Lunes de los fondos

Salvados por el dólar

La apreciación de la divisa compensa la mediocre evolución de las Bolsas de EE UU

A pesar de que la economía norteamericana ha sido capaz de mostrar una fortaleza claramente superior a la de la inmensa mayoría de países europeos, sus mercados bursátiles en el presente año, a día de hoy, apenas son capaces de mantenerse en territorio positivo. Ello contrasta con los principales índices bursátiles europeos, que ofrecen retornos acumulados en el año de dos dígitos. A modo de ejemplo, el índice de referencia estadounidense Dow Jones Industrials se deja un 2% en dólares mientras que el Dow Jones Euro Stoxx 50 de la zona euro acumula una rentabilidad superior al 17%.

El responsable máximo de renta variable de la gestora británica Schroders, Ken Lambden, señalaba en una reciente entrevista que situación y perspectivas económicas y comportamiento bursátil no están siempre correlacionadas. La naturaleza global y calidad de muchas empresas en los países desarrollados hace que sus resultados corporativos puedan ser excelentes incluso en un entorno doméstico poco propicio. Ello es importante, ya que una relación que sí siempre suele producirse en el medio y largo plazo es que a mayores incrementos de beneficios empresariales mejor comportamiento en bolsa.

Una combinación de valoraciones actuales relativamente menos atractivas y aumentos de beneficios algo inferiores es probablemente uno de los principales factores que están llevando a la Bolsa norteamericana a comportarse peor que la española o que las principales plazas europeas.

Este año, incluso, las pequeñas compañías estadounidenses tampoco están disfrutando de retornos especialmente destacados como en pasados ejercicios. Así, el índice de referencia para este mercado, Russell 2000, apenas gana un 2%, superando de manera muy ligera al índice blue chip S&P 500, que se revaloriza un mero 1,3%. Su reflejo en los fondos de inversión es evidente en los índices Lipper de las categorías de fondos Renta Variable Norteamérica y Renta Variable Norteamérica Pequeñas y Medianas Compañías, cuyos retornos en el año se muestran en el gráfico central.

Sin embargo, se puede observar cómo las rentabilidades en euros proporcionadas en el gráfico superan el 15%, lo que se compara también de manera favorable con respecto al índice Dow Jones Industrials convertido a euros.

El fuerte rebote que ha experimentado el dólar con respecto al euro en el presente año, se eleva al 13%, por lo que la mayor parte de los partícipes españoles en estas categorías de fondos disfrutan de jugosas rentabilidades. Hay que tener en cuenta que la inmensa mayoría de fondos de renta variable norteamericana disponibles a la venta en España no cubren los movimientos en el tipo de cambio entre dólar y euro, por lo que la elevada volatilidad del mismo suele jugar un papel determinante en sus resultados finales.

Precisamente, una situación contraria a la actual tuvo lugar el pasado año 2004, cuando la fuerte caída del dólar condujo a las pérdidas a muchos de estos fondos, a pesar de que los índices estadounidenses fueron alcistas. De este modo, algunos fondos domiciliados en España, que se encuentran entre los pocos que cubren el riesgo de cambio, como BBVA Indice USA Plus, CL Bolsa USA o BK Indice América, se encuentran entre los menos rentables del año 2005 pero, por el contrario, eran de los mejores el pasado año 2004.

Los fondos más destacados por rentabilidad en el 2005 pertenecen precisamente a gestoras estadounidenses, como JPMorgan, Janus o Fidelity, acumulando ganancias en algunos casos superiores al 20%.

Una de las principales conclusiones que se derivan de lo anterior es que nuestras perspectivas con respecto a la evolución del tipo de cambio entre dólar y euro debe ser uno de los principales factores a la hora de decidir nuestra entrada en este tipo de fondos. El comportamiento del dólar este año ha sido sorprendente, si consideramos la falta de progreso para solucionar el déficit por cuenta corriente y las extremadamente bajas tasas de retorno ofrecidas a los tenedores de bonos del Tesoro norteamericano. La tesis de que ello sea sólo un rebote lógico, pero de poca duración, tras cerca de tres años seguidos de debilidad del dólar, no parece descabellada.

Análisis La relación de tipos y divisas

¦bull; El dólar es muy sensible a la evolución de los tipos de interés. La Reserva Federal ha elevado las tasas de corto plazo 11 veces seguidas hasta el 3,75%. El dólar se verá presionado al alza si se mantiene esta tendencia y suben los tipos de interés a largo plazo.

¦bull; Sin embargo, los desequilibrios de la economía estadounidense, con el doble déficit, fiscal y por cuenta corriente, han sido un lastre para la evolución de la divisa. Si esos desequilibrios pasan factura al crecimiento, aumentará la debilidad del dólar.