5d. Valores a examen

La utilidad de las estrategias de venta de opciones 'put'

Durante los dos últimos ejercicios hemos asistido a fuertes revalorizaciones de todos los índices bursátiles tras la crisis sufrida de 2000 a 2002. En el caso español el Ibex 35 ha ganado un 17,37% en 2004 y un 18,20% en 2005. En algunos casos como el sector de la construcción o el sector eléctrico los ascensos fueron especialmente rápidos y muchos inversores no consiguieron subirse a tiempo al tren de los mercados alcistas. A partir de ahora habrá que ser selectivo en la elección de los valores y cuidadoso a la hora de decidir cuál es el momento adecuado (timing).

Los derivados financieros (futuros y opciones sobre acciones o índices) pueden servir como un as en la manga a la hora de optimizar los resultados de una cartera.

Las opciones de venta (puts) ofrecen al comprador el derecho a vender el activo subyacente en cuestión al precio de ejercicio contratado y durante el plazo marcado por la fecha de vencimiento del contrato. Por su parte, el vendedor adquiere la obligación de comprar el subyacente al precio pactado si el comprador ejerce su derecho. Mediante la venta de puts sobre acciones el inversor se asegura ingresar una prima que puede reportar beneficios adicionales a su cartera mientras el precio del subyacente se mantenga por encima del precio de ejercicio (strike) del contrato vendido. Así, en un mercado alcista como el actual será interesante detectar qué valores siguen en tendencia para utilizar la estrategia de venta de put con el riesgo más bajo posible de que la contrapartida ejercite su derecho a vender. Si la tendencia del valor no es clara, la clave estará en elegir un precio de ejercicio en el que el inversor se encuentre cómodo en el caso de verse en la obligación de comprar los títulos. Encontrar un precio de ejercicio que coincida con una zona de soporte importante para el valor sería una buena idea siempre que el inversor tenga en mente que a ese precio pactado estaría dispuesto a comprar. Hay que tener en cuenta que en este caso el inversor habrá de disponer de liquidez suficiente para comprar en el caso de que el valor caiga por debajo del precio de ejercicio y tener una cartera diversificada y equilibrada para asumir esta nueva posición.

De este modo la cartera se aprovechará del ingreso de la prima por la venta de la opción reduciendo el precio de la compra del valor en cuestión. Es decir, si se elige vender la put 12,02 de Telefónica a vencimiento marzo porque la expectativa es que no vaya a caer del nivel de 12 euros se podrá ingresar unos 18 céntimos por acción lo que supone un ingreso de un 1,5% sobre el precio de Telefónica. Si durante la vida del contrato la acción no perfora el nivel de 12 la cartera disfrutará de ese ingreso sin incurrir en obligación alguna. Si Telefónica perdiera ese nivel se incorporarán a la cartera una compra de acciones de Telefónica al precio de 12 euros pero con el descuento del 1,5% que ha supuesto la prima ingresada.

La venta de puts es una vía interesante para conseguir rentabilidades adicionales al gestionar una cartera de valores siempre y cuando se elijan los subyacentes y los precios de ejercicio con los que se va a trabajar atendiendo a criterios técnicos y fundamentales y utilizando una exposición porcentual con respecto a esa cartera que no genere un apalancamiento que pueda llegar a ser excesivo.