CincoSentidos

La enfermedad renal amenaza a un 12% de la población

'La enfermedad renal crónica en España puede llegar a convertirse en pocos años en una epidemia, ya que el 12% de la población es candidata a sufrir la enfermedad sin saberlo', según se recoge en el estudio Epirce (Epidemiología de la Insuficiencia Renal Crónica en España). El dato lo dio a conocer el doctor José García Medina durante la I Jornada Mediterránea del Acceso Vascular para Hemodiálisis celebrada el pasado fin de semana en el Hospital General Universitario Reina Sofía de Murcia.

Esta enfermedad afecta al funcionamiento de los riñones y cuando se hace terminal necesita de un tratamiento que ayude a hacer el trabajo que el organismo por sí solo no puede hacer.

Ocho de cada diez pacientes se tratan con hemodiálisis, donde son imprescindibles los accesos vasculares que sirven de vía para depurar la sangre a través de las máquinas dializadoras. Las punciones repetidas de los accesos vasculares, junto con otras patologías vasculares que sufren a la vez los pacientes, como diabetes o hipertensión, hacen que con el tiempo los accesos vasculares se deterioren.

'Las complicaciones más habituales del acceso vascular en pacientes sometidos a hemodiálisis son la estenosis, que puede derivar en trombosis aguda, las infecciones, las isquemias en las manos y los edemas en los brazos', explicó el doctor Luc Turmel-Rodrigues, radiólogo intervencionista de la Clínica St. Gatien de Tours (Francia).

'Mediante tratamientos de radiología vascular e intervencionista se pueden detectar los daños y reparar los accesos a tiempo', señala el doctor García Medina. De esta forma, se evita tener que hacer un acceso nuevo o colocar otro catéter para que el paciente se pueda dializar. 'Estas técnicas consisten en dilatar con catéteres que llevan un balón incorporado las zonas más estrechas que hacen que la diálisis no sea buena. Los catéteres se introducen a través del acceso y guiándolo con rayos X se consigue llegar a la zona de lesión', añade este experto.