Escándalo

El caso de espionaje de HP alcanza al consejero delegado

Mark Hurd, consejero delegado de Hewlett-Packard, jugó un papel más activo en el escándalo del espionaje en la compañía de lo que previamente se creía. De ello informaban ayer tres diarios de EE UU que tras acceder a e-mails de la empresa detallaban de forma diferente su participación.

Lejos de remitir, el escándalo del espionaje en Hewlett-Packard lanzado desde el propio consejo de administración sigue creciendo. Y ha llegado hasta Mark Hurd, consejero delegado de la empresa. Hasta ahora, Hurd se había desmarcado de todas las sospechas sobre estas actividades y de hecho será él quien a partir de enero reemplace en la presidencia del consejo a Patricia Dunn, la primera responsable de ellas.

Dunn ha sido obligada a dejar su puesto por esta investigación interna en la que se usaron tácticas presuntamente ilegales para obtener información que están siendo investigadas por la SEC, el FBI y varias fiscalías.

Ahora, nuevos documentos revelados por The New York Times, The Wall Street Journal y The Washington Post, revelan que Hurd tuvo un cierto papel en el espionaje de miembros del consejo y periodistas para descubrir al filtrador de noticias a la prensa. Los diarios dicen haber tenido acceso a varias docenas de e-mails que así lo apuntan. El Post asegura que un correo enviado por Dunn deja entrever que Hurd aprobó una investigación sobre una periodista en febrero para tratar de encontrar la conexión entre ésta y la empresa. El plan pasó por enviar correos falsos a esta reportera de San Francisco para tirar de su hilo y llegar a la fuente. El Journal asegura que varios correos electrónicos que ha revisado sugieren que Hurd, fue puesto al día de la investigación a principio de año y que él mismo sugirió hacia donde tendría que dirigirse porque sospechaba de varias personas en el consejo, entre ellas de George Keyworth, quien ha sido singularizado como el filtrador y ha presentado su dimisión.

Curiosamente en la nota hecha pública sobre su dimisión, Hurd admite que Keyworth era la persona elegida por la empresa para trasladar a la prensa las noticias que el consejo quería dar a conocer indirectamente.

El Times, por su parte asegura que los investigadores al frente de la investigación quisieron encontrarse en enero con Dunn y Hurd. No está claro que esta reunión se llegara a producir. Hurd se reunía ayer con el consejo y tras el cierre del mercado de hoy, habrá una rueda de prensa.

El Congreso sienta en su banquillo a la empresa

El 28 de septiembre un subcomité de la cámara de los Representantes va a sentar en su particular banquillo de testigos, es decir, en una comparecencia, a Patricia Dunn, presidenta del consejo de HP, Ann Baskins, abogada de la firma y el abogado externo Larry Sonsini.

En Washington se quieren conocer los detalles de una investigación que ha sido hecha con tácticas presuntamente ilegales y que el Congreso quiere regular. Se trata del 'pretexting', es decir suplantar a una persona para conseguir sus datos por parte de compañías telefónicas entre otras. En la investigación de HP se obtuvieron así datos de llamadas de consejeros, sus esposas y periodistas, para descubrir a fuente de las filtraciones. El consejo sabía de la investigación pero no de sus tácticas.

Ayer un legislador pedía que Hurd también participara en la comparecencia.