Colaboración

La SEC ofrece colaboración a Europa para evitar escándalos financieros

Casi un año después de ser nombrado presidente de la SEC (Securities and Exchange Commission), William Donaldson visitó ayer por primera vez Bruselas para entrevistarse, entre otros, con el comisario europeo de Mercado Interior, Frits Bolkestein. Donaldson se comprometió a buscar una colaboración más estrecha entre el regulador estadounidense y el Comité de Valores europeo (CESR) 'para que, compartiendo información, se mejoren la vigilancia de los mercados'.

Donaldson propone un acuerdo que formalice los contactos y la relación entre ambas autoridades, 'porque un planteamiento común será crítico en una era en que más y más fraudes y otras conductas ilegales tienen un carácter transfronterizo'.

Escándalos financieros como Parmalat, Ahold o Adecco han tenido repercusiones a ambos lados del Atlántico. En el caso de Adecco, por ejemplo, y los problemas contables de filiales en Estados Unidos han desencadenado una crisis en Europa.

'Con Parmalat nos hemos dado cuenta de que el fraude no conoce fronteras'

'Con Parmalat nos hemos dado cuenta de que el fraude no conoce fronteras', dijo en una conferencia sobre asuntos reguladores de la Unión Europea y Estados Unidos. 'Es una lección que habla de la necesidad de cooperación entre los entes reguladores de Estados Unidos y de alrededor del mundo. Eso es exactamente lo que estamos pidiendo', agregó.

Nuevos requisitos

El regulador estadounidense espera, asimismo, que el entendimiento entre los reguladores evitará conflictos como los provocados por la ley Sarbanes-Oxley, cuya extraterritorialidad ha denunciado repetidamente la Unión Europea. La cita de ayer con Bolkestein era, precisamente, para abordar los nuevos requisitos de inscripción que Washington quiere imponer a las auditoras europeas que operen ocasionalmente en EE UU. 'Las discusiones continúan para intentar buscar una solución', señalaron fuentes de la Comisión antes del encuentro.

La fricción también continúa en cuanto a las normas contables internacionales. Bruselas y Washington desean que los dos modelos (el europeo IAS y el estadounidense GAAP) converjan hasta hacerlas compatibles, pero Donaldson advirtió ayer que 'no será fácil porque exigirá una plétora de cambios en los estándares contables establecidos desde hace mucho tiempo en EE UU y en la Unión Europea'. La Comisión, por su parte, pedía 'ecuanimidad' para que 'el punto de encuentro entre ambos sistemas se sitúe más o menos en el medio'.