Crisis

Adecco insiste en que no hay pruebas de fraude

La mayor empresa del mundo de trabajo temporal, Adecco, trata de dar por cerrada la crisis originada por las investigaciones que se están llevando a cabo sobre sus cuentas.

La compañía comunicó ayer que 'no hay pruebas sobre actividades de apropiación indebida o irregularidades que puedan ser financieramente significativas'. A principios del mes pasado la multinacional suiza anunció el aplazamiento, sin fecha, de la presentación de sus cuentas de 2003 por 'debilidades' detectadas en la filial estadounidense y 'en otros países'.

La empresa también anunció que mantiene la confianza de sus principales accionistas, descartando una posible salida de su capital del multimillonario Klaus Jacobs, que cuenta, a través de KJ Jacobs, con el 11,7%. Jacobs es el segundo mayor accionista privado de Adecco tras la firma Akila Finance, que tiene un 19,5%.

La compañía hizo público su deseo de que Philippe Foriel-Destezet, representante de Akila, sea reelegido en el comité directivo y de que Jacobs, que dejó su puesto en el comité en 2002 a su hijo, vuelva a él.

El propio Jacobs había declarado recientemente que el presidente de la compañía, Jerome Carille, debía mejorar o dejar la firma.

Los inversores aplaudieron el compromiso de los principales accionistas y auparon la cotización de Adecco, cuyas acciones se alzaron un 3,79%.

Se trata de la mayor subida desde el pasado 30 de enero. En aquella ocasión la acción escaló un 14% después de que la empresa comunicara que los problemas detectados no eran 'significativos en términos financieros'.

El 12 de enero el valor en Bolsa de Adecco se desplomó un 35% cuando informó sobre 'debilidades esenciales en los controles internos' de su filial estadounidense. Desde entonces el valor se ha ido recuperando gracias a los comunicados que ha enviado la empresa restando importancia a los problemas detectados. Pero esa política de información también ha sido investigada por la Bolsa helvética, ya que sospecha que se primó con diversos datos a diversos medios de comunicación y analistas.

Adecco todavía no ha dado una fecha para presentar sus resultados de 2003 y encara demandas de accionistas presentadas en EE UU.