Ayudas

Los agricultores de la UE reciben un 37% de la renta por subvenciones

La agricultura sigue soldada a las ayudas. Según un informe de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), el sector agrícola de muchos de los 30 países más ricos del mundo que agrupa presenta 'niveles proteccionistas altos'. La UE vale de ejemplo: el 37% de la renta de los productores procedió el año pasado de subvenciones (que alcanzaron los 34.675 millones de euros), más del doble que en Estados Unidos (18%, para un total de 108.251 millones de euros). Y si persiste la tendencia alcista del primero y bajista del segundo, el trecho no hará más que crecer.

La media de los países de la OCDE está en el 32%. Por encima destacan Japón, Suiza, Corea y Noruega, todas superando el 60%. El informe certifica que la mayoría de los países más industrializados aumentaron los subsidios agrícolas. Además, perseveraron en el mecanismo de basarlos en la producción, lo que acaba siendo un elemento distorsionador.

La mayor tajada de las ayudas va a parar a las explotaciones agrícolas más grandes, y no a los pequeños productores. Además, denuncia la OCDE, este camino conduce a ensanchar las desigualdades y deprimir los precios internacionales. 'La mayor producción en los países de la OCDE reduce los incentivos a la producción en otras partes y puede limitar las oportunidades de crecimiento de los países en desarrollo', afirma el estudio, que apunta también una incipiente tendencia hacia formas menos lesivas.

Así, el porcentaje de pagos basados en hectáreas cultivadas o número de animales ha pasado del 7% en los años 1986-1988 al 15% en 2001-2003. Este tipo de ayudas se han acentuado en la UE, donde alcanza el 27%.

La OCDE pronostica que en sus países integrantes la agricultura perderá peso, mientras que los mayores índices de crecimiento en el período 2004-2013 corresponderán a Brasil, China, Argentina e India.

La producción subirá y los precios caerán

El auge de la producción agrícola en los países en desarrollo compensará con creces la progresiva dejación de los integrantes de la OCDE (su participación en el mercado de la leche en polvo ha caído 12 puntos, y de tres a cinco en el de la carne de cerdo, vaca y queso). Hasta tal punto que en los próximos diez años la demanda superará a la oferta, lo que conducirá a un 'declive de largo plazo de los precios', sostiene el estudio. El aumento de la población y de sus ingresos son las causas del incremento del consumo.