5d. Para invertir

Pocas luces y muchas sombras entre las caras nuevas del parqué

Las acciones de Grifols son las únicas que se revalorizan entre las últimas cuatro salidas a Bolsa

El mercado primario español vive un momento dulce después de un largo periodo de sequía. En el último año han salido a Bolsa cuatro compañías, aunque el proceso se ha acelerado realmente en el último mes, cuando tres empresas se han estrenado en el parqué. Ademas, hay otros grupos (Astroc, Bolsas y Mercados, Lanetro, GAM, Realia o Telson) que se encuentran en capilla a la espera de resolver los últimos flecos previos a su debut.

Esta bonanza de OPV es un dato positivo para el mercado, ya que ofrece a los inversores más alternativas para diversificar sus carteras. El problema surge cuando los nuevos valores ofrecen un rendimiento gris como ocurre en la actualidad. De los últimos cuatro estrenos sólo Grifols, que salió a Bolsa el pasado miércoles, da alegrías a sus accionistas al ganar un 18%. El resto son todo decepciones: Corporación Dermoestética pierde un 26% con respecto al precio de su estreno, Renta Corporación cae un 7,2% y Parquesol se deja un 23% en tan sólo 11 días de vida bursátil. Esta debilidad ya se daba incluso antes de la fase de inestabilidad en la que se ha embarcado la Bolsa en las últimas sesiones.

'Hay que ver caso por caso pero, en general, creo que una colocación debe ofrecer un descuento interesante con respecto a las compañías que cotizan si no es capaz de aportar nada nuevo. En el caso de Grifols su negocio no estaba representado en la Bolsa española y se podía permitir salir a un precio más ajustado', indica Víctor Peiro, jefe de análisis de Caja Madrid Bolsa.

El motivo que apunta Peiro para explicar este mal comportamiento, el de la excesiva valoración a la hora de fijar el precio de salida a Bolsa, es compartido por los demás expertos consultados por Cinco Días. El PER de ejercicio 2005 (número de veces que el beneficio por acción está contenido en la cotización) de las cuatro empresas que han salido a Bolsa en el último año ha sido superior al del Ibex 35, situado en las 14,5 veces. Dermoestética ha sido la más exigente al pedir 207 veces sus ganancias, seguida de Grifols (36,6 veces), Renta Corporación (21,3 veces) y Parquesol (16,1 veces).

'A diferencia de hace unos años, a las empresas no les gusta hoy día salir con un gran descuento porque sus propietarios, si la acción sube un 30% en pocos días piensan que los bancos colocadores que fijan el precio les han restado parte de las plusvalías, sostiene Moisés Israel, director de Atlas Capital.

Un dato llamativo, y hasta cierto punto contradictorio con la mala evolución bursátil posterior, es que estas compañías han sobresuscrito con holgura todos los tramos de su oferta. Es decir, que la demanda superaba a la oferta, situación que en teoría debería servir de sostén a la cotización. En el caso de Renta Corporación, por ejemplo, el tramo minorista recibió una demanda equivalente a 17,1 veces la oferta, mientras que en el tramo institucional español la sobredemanda alcanzó las 19,1 veces.

'Estamos en un mercado muy competitivo a nivel europeo, donde se están anunciado muchas OPV. Los inversores institucionales hacen sus propuestas en el libro de órdenes, que normalmente no son satisfechas en su totalidad. Cuando llega el día del estreno muchos de ellos se conforman con los títulos asignados y no esperan a completar el libro de órdenes, acudiendo a otras ofertas con el dinero sobrante', argumenta Israel.

Otra característica de la actual oleada de estrenos es el gran protagonismo de las inmobiliarias, situación que a algunos les recuerda la profusión de debuts de empresas tecnológicas previo al estallido de la burbuja a finales de los noventa. 'Los promotores se han dado cuenta de que el ciclo inmobiliario está llegando a su fin. Muchos de ellos por lo tanto quieren hacer líquidas sus participaciones y para ello están recurriendo a la Bolsa', argumenta Alberto Roldán, analista de Inverseguros.

Otro aspecto que podría explicar las dificultades que están pasando los novatos en sus primeras sesiones en el parqué 'es que a los analistas aún no les ha dado tiempo a cubrir el valor, lo que se traduce en un mayor desconocimiento por parte del mercado', según Víctor Peiro. En este sentido, es significativo el informe que ha distribuido esta semana Morgan Stanley en el que inicia la cobertura de Renta Corporación con un precio objetivo de 32 euros, un 19% más que su precio actual, y una recomendación de sobreponderar el valor. Morgan Stanley fue el coordinador global de la OPV de Renta Corporación.

Los expertos señalan que la experiencia de las últimas salidas a Bolsa puede tener algún efecto en las OPV que se aproximan. 'En el caso de las inmobiliarias, sobre todo, se deberá ajustar muy bien el precio para conocer cierto margen de recorrido al valor', asegura Alberto Roldán.

Astroc debuta en un contexto muy volátil

La inmobiliaria valenciana Astroc será la siguiente en estrenarse en el parqué. Está previsto que el 25% de sus acciones coticen el próximo 24 de mayo tras la oferta pública de venta (OPV) que realizará su presidente y máximo accionista, Enrique Bañuelos.

El debut de Astroc llega en un momento delicado para el mercado en general, con la amenaza inflacionista de fondo, y para el sector en particular, con las acciones de las dos últimas inmobiliarias en salir a Bolsa (Renta Corporación y Parquesol) en pérdidas.

Los bancos coordinadores de la OPV han fijado una banda de precios para Astroc de entre 5,75 euros y 6,53 euros por acción. Este rango concede a la compañía una valoración que oscila entre los 871 y los 989 millones de euros. Astroc sale a Bolsa con una tasación menos exigente que la de Renta Corporación y Parquesol. Teniendo el cuenta el beneficio de 2005, sus títulos saldrán a un PER (número de veces en el que el beneficio está contenido en la cotización) de entre las 11,29 veces y las 12,82 veces. El próximo 22 de mayo se fijará el precio final.

Como en todos los folletos de OPV conviene mirar la letra pequeña. Astroc avisa de que se ha comprometido a vender otro 20% adicional antes de una año, bien mediante una OPV, bien a través de una ampliación de capital, siempre que las condiciones del mercado lo permitan. Esto daría más liquidez al valor pero también supone tener más papel que absorber.

Por lo que se refiere a la política de dividendos, Astroc se muestra más bien ambigua: 'la Sociedad tiene la intención de adoptar, a partir del ejercicio 2006, una política de dividendos consistente en remunerar a los accionistas a través de dividendos o a través de ampliaciones totalmente liberadas, siempre teniendo en cuenta las necesidades de crecimiento del Grupo. No obstante lo anterior, no se ha adoptado ningún acuerdo al respecto'.