_
_
_
_
_
Derivados

Repaso de algunas estrategias básicas

Revisamos los cuatro tipos de posiciones básicas que se pueden conseguir si los únicos activos que compramos o vendemos son opciones put y call sobre el mismo activo subyacente, y el propio activo subyacente. Son las posiciones descubiertas, las posiciones cubiertas, los diferenciales y las combinaciones. Recordamos desde el punto de vista teórico su funcionamiento para más adelante seguir poniendo ejemplos.

Los seis tipos de posiciones descubiertas consisten sencillamente en comprar la acción, vender la acción, comprar una call, vender una call, comprar una put y vender una put. Las posiciones cubiertas, los diferenciales y las combinaciones son estrategias en las que uno o más activos protegen los rendimientos de los otros activos, todos relacionados con el mismo subyacente.

Una cobertura combina una opción y su activo subyacente de tal modo que, o bien la acción protege a la opción de una perdida o bien la opción protege a la acción de ese riesgo. Dicho de otra forma una cobertura combina acciones compradas con calls vendidas o con puts compradas; una cobertura 'inversa' combina una venta de acciones (o posición corta en acciones) con una compra de calls o una venta de puts. Una cobertura muy popular consiste en vender calls contra acciones en cartera. Cuando el precio de la acción cae, las primas de las opciones nos sirven para compensar esa pérdida. Quizás la cobertura más conocida es la que compra puts para proteger un activo que poseemos en cartera. Si pensamos que el precio del activo está llegando a un techo temporal y que podría corregir, o bien que existen incertidumbres que el corto plazo podrían hacer caer la cotización, podemos comprar unas puts que nos compensen si se confirma la caída.

Un diferencial combina opciones de diferentes tipos pero de la misma clase (sobre el mismo subyacente), donde unas son compradas y otras vendidas. En el diferencial vertical una opción es comprada y otra vendida, ambas sobre le mismo subyacente y con la misma fecha de vencimiento, pero con diferentes precios de ejercicio. En el diferencial horizontal una opción es comprada y otra vendida, ambas sobre el mismo subyacente y con el mismo precio de ejercicio pero con diferente vencimiento. Existe también la posibilidad de realizar un diferencial diagonal, donde una opción es comprada y otra vendida, ambas sobre el mismo subyacente pero con diferente vencimiento y diferente precio de ejercicio. Además cada diferencial tiene su versión alcista y su versión bajista.

Por ejemplo, en un diferencial vertical alcista, la opción comprada tiene el precio de ejercicio menor; si se trata de un diferencial horizontal alcista, compramos la opción cuyo vencimiento está más lejos; si se trata de un diferencial diagonal alcista, compramos la opción de menor precio de ejercicio y mayor tiempo a vencimiento. A los diferenciales alcistas también se les llama diferenciales comprados. En los diferenciales bajistas, justo realizamos las operaciones contrarias y los denominados diferenciales vendidos.

Podríamos mencionar algún diferencial más, como es una mariposa (sobre la que escribimos hace pocas semanas) en la que compramos (o vendemos) dos opciones con precio de ejercicio o vencimiento en la mitad del rango de los precios de ejercicio o vencimientos de otras dos opciones vendidas (o compradas), una por encima y otra por debajo.

Las posiciones cubiertas y los diferenciales se pueden lograr cuando los únicos activos que se compran y se venden son 'calls' y 'puts' sobre el mismo activo subyacente

La agenda de Cinco Días

Las citas económicas más importantes del día, con las claves y el contexto para entender su alcance
Recíbela

Archivado En

_
_