Petróleo

El petróleo se sitúa en máximos desde la guerra de Irak

El temor a una escasez de oferta en los próximos meses llevó ayer al petróleo a cotizarse a su nivel más alto en un año, desde que se iniciara la segunda guerra de Irak. El crudo brent llegó a intercambiarse a 33,3 dólares, y el Texas alcanzó los 37 dólares.

El precio del petróleo vuelve a las andadas. El crudo tipo brent que se comercializa en Europa llegó a alcanzar ayer los 33,3 dólares por barril, su máximo nivel desde hace un año, poco antes de que comenzara la invasión de Irak por parte de las tropas aliadas.

El barril de Texas, de referencia en Estados Unidos, alcanzó en los mercados los 37 dólares, 85 centavos más con que cerró el viernes pasado.

Los analistas apuntan a tres causas para explicar el nuevo repunte del petróleo: fuerte crecimiento de Estados Unidos y China, por encima de lo esperado; un bajo nivel de existencias a escala internacional y el mantenimiento de la preocupación por la inestabilidad política de Venezuela, uno de los principales países exportadores.

En relación a las existencias, su nivel se encuentra en Estados Unidos cerca de sus mínimos históricos, que no se registraban desde mediados de los años 70. A ello se suma un problema técnico para la puesta en marcha de algunas refinerías, claves para hacer frente al aumento de la demanda de los próximos meses.

El Gobierno norteamericano ya ha expresado su preocupación por que los costes de la energía se eleven de forma muy rápida, lo que podría perjudicar la reactivación de las principales economías occidentales, EE UU incluida.

Tres dólares desde febrero

Lo cierto es que los precios del petróleo han aumentado en más de tres dólares desde que la principal organización de países exportadores de petróleo (OPEP) acordara en febrero recortar, a partir de abril, sus cuotas en un millón de barriles, y suprimir los 1,5 millones de sobreproducción permitidos.

'Con una demanda media superior al 1% o 2% respecto a la del verano pasado, cualquier reducción significativa de la oferta nos llevará a precios elevados otra vez este año', advierte la Agencia Internacional de la Energía (AIE) en su último boletín semanal.

Para frenar el alza de precios, en países de gran demanda como EE UU 'sólo queda aumentar las importaciones', algo que compensaría el escaso nivel de reservas.

La OPEP sufre la presión del alza

El fuerte encarecimiento del crudo está poniendo contra las cuerdas la política de precios de la OPEP, que controla más de la mitad de la producción del planeta. Ayer, Alí al-Naimi, ministro del Petróleo de Arabia Saudí (uno de los principales miembros de la organización), se apresuró a tranquilizar a los mercados, prometiendo mantenerlos bien abastecidos para sostener el crecimiento económico. 'No habrá escasez en el mercado', recalcó, informa Reuters.

Por su parte, el ministro de Energía de Emiratos Árabes Unidos, Obaid Nasseri, barajó la posibilidad de que la OPEP revise en su reunión del 31 de marzo la decisión adoptada en febrero de recorte de la producción. Esta revisión sólo se adoptaría 'si continúan altos los precios'. Sin embargo, la palabras de los dirigentes de la OPEP han caído en saco roto en otras ocasiones. Su política de precios obliga a elevar la producción medio millón de barriles cuando la cesta-OPEP rebase los 28 dólares durante 20 días hábiles consecutivos. Algo que sólo ha cumplido la organización en octubre de 2000. Ahora lleva más de 50 días por encima de 28 dólares.