Dividendo

La Bolsa española destaca por el dividendo

La opinión es prácticamente unánime entre los analistas: la renta variable europea es, en estos momentos, más atractiva que la estadounidense.

La opinión es prácticamente unánime entre los analistas: la renta variable europea es, en estos momentos, más atractiva que la estadounidense.

¿Los motivos? En primer lugar, los precios de las acciones del área euro no están tan caros como los de Wall Street. Además, el Banco Central Europeo (BCE) aún no ha tocado los tipos de interés, a diferencia de la Reserva Federal, y no se espera que lo haga hasta, por lo menos, el primer trimestre de 2005. Y mientras que al otro lado del Atlántico el despegue económico podría haber tocado techo, para dar lugar a una suave desaceleración, en el Viejo Continente el momento del ciclo económico está aún en una fase de ascenso. Asimismo, los expertos destacan el factor divisa. Invertir en euros previene de sorpresas en un mercado monetario tan volátil como el actual.

'La Bolsa estadounidense lleva cara algunos trimestres. Además, con la posible desaceleración económica, los beneficios empresariales no podrán mantener las mismas tasas de crecimiento. Nuestra región favorita es Asia, especialmente Japón. Sin embargo, entre Europa y EE UU, preferimos la primera por su valoración más atractiva', explica Ana Maymús, analista de Sabadell Banca Privada.

La gran duda es si el mercado europeo puede tirar al alza con la Bolsa de EE UU plana o en caída

El PER (número de veces que el precio contiene el beneficio por acción) del índice Euro Stoxx 50, el de referencia para el área euro, es de 13 veces en 2004

y de 11,9 veces en función de las previsiones de beneficios empresariales de las casas de análisis para 2005, recopiladas por la empresa de información financiera JCF Group. Por contra, el PER del índice S&P 500 para este año es de 16,9 veces y de 15,3 veces para el próximo ejercicio.

'Aunque a medio y largo plazo la Bolsa europea ofrezca más potencial, la diferencia de valoración no es algo nuevo puesto que el mercado de Estados Unidos siempre ha cotizado con prima', comenta José Luis Martínez, economista jefe de Citigroup en España. 'Este hueco entre las valoraciones de ambos mercados será difícil que se estreche por factores estructurales como el crecimiento más débil del área euro o la importancia de los activos denominados en dólares', añade Martínez.

En este contexto, la principal pregunta es si la renta variable europea, a pesar de sus múltiplos más atractivos, podría tirar al alza con Wall Street plano o en retroceso. 'Históricamente nunca se ha producido durante un periodo largo de tiempo movimientos divergentes entre estas dos áreas. La Bolsa de EE UU siempre ha sido la que ha marcado tendencia y las demás, en mayor o menor media, la han seguido', según Miguel Ángel García, director de inversiones de Private Wealth Management (PWM).

Martínez cree que la renta variable europea acabará el año con una revalorización de entre el 6% y el 7%, 'mientras que EE UU podría cerrar plana o ligeramente a la baja'.

Entre los factores a favor de la renta variable europea, PWM, división de banca privada del Deutsche Bank, señala, aparte de sus atractivos niveles de valoración, la fase de recuperación económica del área euro, el aumento de los beneficios empresariales, la mejora de los ratios en los balances de las compañías y la mayor disponibilidad de los Gobiernos para emprender reformas que flexibilicen la economía de la región.

Grecia combina potencial y rentabilidad

Dentro de los principales índices bursátiles del área euro, los más atractivos en función del PER previsto para 2004, según datos de JCF, serían el índice LuxX de Luxemburgo, cuya capitalización equivaldría a 11,5 veces las ganancias estimadas para este año, el AEX holandés, con el mismo ratio, y el Bel20 belga, con un PER de 11,6 veces. Por contra, los mercados más caros por valoración son el portugués, donde el valor del PSI20 equivale a 16,1 veces los beneficios, el austriaco (15,5 veces) y el italiano (15,3 veces). La valoración del Ibex 35 se encontraría en la mitad de la escala, con un ratio de 13,9 veces.

En términos de recorrido al alza, las mejores plazas serían la griega, donde el potencial medio de los valores que integran el índice ASE Composite ofrecería un margen de subida del 20,82%, seguida del Dax alemán (17,4%) y del Cac 40 francés (17,16%). En el lado opuesto, Austria, Portugal y Bélgica serían los mercados donde, de media, los valores tienen menor margen de revalorización. España sería el cuarto peor índice en este sentido, con un recorrido medio para los próximos 12 meses del 9,27%.

Si la estrategia de inversión es más defensiva y se buscan valores con una política retributiva alta, las compañías del Hex 25 ofrecen, de media, la mayor rentabilidad por dividendo. Tras el índice finlandés si sitúan Grecia, Bélgica e Italia, con un 3,64%, un 3,15% y un 2,96% de media, respectivamente. El Ibex 35 ofrece una rentabilidad por dividendo del 2,77%. Las compañías de Luxemburgo, Austria y Portugal son las que tienen un rendimiento por cupón más bajo.

En función de estos tres criterios, más el crecimiento previsto para los beneficios o la solidez del balance, las compañías favoritas del área euro constituyen un cóctel de valores cíclicos (siderúrgicas, papeleras) y de crecimiento (telecomunicaciones, tecnología y medios de comunicación), en detrimento de otros valores más defensivos como constructoras, energéticas o compañías de servicios públicos. 'En mi opinión, esto se debe a que la economía europea aún está en fase de recuperación, mientras que en EE UU, donde la economía se encuentra en otra fase del ciclo, las estrategias son más conservadoras', explica Martínez, de Citigroup.

