EDITORIAL

Llamamiento de la SEC

William Donaldson, presidente de la Comisión del Mercado de Valores (SEC) de Estados Unidos, ha tendido una mano a la Unión Europea para establecer una mayor cooperación en la lucha contra el fraude de las empresas con el fin de prevenir escándalos como los de Adecco o Parmalat. El fraude no conoce fronteras y, a menudo, tiene ramificaciones en distintos países. De ahí la importancia primordial de estrechar la colaboración entre los organismos encargados de supervisar a las empresas y mejorar el funcionamiento de los mercados.

La oferta hecha por la SEC es un paso en la buena dirección, forzado por la evidencia de los últimos acontecimientos. Ahold y Adecco son multinacionales europeas, pero en ambos casos la crisis tuvo como foco primordial las actividades contables de sus filiales en Estados Unidos. Y el caso Parmalat tiene ramificaciones en numerosos países. Es necesaria, pues, una cooperación más eficiente entre los reguladores y supervisores de todo el mundo. Confiemos en que las palabras de Donaldson no sean simplemente un brindis al sol. Y que no caigan en saco roto.