CincoSentidos

Las nueva formas de vender los alimentos

Más de 200 productos funcionales se comercializan en España. Su objetivo, prevenir las enfermedades

Ya lo dijo Hipócrates: 'Que la alimentación sea tu única medicina y que la medicina sea tu alimentación'. Los pilares de la nutrición tradicional se tambalean. La nutrición adecuada, aquella que se sostenía exclusivamente sobre los nutrientes básicos, hidratos de carbono, proteínas, grasas, vitaminas y minerales, está siendo sustituida a pasos de gigante por la alimentación óptima, que no sólo cuela en la cesta de la compra, en forma de alimentos naturales o transformados, los nutrientes mencionados, también otras sustancias, más o menos conocidas -carotenoides, oligosacáridos, fitoesteroles o ácidos omega 3- que con el tiempo se ha descubierto son fuente de salud y ponen a resguardo de ciertas enfermedades. Es la alimentación funcional.

El cambio está dando pingües beneficios a la industria alimentaria y ha destapado muchas de las falsedades que esconden algunas dietas de adelgazamiento y que siguen siendo recomendadas por ciertos especialistas, los adelgazarines como los denomina el doctor Basilio Moreno, presidente de la Sociedad Española para el Estudio de la Obesidad.

Sin una definición europea que respalde a día de hoy qué es y qué no es un alimento funcional, la cesta está compuesta tanto por los productos transformados (con omega 3, jalea real, fitoesteroles, vitaminas y minerales, soja o bacterias protobióticos, entre otros) como por alimentos naturales como el aceite de oliva, los frutos secos, la soja, la cebolla, el ajo o las uvas, por poner algunos de los ejemplos de los que habla la doctora Amelia Martí, de la Universidad de Navarra, en el libro ¿Sabemos realmente qué comemos? (Eunsa).

En España se comercializan ya unos 200 tipos de alimentos funcionales, 'y el mercado crece entre un 15% y un 20% al año', asegura el doctor José Antonio Mateos, secretario general del Instituto Danone, utilizando la fuente AC Nielsen. El volumen de negocio ronda los 3.500 millones, 45.000 millones a nivel mundial. En 2010 está previsto que se multiplique la facturación por 10.

Las investigaciones en nutrición han dado valor a componentes antes desechados. Es el caso de la fibra. Su ingesta mejora el funcionamiento intestinal, contribuye a paliar la actuación de la glucosa (muy recomendable, por tanto, para los diabéticos) y previene contra el cáncer de colon. Eso significa que las legumbres han dejado de estar proscrita en los regímenes inteligentes. Su poder saciante es alto, su índice glucémico bajo y ayuda a mantener el peso, 'el gran reto de quien está a dieta y desea adelgazar', recuerda el doctor Lluís Serra-Majem, presidente de la Sociedad Española de Nutrición Comunitaria.

Otro tanto pasa con el pescado azul, arrinconado por su grasa. Su aceite omega 3 tiene un metabolismo que reduce su acumulación y beneficia la pérdida de peso, además de servir de paraguas contra las enfermedades cardiovasculares y ser un impulsor del desarrollo neuronal. El desprestigio de la grasa es cosa del pasado. 'Lo importante es vigilar su calidad', insiste Serra-Majem, para quien un bocadillo de buen jamón ibérico es casi un alimento funcional.

El futuro ya está aquí. Médicos e industria apuntan en la misma dirección. Se trata de optimizar la alimentación al máximo. No sólo para frenar enfermedades (entre el 25% y el 70% podrían evitarse comiendo bien), sino para facilitar la máxima funcionalidad al organismo: el sistema inmunológico, el aparato locomotor, el cerebro... La apuesta por los productos funcionales tiene mucho que ver con esta nueva manera de entender la nutrición y abordar el control del peso. No curan, pero mejoran la salud, como propone la OMS.

'Hay dietas que alientan ilusión y recogen decepción'

Alrededor de la obesidad han surgido innumerables tratamientos 'maravillosos' que no hacen otra cosa que desmotivar a los pacientes, ya que al prometerles grandes resultados (que nunca se cumplen a medio plazo) crean en ellos desconfianza y desazón. En palabras del endocrino Basilio Moreno: 'Son dietas que alientan ilusiones y recogen decepciones'.

Las nuevas y cada vez más certeras investigaciones en nutrición no sólo han puesto en solfa la necesidad de hacer régimen para mantener el peso, sobre todo teniendo en cuenta que la dieta influye un 5% en su control y el ejercicio un 95%, sino que han desenmascarado la rigurosidad de dietas como la de Montignac, que provoca trastornos cardiacos, la dieta de la Clínica Mayo, desequilibrada por su alto contenido en colesterol, la dieta adelgazantes para mejorar la sexualidad, rica en marisco y vitamina E y también en colesterol y las dietas disociadas, que finalmente producen déficit de proteínas. El futuro está ligado a los estudios genéticos. Un 30% de los obesos lo son por razones hereditarias. El patrón genético de la obesidad permitirá saber qué individuo tiene tendencia a engordar o a responder a un tratamiento. Pero es una técnica aún poco desarrollada.

Mitos dietéticos y leyendas

¦bull; La sal no engorda. Es un mineral y no tiene calorías. Sólo puede producir retención de agua en enfermos cardiacos, renales o hepáticos.

¦bull; El agua no tiene calorías, y esta propiedad se mantiene independientemente del momento en que se ingiera. En ningún caso su consumo excesivo adelgaza.

¦bull; El pan tostado tiene las mismas calorías que la miga.

¦bull; La leche de vaca descremada tiene los mismos nutrientes que la leche entera, excepto las vitaminas A,D, E y K y las grasas. Su contenido en proteínas y calcio es el mismo que la leche entera.

¦bull; Los obesos absorben igual los nutrientes que los delgados.

¦bull; Comer deprisa no engorda. El comer rápido no influye sobre el peso.

¦bull; Todos los aceites vegetales tienen las mismas calorías, y la margarina vegetal tiene casi idénticas calorías que la mantequilla.

¦bull; Disociar el consumo de ciertos alimentos no ayuda a adelgazar. No tiene base científica, como tampoco la tiene tomar la fruta en un momento distinto al postre 'porque engorda'.

¦bull; La pasta no engorda. Su capacidad para engordar depende básicamente de la salsa que se utilice para condimentarla.

¦bull; La miel es azúcar con calorías.

¦bull; El estreñimiento no tiene influencia sobre el peso.