Inflación

Los precios en EE UU subieron un 0,1% en enero por la caída de los costes de la energía

El Índice de Precios de Consumo (IPC) de Estados Unidos subió un 0,1% en enero, gracias a la caída de los costes de la energía, con lo que la tasa interanual se sitúa en el 3%, según los datos publicados hoy por el Departamento de Trabajo estadounidense. La mayoría de los analistas había calculado que los precios subirían un 0,2% en enero.

En diciembre, el IPC se mantuvo estable respecto al mes anterior. Los precios del energía se redujeron en enero un 6% y los del transporte, un 2,6%. El índice subyacente, que no tiene en cuenta los precios de la alimentación y la energía, subió un 0,2% en enero y un 2,3% en tasa interanual. En diciembre, este índice progresó también un 0,2%, así como en octubre y noviembre.

Desde junio del año pasado, la Reserva Federal de EE UU ha ajustado gradualmente su política monetaria con seis incrementos de las tasas de interés, desde el uno por ciento ­la más baja desde 1958- hasta el 2,5%. La política monetaria de la Reserva Federal apunta a aplacar las presiones inflacionarias sin asfixiar la reactivación económica.

Próxima reunión de la Fed

El Comité de Mercado Abierto de la Reserva Federal volverá a reunirse el 22 de marzo y la mayoría de los analistas cree que continuará su política de ajustes graduales. De acuerdo con otro informe del Departamento de Trabajo, en enero último las remuneraciones reales de los trabajadores bajaron un 0,2%.

En enero, los precios de combustibles para los consumidores bajaron un 1,1%; los precios de la gasolina disminuyeron un 2,1% y los del gas natural bajaron un 3%. Los precios de la electricidad aumentaron un 1,7%, el mayor incremento en tres años y medio.

Los precios de los alimentos subieron un 0,1% en enero, y los de la vivienda, que representan casi el 40% del IPC, subieron un 0,1%.