Ayudas

Aeropuertos y líneas de bajo coste se unen a favor de Ryanair

Nunca en el departamento de Loyola de Palacio se habían recibido tantas presiones por una empresa concreta. La CE, que espera concluir mañana una investigación que inició en diciembre de 2002, pretende que Ryanair renuncie a las importantes ventajas obtenidas por utilizar el aeropuerto belga de Charleroi, lo que puede poner en cuestión el modelo de negocio de las aerolíneas de bajo coste.

Estas empresas, pequeños aeropuertos y autoridades de 68 regiones europeas, entre las que se encuentran Andalucía, Castilla y León, Cataluña y Murcia, se han mostrado a favor de que la CE se lo piense dos veces y no obligue a Ryanair a devolver unos tres millones de euros en concepto de lo que el Ejecutivo europeo podría considerar ayudas ilegales. Las grandes aerolíneas y alguna de nuevo cuño, como Virgin, que han sufrido la competencia de Ryanair, reclaman un castigo ejemplar para la compañía irlandesa. página 4

editorial en la página 12