Fusión de rivales

Sanofi lanza una opa hostil sobre Aventis para crear la tercera farmacéutica del mundo

La farmacéutica francesa Sanofi ha lanzado una oferta pública de compra hostil sobre su rival franco-alemana Aventis, por más de 48.000 millones de euros, que ésta ha rechazado al considerar el precio "demasiado bajo". La fusión crearía un gigante indiscutible en Europa, capaz de competir a nivel mundial con Pfizer y Glaxo.

El organismo regulador francés ha anunciado que Sanofi ha lanzado, tal y como se esperaba, una opa hostil sobre Aventis, valorada en 48.000 millones, con la intención de crear un líder en Europa y tercero a nivel mundial, con ventas anuales de unos 25.000 millones en sus principales negocios. Los expertos, que ya han hecho hincapié en la baja cuantía del precio ofrecido, califican este tipo de operaciones de "infrecuentes y arriesgadas", por la dificultad de movilizar distintos equipos de investigación. Aventis ha rechazado por unanimidad la operación, alegando una ausencia total de negociaciones y un precio demasiado bajo.

Sanofi ha ofrecido cinco acciones por seis de su rival, más 69 euros en efectivo, una propuesta en su opinión "atractiva", puesto que supone una prima del 15,2% sobre la cotización media de Aventis en el último mes hasta el día 21. El pago se hará en un 81% en acciones y en un 19%, en efectivo. Sanofi ofrece además una alternativa de 35 acciones por 34 de Aventis, lo que equivale a 60,43 euros por acción, con relación al cierre de Aventis el viernes a 57,55. El anuncio se produce tras semanas de rumores que han beneficiado la cotización de ambas. La propuesta está condicionada a la obtención, por Sanofi, del 50% del capital y de los derechos de voto de Aventis. La francesa deberá presentar su oferta estos días a los reguladores bursátiles de EE UU y Alemania.

Reñida batalla bursátil

La iniciativa, respaldada por los principales accionistas de la francesa, Total y L´Oréal, puede desatar una reñida batalla bursátil, con una eventual subida de las pujas, y en la que no se descarta el surgimiento de un "cabellero blanco". Además, la acción de Sanofi, cuya facturación no llega ni a la mitad de la de Aventis, ha suscitado el temor de los sindicatos a masivas supresiones de empleos, en una plantilla combinada de más de 100.000 trabajadores.

Sanofi prevé sinergias anuales de 1.600 millones, antes de impuestos, de los que obtendrá un 10% este año, un 60% en 2005 y un 100% a partir de 2006. La combinación de las dos empresas, en opinión del presidente de la ofertante, Jean-Francois Dehecq, "creará valor a largo plazo para todos los accionistas y será un éxito debido a la dedicación de los empleados de los dos grupos en torno a un futuro compartido".

Se estima que la reestructuración de la operación ascenderá a unos 2.000 millones, con un coste social aún incierto. En declaraciones a Le Monde, Dehecq aseguró que "no es cerrando fábricas cómo se generan importantes ahorros". Aunque el París ha respaldado el proyecto, los sindicatos Fuerza Obrera y CGT creen un número "colosal" de trabajadores corren el riesgo de perder su empleo en esta jugada de "monopoly farmacéutico".