Viviendas

Mallorca limita su crecimiento a 180.000 viviendas en 10 años

El Consejo Insular de Mallorca, institución que tiene las competencias en materia de ordenación del territorio en la Isla, aprobó ayer el Plan Territorial insular, que posibilita la construcción de 180.000 nuevas viviendas en los próximos 10 años. El plan limita el crecimiento residencial de los municipios a un total de 805 hectáreas. A ellas se suman otras 700 hectáreas de crecimiento derivadas de operaciones de reconversión territorial en siete áreas consideradas estratégicas. Se trata de siete zonas del litoral mallorquín donde se realizarán actuaciones de esponjamiento para demoler edificios degradados, crear nuevos equipamientos y espacios públicos y reducir la oferta hotelera obsoleta.

El plan no prevé el pago de expropiaciones para este fin, sino que traslada a segunda o tercera línea de mar el aprovechamiento urbanístico de las áreas eliminadas en primera línea. Aunque inicialmente el Plan preveía nueve operaciones de reconversión territorial, en el pleno que aprobó el documento se eliminaron dos en el municipio de Calvià, Son Massot y Ses Planes, debido a la polémica suscitada por la recalificación de terrenos rústicos en urbanizables.

Por medio de estas operaciones de reconversión, el Consejo Insular estima que desaparecerán algo más de 14.000 plazas turísticas obsoletas. A cambio, se posibilita la construcción de otras 28.000 nuevas plazas de superior categoría.

Además de aumentar la protección de determinados espacios en suelo rústico, donde se ponen más limitaciones a la construcción de nuevas viviendas, el plan aprobado por el Consejo Insular desclasifica 324 hectáreas de suelo urbanizable, que pasarán a ser consideradas suelo rústico.