æscaron;ltima

El mayor banquero de Hollywood no lee guiones

John Miller, director del grupo de entretenimiento de JPMorgan Securities en Los Ángeles, dice que con frecuencia ni siquiera conoce el nombre de las películas que financia. Y él es responsable de autorizar líneas de crédito por miles de millones de dólares para estudios como Dream Works, Metro-Goldwyn Mayer, Sony y Warner Bros.

En 32 años de dedicación al sector de entretenimiento, Miller, de 59 años, ha financiado algunas de las películas más conocidas de Hollywood, como Gladiador, Seabiscuit y muchos de los filmes de James Bond. Miller atribuye su éxito en parte a lo poco que sabe sobre cuestiones como la trama, el guión y los efectos especiales. Toma las decisiones basándose en números.

El grupo de Miller escoge el potencial de una película para tener éxito usando una base de datos de miles de películas y un programa informático que permite a los banqueros comparar cada nueva película con la evolución de 200 o más películas similares que han salido antes.

El coste de producir y comercializar películas se ha multiplicado por cinco desde 1983, según la Motion Pictures Association of America

La plantilla de JPMorgan, de lo que debe incluir una película exitosa, pondera componentes como género, reparto, director, presupuesto y audiencia, comparadas con películas similares, dice Miller.

JPMorgan Chase de Nueva York, el segundo banco más grande de Estados Unidos por activos, ofrece financiación al 95% de los mayores estudios cinematográficos y productores independientes de películas, dice Miller. Los costos de producción y comercialización están aumentando, aunque los ingresos se están contrayendo por la menor afluencia a los cines. Como resultado, los estudios dependen más de personas como Miller.

En 2003, el coste de producir y comercializar películas creció a 102,9 millones de dólares, más de cinco veces el de 1983, según la Motion Picture Association of America. Los gastos subieron un 15% en 2003 frente a 2002, y los ingresos por taquilla en Norteamérica cayeron en 2003 a 9.490 millones de dólares desde el récord de 9.520 millones de 2002.

La asistencia a los cines bajó un 4% en un año y el número de entradas en Estados Unidos y Canadá bajó a 1.570 millones, dice la asociación. Al tiempo que los sueldos de los actores y los costos de promoción encarecen la producción de películas, los ordenadores de Miller dicen que para hacer mucho dinero en Hollywood estos días hay que producir películas 'monumentales' que hallen acogida en grupos de distintas edades y nacionalidades. Esas películas no sólo venden entradas, sino que también producen las mayores ganancias con la venta de vídeos y derechos de televisión.

Algunos de los mayores éxitos del año pasado son ejemplos de esto. Sony gastó unos 200 millones de dólares en producir Spider-Man 2. Desde su estreno, el 30 de junio, la película ha generado por venta de entradas más de 782 millones de dólares en todo el mundo.

La producción de la trilogía El señor de los anillos, de New Line Cinema, filial de Warner Bros, costó 281 millones de dólares y ha generado ventas mundiales por más de 2.920 millones de dólares.

Las tres primeras películas de Harry Potter han generado 2.640 millones de dólares en ventas mundiales de entradas en lo que va de año, frente a costos estimados de producción de 355 millones de dólares.