Escándalo financiero

Más de 500 millones perdidos en los últimos 25 años en diversos fraudes

El escándalo que estalló ayer en torno a Afinsa y Fórum Filatélico no es el primero en dañar la confianza de los inversores -y buena parte de sus ahorros-. En el último cuarto de siglo, una docena de escándalos económicos han provocado la pérdida de unos 500 millones de euros de miles de ahorradores.

El primero en saltar a la memoria es el caso Gescartera, una agencia de valores propiedad de Antonio Camacho que estafó unos 100 millones a sus 2.000 clientes, entre ellos una treintena de órdenes e instituciones ligadas la iglesia. La agencia fue intervenida en el verano de 2001 por la CNMV y originó una agria polémica política que provocó, incluso, la dimisión de la entonces presidenta del supervisor, Pilar Valiente.

El caso más reciente, sin embargo, fue el de Eurobank. Esta entidad fue intervenida por el Banco de España en julio de 2003 para proteger los intereses de los depositantes. En total, la intervención afectó a más de dos mil personas que tenían depósitos en la entidad por más de 135 millones.

En febrero de 1998, la sociedad de valores AVA fue intervenida por la CNMV por la mala gestión de los activos de sus clientes a través del banco Socimer, lo que supuso un quebranto de unos 14.000 millones de pesetas, 84,1 millones de euros. Este caso afectó a cerca de 14.000 personas.

Fraude inmobiliario

Seis años antes, en 1992, el Grupo Brokers, una empresa dedicada a comprar fincas procedentes de subastas judiciales o mediante la promoción de urbanizaciones, anunció su quiebra, dejando unas deudas de 6.000 millones de pesetas (36 millones de euros) a unos 650 pequeños inversores.

El de Fidecaya, una entidad de ahorro creada en 1952, fue uno de los escándalos más sonados hasta la fecha. La institución fue intervenida en 1980, con 250.000 afectados y unos 100 millones depositados, de los que el Gobierno se hizo cargo apenas en una cuarta parte.

Aún ha habido tiempo para más escándalos en los últimos 25 años. Como por ejemplo el caso Banfisa (Banco Filatélico Español), que afectó a 200 clientes; el de la Caja Hipotecaria de Valores, con 189 ahorradores; el de Sistema de Ahorro Múltiple, con 500 inversores; el de CAFI, con 150 clientes; el de la Caja Previsora Andaluza, con 400 clientes afectados, y el Grupo Financiero Athos, con 200 inversores.