Petroleras

Un estudio de Shell alerta sobre el negocio en Nigeria

Shell, el segundo grupo petrolero europeo, se podría ver obligado a abandonar Nigeria como consecuencia de la escalada de la violencia en el país africano, según un informe encargado por la propia compañía. Shell obtiene de Nigeria el 9% del petróleo que comercializa.

Los disturbios en el delta del río Niger, donde se encuentran la mayor parte de las reservas de petróleo del país, se cobran alrededor de mil vidas al año. Según el estudio interno, bandas organizadas roban el petróleo de los oleoductos para venderlo y adquirir armas, con el consentimiento (y en algunos casos con el apoyo) de personal del grupo petrolero. Un portavoz de la compañía, sin embargo, señaló que, lejos de abandonar el país, lo que va a hacer es 'ayudar a mitigar el conflicto cambiando nuestra operativa, seguridad y prácticas de desarrollo en la comunidad'.

Fechado en diciembre de 2003, el estudio fue encargado por Shell y realizado por WAC Global Services, un grupo experto en resolución de conflictos con sede en Lagos (Nigeria).

Nigeria fue el cuarto país en volumen de producción para Shell en 2002, cuando suministró 215.000 barriles al día. La compañía ha estado en el centro de todas las miradas desde que el pasado 9 de noviembre reveló que había 'inflado' sus reservas de petróleo y gas un 20%. El grueso de esas reservas ficticias procedían de Nigeria. El comportamiento de Shell en Nigeria ha sido largamente criticado, alegando que las prácticas denunciadas en el informe chocan frontalmente con los estándares de responsabilidad social corporativa y buen gobierno que tiene establecidos.

Las compañías huyen de tierra firme

Las acciones de las empresas de Shell y su plantilla 'crean, alimentan e intensifican el conflicto'', dice el informe. 'Tras más de 50 año en Nigeria, es razonable decir por tanto que las filiales se han convertido en parte esencial del conflicto del delta del Níger'. Puesto que la extracción de petróleo en tierra es cada vez más peligrosa en Nigeria, las compañías de petróleo están perforando mar adentro. Shell y sus socios están invirtiendo

2.700 millones en el proyecto Bonga, a más de 1.000 metros de profundidad. Exxon está desarrollando otro proyecto similar.