Estudio

Las familias dedican ya el 55,3% de su renta a pagar la vivienda

Un informe elaborado por Caixa Catalunya señala que la carga financiera de las familias por la compra de una vivienda nueva ha aumentado mucho más de lo que lo ha hecho su renta.

Otro de los fenómenos que pone de manifiesto el estudio es cómo las proporciones de las rentas medias destinadas a la compra de un piso varían considerablemente en función de las distintas zonas de España, con un abanico que va desde el 70% que deben dedicar las familias madrileñas al 36,4% en la Comunidad de Castilla-La Mancha.

Por ello, el informe llega a la conclusión de que a pesar de los descensos en los tipos de interés, una gran parte de la población española queda al margen del proceso de adquisición de una vivienda nueva y muchos deben realizar un mayor esfuerzo financiero para comprar su vivienda.

El informe sostiene que el elevado precio de las casas ha absorbido la rebaja de tipos

A partir de los datos de la encuesta de presupuestos familiares, la entidad financiera dividió los 12,3 millones de familias en cuatro grupos para calcular el esfuerzo económico que deberían realizar para pagar sus viviendas en función del tipo de casa media que adquiere cada grupo.

Así, se estimó que las familias con menos ingresos adquieren pisos de entre 70 y 85 metros cuadrados, mientras que las de un nivel de renta mayor los compran con más de 130 metros cuadrados.

De los datos analizados por Caixa Catalunya se desprende, por tanto, que la compra de una vivienda de 100 metros cuadrados a un precio medio de 1.622,7 euros por metro cuadrado por parte de una familia con una renta media de 30.958 euros le supone una carga financiera del 55,3% de su renta. Esa misma familia española debía destinar al pago de su hipoteca el 40,1% de su renta en 1998.

Este fuerte aumento de la carga financiera que deben soportar los hogares ha sido fuente de preocupación de distintos organismos en los últimos meses. En este sentido, el informe elabora una aproximación de lo que ocurriría si los tipos hipotecarios sufrieran una subida hasta situarse en el 6%.

El esfuerzo medio pasaría del 55,3% al 62,1%, lo que supone un aumento medio del 12,3%. En el caso de Madrid, el porcentaje se situaría en un espectacular 78,5% de la renta familiar, liderando de ese modo la clasificación, y en el lado opuesto, Castilla-La Mancha, con el 40,8%.

Dispersión de precios inmobiliarios

El informe destaca que territorialmente la dispersión entre los precios del metro cuadrado y las rentas de las familias provoca diferencias en el esfuerzo que deben realizar las familias para financiar su vivienda.

Los 1.622,7 euros en el precio del metro cuadrado medio en España esconden un abanico que va de los 796,4 euros en Extremadura a los 2.510,2 euros en el País Vasco. Por encima de la media se encuentran Baleares (1.928,3), Cantabria (1.623,8), Cataluña (2.073,9), Madrid (2.478,6) y Navarra (1.646,8). Para hacer frente a estos precios, las familias disponen de rentas que van desde los 22.166 euros anuales a los 38.956, también en Extremadura y el País Vasco, con una renta para el conjunto de España de 30.958 euros. Con rentas inferiores a la media encontramos, además de Extremadura, Andalucía (26.107), Asturias (28.577), Castilla y León (27.763), Castilla-La Mancha (26.295), Comunidad Valenciana (29.722) y Murcia (27.571). Las diferencias de renta entre comunidades son menores que las registradas en el precio medio del metro cuadrado y oscilan desde el 70% de la renta en Madrid al 36,4% en Castilla-La Mancha, pasando por Baleares, con el 57%, y Cataluña, con el 65%.

Cómo parar el boom: El debate que no cesa

Plan estatal de UGT

El sindicato ugt pidió ayer un Plan Estatal de Viviendas consensuado que recupere los niveles de producción de pisos protegidos de los años ochenta, cuando alcanzó el 50% del total de la oferta nueva. El sindicato que dirige Cándido Méndez denunció que en la etapa de Gobierno del PP este porcentaje ha caído hasta mínimos históricos, situándose en la actualidad en el 11% del total de viviendas iniciadas.

Abaratar el suelo

La Asociación de promotores Constructores de España (APCE) y la Confederación Nacional de Cooperativas de Vivienda en España (Concovi) pidieron ayer a los partidos que incluyan en sus programas electorales medidas para abaratar el suelo y apoyar la construcción de viviendas protegidas. Ambos organismos coincidieron en que el alto precio del suelo impide que se construyan más viviendas protegidas.

Ley de valoraciones

El PSOE ya ha anunciado que pondrá en marcha un programa para reformar la actual figura de la vivienda de protección oficial (VPO) si gana los comicios de marzo. Además de controlar las ventas de estas casas para evitar el fraude, los socialistas esperan poder modificar la ley de valoraciones de suelo para acabar con los elementos especulativos que han encarecido espectacularmente los solares en los últimos años.

Agencia pública

El PP acaba de hacer público su programa electoral en materia de vivienda con la promesa estrella de promover la construcción de 900.000 casas protegidas y crear una Agencia Estatal que gestione y urbanice los terrenos propiedad del Estado con 'agilidad y transparencia'. Además, prevé establecer un nuevo tipo de vivienda 'de precio limitado', cuyo coste no superará los 165.000 euros.

Más alquileres

Todos los partidos y representantes del sector privado coinciden en señalar que una de las vías para lograr facilitar el acceso a la vivienda de determinados colectivos, como jóvenes o familias con menos ingresos, es el aumento de la oferta de alquileres. Sin embargo, cómo llevar a cabo este objetivo no está tan claro. Mientras unos son partidarios de incentivos a la oferta, otros apuestan por las ayudas a la demanda.