Al computar todas las recomendaciones que han recibido los valores de los principales índices de cada país del área euro (desde 5 puntos por cada consejo de comprar a 1 punto por cada nota de vender), resulta que el valor más recomendado, con una puntuación de 4,83 puntos, es la compañía austriaca Andritz, especializada en la construcción de maquinaria, especialmente para la industria papelera. En España, las empresas que gozan de mayor crédito entre las casas de análisis son, por este orden, Arcelor, Telefónica, Ferrovial, ACS y Amadeus.

En cuanto a los valores con mayor potencial de revalorización (este criterio no tiene por qué coincidir con el de las compañías más recomendadas porque las casas de análisis emiten sus notas en función de más criterios que el recorrido al alza como, por ejemplo, el dividendo de la empresa, la visibilidad de sus resultados o el saneamiento de su balance) los que mayor recorrido al alza presentan hasta el precio objetivo del consenso del mercado son la irlandesa Trinity Biotech (al cierre del jueves presentaba un potencial del 125%), el grupo alimentario griego Chipita International (67,86%) y el fabricante alemán de semiconductores Infineon (47,2%).

Dentro del Ibex 35, los valores con mayor margen de subida hasta su valoración por fundamentales, según JCF Group, son Arcelor, Sogecable, TPI, Telefónica e Iberia.

Por último, en términos de rentabilidad por dividendo, las compañías del área euro más atractivas son la constructora griega Aktor, cuyo cupón, tomando como referencia el cierre del pasado jueves, ofrece un rendimiento del 10,12%, el grupo de telecomunicaciones irlandés Eircom Group, con una rentabilidad del 7,64% y la inmobiliaria belga Cofinirmo, un 6,46%.

EE UU, hacia un crecimiento más sostenible

El crecimiento económico en Europa es mucho más débil que el de EE UU, algo que la mayor parte de los analistas atribuyen a la menor flexibilidad de su economía. En el primer trimestre de 2004, por ejemplo, el producto interior bruto (PIB) del área euro, en tasa interanual, creció un 1,3% mientras que el dato de EE UU mejoró a un ritmo del 4,8%.

A pesar de esta diferencia, los analistas señalan que mientras la economía estadounidense podría haber tocado ya techo, la europea aún está en fase de recuperación. El primero en dar la voz de alarma fue el banco de inversión Goldman Sachs, que el pasado 7 de julio publicó un informe en el que recortaba sus previsiones de crecimiento para EE UU. En concreto, rebajó su estimación para el PIB interanual en el segundo trimestre del año desde el 4,25% al 3,75%.

'Para el segundo semestre de 2004 mantenemos nuestra previsión del 3,25%. El mayor cambio en nuestras estimaciones es para la segunda mitad de 2005. Para este periodo hemos recortado significativamente nuestras perspectivas para reflejar el hecho de que empresas y consumidores tendrán menos facilidades para pedir créditos por el alza de los tipos de interés', explican. En opinión de Goldman Sachs la economía de EE UU se resentirá a partir de ahora por una menor tasa de productividad.

'Evidentemente, no se puede hablar de una desaceleración en EE UU. Su PIB seguirá creciendo a tasas muy estimables, que para sí ya las quisiera Europa. Además, el menor crecimiento evitará tensiones inflacionistas', comenta José Luis Martínez, economista jefe de Citigroup en España.

'El ritmo de crecimiento ha llegado a su punto más alto y que a partir de ahora se desacelerará algo. Sin embargo, el modelo económico en EE UU es ahora más autosostenible. Las tasas de 2003, donde en el tercer trimestre llegó a crecer a un ritmo del 8%, eran exageradas y respondían a los estímulos fiscales y monetarios', según Miguel Ángel García, director de inversiones de Private Wealth Management (PWM).

Los resultados empresariales se verán afectados por el menor ritmo de crecimiento de la economía estadounidense. Aún así, mostrarán unas tasas bastante atractivas. El aumento de los beneficios estimado para las empresas del índice S&P 500 es del 18% y 12%, respectivamente para los años 2004 y 2005. Si bien el ritmo de las ganancias desciende, seguirá siendo más elevado que la media de los últimos 20 años, situada en el 8,3%.

Durante el mes de julio la mayor parte de las compañías estadounidense cotizadas presentarán sus resultados correspondientes al primer semestre de este año. Hasta el momento han publicado sus cuentas 77 de las 500 compañías del índice S&P. Frente a la previsión inicial de un beneficio por acción (BPA) de 16,44 dólares, los datos publicados sitúan el BPA en 16,37% dólares, un 0,43% menos. A pesar de esta pequeña decepción, las ganancias, de momento, son un 22,78% mayores a las del mismo periodo del año anterior.

Pese a la desaceleración, las cifras macro y empresariales siguen siendo buenas. ¿Por qué la renta variable en EE UU da muestras de debilidad? En su último informe, PWM cree que existe un temor exagerado en relación los tipos de interés. 'Por experiencia, los mercados acusan la subida de tipos. Sin embargo, la Bolsa ya ha tenido en cuenta una parte importante de las alzas y podría aguantar sin consecuencias negativas tres subidas de tipos bien transmitidas', según estos expertos.