CincoSentidos

La guerra por el talento directivo llega a China

Se busca profesional chino, con habilidades y experiencia directiva, antecedentes profesionales adecuados, historial probado, dominio de idiomas y pocas aspiraciones salariales'. Para una empresa extranjera en China encontrar este perfil de empleado no sólo es difícil, es prácticamente imposible. La entrada masiva de compañías occidentales en el país -sólo durante el año pasado se instalaron 44.000- y las nuevas y pujantes empresas chinas han desatado una verdadera guerra por el talento. El motivo, una enorme demanda de capital humano cualificado que el país no parece capaz de satisfacer. 'Históricamente las empresas extranjeras que buscaban personal gozaban de abundantes ventajas a la hora de competir por el escaso número de candidatos válidos que había en el país', señala un informe de la firma de servicios profesionales Deloitte.

Las cosas, sin embargo, han cambiado. Junto al aumento de la demanda de las empresas, el sistema educativo chino tiene mucho que decir sobre el problema. 'China ha concedido siempre gran importancia a su sistema educativo. En los últimos años se han formado anualmente 500.000 licenciados en ciencias e ingeniería', explica Eduardo Morcillo, responsable en España de la consultora Interchinaconsulting. Los licenciados chinos, señala, son ambiciosos, están instruidos, motivados y dispuestos a trabajar duro por unos salarios moderados. Son, aparentemente, los empleados perfectos. Sólo hay un problema: no tienen necesariamente el perfil adecuado para dirigir una compañía occidental.

Así, pese a las hordas de licenciados trabajadores y disciplinados que arrojan anualmente las universidades del país, la creatividad, el liderazgo y el pensamiento estratégico son las grandes lagunas que presentan estos profesionales y los requisitos indiscutibles que necesitan las multinacionales. 'Estas carencias se padecen de forma más crítica en el nivel de los directivos intermedios y superiores', advierte el responsable de Interchinaconsulting. Los sectores más afectados por esa escasez de talento, señalan desde la consultora, son aquellos en plena expansión, como la automoción, la logística y la maquinaria. A su vez, los cargos más difíciles de cubrir corresponden a directores generales, directores comerciales y de marketing, jefes de compra o directores de control de calidad.

Pero las empresas no son las únicas que pujan por el talento. 'China también ha estado poniendo a punto su sistema financiero. Existen 60 bancos foráneos que están compitiendo por el talento de los profesionales', explican desde Deloitte.

La situación se repite en los entes reguladores encargados de supervisar y controlar a estas entidades. 'Están continuamente realizando procesos de selección para contratar personal especializado en áreas como legal, auditoría, departamentos de control interno, recursos humanos y presupuestos', apunta la consultora. ¿Significa eso que China se ha convertido en la meca del ejecutivo extranjero? 'Los directores expatriados todavía tienen un importante papel a desempeñar en determinados cargos', afirma Eduardo Morcillo.

Ese expatriado, sin embargo, será cada vez más a menudo un profesional chino formado en el extranjero y que retorna al país. 'Pese a ello, no es fácil que los candidatos chinos educados fuera tengan más experiencia en el mundo de los negocios en China que un expatriado occidental', insiste Morcillo.

El perfil más común

Un profesional soltero, con experiencia internacional previa, nivel excelente de inglés y un perfil psicológico que necesite de cambios y retos profesionales. O una pareja consolidada -normalmente con hijos- que busque un salto cualitativo profesional. Según Eduardo Morcillo, responsable de Interchinaconsulting en España, éstos son los dos perfiles profesionales de directivos extranjeros más comunes en China. 'En este momento existen importantes oportunidades para profesionales españoles que quieran trabajar en el país', explica Morcillo. Normalmente esos ejecutivos forman parte del personal directivo de las compañías que operan en China, lo que deja pocas opciones para los profesionales que deciden buscar por libre un puesto en el país. 'La tendencia es a desplazar a personal clave, a llevarse a personas de la casa, por lo que el mercado laboral externo es bastante limitado en la práctica', apunta el responsable de la consultora. La diferencia de culturas y la dureza del entorno -especialmente en determinadas zonas- provoca que muchos de estos profesionales se quemen rápidamente y deban ser relevados en sus puestos. Los salarios y los incentivos actúan de contrapeso frente a los inconvenientes.