CincoSentidos

El vandalismo juvenil preocupa en toda Europa

Los españoles, los más temerosos de los actos antisociales

Imagínese que una mañana pasa por delante de una parada de autobús y ve a un grupo de adolescentes de 14 años destrozando el mobiliario, ¿les llamaría la atención o pasaría de largo? La pregunta parece sencilla; lo complicado quizá sea la sinceridad de la respuesta. Casi la mitad de los españoles, franceses, alemanes, británicos y holandeses asegura abiertamente que no se enfrentaría a una situación como esa. æscaron;nicamente un 14% afirma que llamaría la atención a los adolescentes 'sin ninguna duda'.

Pese a que a primera vista pueda parecer algo anecdótico, las respuestas a esta situación hipotética revelan un problema que golpea a la mayoría de los países europeos: el vandalismo juvenil y la inseguridad y el miedo que éste genera. 'Aproximadamente el 80% de los encuestados considera el comportamiento antisocial un problema para ellos, y la mayoría citó el vandalismo, armar jaleo y la falta de respeto como los principales problemas', señala la profesora Gloria Laycock, directora del Jill Dando Institute of Crime Science del University College London en un estudio sobre Comportamiento Antisocial en Europa que fue presentado ayer en Madrid.

7.000 entrevistas

Nueve de cada diez españoles cree que sufre el peor comportamiento antisocial de toda Europa

El informe, promovido por la consultora europea de seguridad ADT Europa, ha sido elaborado con 7.000 entrevistas a ciudadanos de seis países comunitarios. Su conclusión es muy clara: todos los ciudadanos consideran que este tipo de comportamientos constituyen un problema grave en sus entornos. Todos aseguran, además, que la magnitud del problema es mayor en sus países de origen que en el resto de los países europeos. 'El 90% de los españoles cree que sufre el peor comportamiento antisocial de toda Europa. Sin embargo, los encuestados europeos en general sitúan a España en la quinta posición de los países más conflictivos en este sentido, muy por detrás de Francia e Inglaterra y cerca de Holanda, el país que menos problemas de comportamiento violento y antisocial padece', señaló Augusto Titarelli, vicepresidente de ADT para el Sur de Europa. Pese a ello, los españoles consideran en mayor medida que sus vecinos que el vandalismo es un 'problema grave'.

El estudio define comportamiento antisocial como cualquier actividad que influye negativamente sobre otras personas y clasifica esa conducta en cuatro áreas principales: uso indebido de espacios públicos (es el caso del botellón, por ejemplo), indiferencia por el bienestar de la comunidad (ebriedad o animales descontrolados) actos dirigidos contra personas (abuso verbal, conducta intimidatoria y violencia física) y daños medioambientales o estructurales (vandalismo, pintadas en el mobiliario urbano o ensuciar las calles). La mayoría de los europeos asocian estos comportamientos con individuos menores de 25 años; en España, el 43% lo hace con jóvenes de 14 a 17.

¿A quién le corresponde la responsabilidad de estas conductas? Para el conjunto de los entrevistados, los padres son los encargados directos de controlar el comportamiento antisocial de los hijos, una opinión compartida por el 82% de los españoles, que también señalan a la policía, a los colegios y al Gobierno como responsables. Tras la falta de disciplina, primer factor citado, los ciudadanos españoles creen que el abuso de las drogas y la falta de modelos positivos son factores que contribuyen al comportamiento antisocial.

En cuanto al lugar donde se producen con más frecuencia esos comportamientos, las respuestas no son unánimes. Mientras en España y Gran Bretaña se cita como el escenario más frecuente los alrededores de bares y discotecas, en Francia e Italia se señalan las urbanizaciones residenciales en las afueras; en Alemania, las estaciones de transporte y en Holanda, las zonas comerciales.