursales en el extranjero, pero también contempla la posibilidad de adquirir bancos. La financiación podría completarse con la salida a Bolsa de las participadas.

Plusvalías de 1.149 millones para este año

Las plusvalías previstas de 1.149 millones por La Caixa impulsarán unos beneficios históricos en 2006. Las ventas del 39,4% en Colonial y del 46,35% en Crédit Andorrá han impulsado los resultados extraordinarios, que ya supusieron el 40% del beneficio. æpermil;ste alcanzó los 1.803 millones entre enero y septiembre. De esta forma, la entidad alcanzó unos ingresos de 724 millones por la venta de Colonial (plusvalías de 680 millones) y la salida de CaixaBank France, después de traspasar el negocio a Société Générale para crear Boursorama. La venta de los bonos representativos del 1% del capital de Endesa que quedaban pendientes se vendieron en junio pasado. Para el último trimestre, está reservada la contabilización de la venta de la participación en Crédit Andorrá, que aportará unas plusvalías de 425 millones.