Crisis de confianza

Adecco se dispara en Bolsa tras asegurar que sus irregularidades no son "significativas"

Adecco, número uno mundial de los servicios de trabajo temporal, ha asegurado hoy no haber encontrado hasta ahora ninguna prueba de desvíos o irregularidades contables graves susceptibles de tener repercusiones financieras significativas. Rompiendo el silencio mantenido hasta ahora, la compañía reconoce, no obstante, haber constatado ciertas deficiencias en los controles internos contables de sus operaciones en Norteamérica, lo que ha exigido abrir una investigación.

Según los directivos del grupo, la auditoria llevada a cabo demostrado que "no hay indicios de que existan malversaciones serias en su filial en Estados Unidos", si bien reconoce "casos locales de malversación o irregularidades". Estas se encontrarían localizados a nivel de agencias locales en determinados países que el consejo de administración no ha querido identificar. No obstante, el grupo descarta que dichas irregularidades puedan provocar consecuencias significativas para el conjunto de la compañía.

"La situación financiera actual de la compañía es sana" y las solicitudes recibidas de prestación de servicios desde comienzo de 2004 está de acuerdo con sus previsiones, según el presidente ejecutivo del consejo de administración, John Bowmer.

Adecco, con sede central en Chéserex (cantón suizo de Vaud), afirma haber tomado inmediatamente medidas para reforzar considerablemente sus prácticas en ese sector, según un comunicado. El grupo ha sustituido, además, a su máximo responsable para la región de América del Norte, Julio Arrieta, por Ray Roe, que será responsable ante el presidente de la dirección, Jérome Caille,

Adecco también ha anunciado el nombramiento de Richard Kilsby como controlador independiente encargado de garantizar la independencia de la investigación que lleva a cabo actualmente el bufete de abogados neoyorquino Paul, Weil, Rifkind, Wahrton y Garrison LLP.

La acciones de Adecco en la bolsa de Zúrich experimentan hoy una fuerte subida que ha llegado a ser del 16% en los primeros momentos tras el mensaje tranquilizador de la dirección.