Enmienda

El Parlamento Europeo reprocha a Solbes su lentitud tras el fraude de Eurostat

El Parlamento Europeo ha reprochado hoy al comisario de Asuntos Económicos y Monetarios, Pedro Solbes, que no actuara "más rápidamente" al comprobarse "la gestión irregular entre 2000 y 2003" en la oficina estadística comunitaria, Eurostat, de la que es responsable. El juicio por sus responsabilidades queda aplazado a abril.

El Parlamento le acusa asimismo de no haber asumido "responsabilidades políticas cuando se puso de manifiesto la importancia de los problemas de su departamento en verano de 2003".

La crítica a Solbes aparece en una enmienda, aprobada por 175 votos a favor (liberales, Izquierda Unitaria, Unión para la Europa de las Diferencias y los conservadores británicos), 174 en contra (socialistas y verdes) y 126 abstenciones (populares europeos), y presentada por el grupo liberal en un informe que analiza la ejecución del presupuesto de la UE en 2001. El documento, elaborado por el socialista portugués Paulo Casaca, menciona el deber de los comisarios "de rendir cuentas de sus acciones", y que se analizarían "estas consideraciones" al aprobar las cuentas de 2002.

Aboga, además, por reforzar el modelo de auditoría interna y por poner fin de manera urgente a la "cultura del secretismo, la complejidad y la falta de claridad" en los flujos de información. Resalta que "todavía han de realizarse progresos sustanciales en lo que respecta a la clarificación de responsabilidades" sobre el caso Eurostat.

Según el documento "La actuación que realizó la CE como respuesta a las pruebas irrefutables de graves deficiencias de gestión e irregularidades constituye más una excepción que la regla". Señala además que los comisarios "son políticamente responsables a título individual por las actuaciones incorrectas de los servicios que están bajo su responsabilidad".

El Parlamento considera que para evitar nuevas irregularidades no hacen falta nuevas disposiciones, sino que se apliquen las existentes. Paulo Casaca señala en el escrito que en Eurostat se han incumplido desde 1999 las disposiciones del reglamento financiero y sus directores no reaccionaron adecuadamente ni informaron a sus superiores sobre las irregularidades descubiertas.

Para la Cámara esta actitud "ha socavado la confianza en la realización de las reformas administrativas de la Comisión que se llevan a cabo desde marzo de 2000". Considera además "inaceptable" que la Comisión se niegue a

investigar quiénes son los auténticos propietarios que optan a los contratos o subvenciones, sobre todo cuando existen sospechas de que puedan ser funcionarios de la CE.