Finanzas

Apuesta por Iberoamérica

Emilio Botín y Francisco González reclamaron ayer a los Gobiernos latinoamericanos estabilidad institucional y mayores reformas económicas, además de fomentar la bancarización de la población. Botín aprovechó para pedir más inversión tecnológica y evitar la fuga de cerebros en Latinoamérica y en España.

Los presidentes del Santander y el BBVA coincidieron ayer en alabar los avances económicos y políticos producidos en los últimos años en Latinoamérica, región en la que ambos bancos son líderes y tienen sus principales inversiones internacionales. Ambos consideran que Latinoamérica está en su mejor momento, y es clave para las inversiones españolas, según explicaron en el VII Foro de Latibex.

Botín, de hecho, afirmó que Latinoamérica 'va más que bien', y ha logrado atraer este año un flujo de inversiones de 46.000 millones de dólares, frente a los 31.000 del año pasado. Estas cifras, según el banquero, superan a las realizadas en Asia.

El presidente del BBVA declaró ayer que su grupo 'está dispuesto a seguir invirtiendo en la región con muchas ganas y mucha ilusión', al considerar que es una de las zonas del mundo con más futuro, junto a otras grandes potencias como China y la India. El Santander, sin embargo, no tiene intención de realizar compras significativas en Latinoamérica, como declaró Francisco Luzón, responsable de la región, el martes.

Pero, a pesar de este optimismo, tanto Botín como González pidieron a los gobiernos latinoamericanos reformas económicas y estabilidad política e institucional. El banquero cántabro incluso reconoció que 'queda mucho camino por recorrer' en el sector financiero. El grado de bancarización de Latinoamérica 'sigue siendo muy baja. En Brasil sólo es del 22%, en México del 16%, mientras que en Europa es del 100%', citó.

Botín pidió que se impulse más el crédito a las pymes, 'ya que el crecimiento de la región depende de ellas' y es la banca extranjera 'el BBVA, HSBC, Citibank y el Santander los que están impulsando y abaratando los créditos y mejorando la eficiencia del sector'. El banquero, no obstante, insistió en que la banca en esta región es 'sólida y competitiva'.

González mientras alertó sobre los posibles riesgos de la reaparición de políticas populistas 'que socavarían la estabilidad macroeconómica', y pidió reformas económicas e institucionales para acabar con las desigualdades sociales que aún existen.

El presidente del Santander reclamó que se aumente la competitividad y se mantenga la estabilidad institucional, clave para Latinoamérica. Aprovechó para lanzar un mensaje al Gobierno español, Latinoamérica necesita, como España, más inversiones en tecnología y evitar la fuga de cerebros.

'El pacto de Sovereign es bueno para el accionista'

Emilio Botín restó ayer importancia a las cada vez mayores resistencias entre los mayores accionistas del estadounidense Sovereign -el fondo Relational Investors con el 7% y Franklin Mutual, que asesora a inversores que poseen un 5%- y la cúpula del banco ante la entrada del grupo español.

El presidente del Santander volvió ayer a defender esta operación por la cual el español comprará por 2.000 millones de euros el 19,8% de Sovereign. Afirmó que el acuerdo, que se materializará la próxima primavera, es 'muy bueno para todos los accionistas' porque aumenta la eficiencia del banco y su potencial comercial.

El banquero fue más lejos al poner como ejemplo de lo que puede aportar el Santander el caso del británico Abbey, adquirido hace justo un año. 'Creo que es muy bueno para todos los accionistas porque el Santander aporta técnicas que están demostradas, últimamente por ejemplo en Inglaterra, que aumentan la eficiencia del banco, que aumenta la fuerza comercial y eso, por tanto, es bueno para todos los accionistas', declaró Botín. El banquero insistió en que el acuerdo con Sovereign se produjo ante 'una oportunidad' que se le presentó para entrar en el mercado estadounidense. A ello se unió que el Santander contaba con fondos tras haber vendido Amena y Unión Fenosa a la vez que había aparecido esta oportunidad.

El acuerdo convertirá al Santander en el mayor accionista de Sovereign y le da la opción de adquirir el 100% del banco en 2008. Precisamente ayer, la patronal de las gestoras de fondos de inversión estadounidense pidió a Sovereign que abra una votación entre sus accionistas sobre la compra del Santander.

La Bolsa de Nueva York se pronunciará sobre este asunto antes del día 24.