Ibex 35

La inversión en acciones, la mejor opción en términos de PER

Las valoraciones, el término caro o barato, ocupan la primera página de los informes de situación y estrategia de las principales firmas del mercado. El PER, término que fue desterrado de las Bolsas a finales de los noventa y principio de 2000, hasta que estalló la burbuja de los valores tecnológicos, vuelve a manifestarse en las Bolsas del mundo. Por eso estalló la burbuja, por el ninguneo a esta fórmula ancestral de valoración.

El Servicio de Estudios de la Bolsa de Madrid afirma en su último informe que el PER medio estimado para el mercado nacional el año que viene será de 12,7 veces frente a las 12,9 de Francia; 13,2 de Reino Unido; 13,5 de Alemania; 15,4 de Italia y 17,2 de Estados Unidos. Si se cumple la proyección, el PER medio estimado se encontraría por debajo de la media histórica, que en el caso español se sitúa en niveles de 15 veces.

Los sabios dicen que el PER no sirve para mucho si escasean las ofertas alternativas con las que establecer una comparación. En la coyuntura actual el análisis es posible y, en teoría, muy gratificante para la Bolsa, al ser la mejor librada. ¿Cuál es el PER actual del bono a 10 años en un contexto de reajustes al alza de los tipos de interés? ¿Cuál es el PER razonable del mercado inmobiliario?

Los analistas más fríos insisten en que la Bolsa es la mejor opción para los próximos meses por el agotamiento de las alternativas que han detraído hasta ahora los mayores flujos de fondos. Hay más, los expertos advierten del peligro que entraña la inversión en renta fija e inmuebles por las expectativas de deterioro de ambos mercados.

Un PER bajo es, con frecuencia, sinónimo de Bolsas baratas. Para que se cumpla la máxima de que a PER bajos siguen Bolsas al alza es necesario, no obstante, que la economía crezca y ayude a los resultados empresariales, que son los que validan el PER. Aquí y ahora, las Bolsas apuestan por el crecimiento económico.

Mitos y alzas de fin de año

Entre los mitos bursátiles hay uno que destaca en esta época: el rally de fin de año, como palabro que indica mejoras rápidas, pero de corta duración. El análisis de los ciclos deja vacío de contenido, no obstante, este hecho. En los últimos 23 años, el S&P 500, como índice más amplio, ha tenido 15 años alcistas, 3 neutrales, como son 1984, 1990 y 1994, y 5 años, como fueron 1981, 1987, 2000, 2001 y 2002. En estos 23 años, en 17 años el cierre de diciembre estuvo por encima del cierre de noviembre, es decir, hubo rally de fin de año, y en 6 ocasiones no. Es decir, que el 75% de los años diciembre termina por encima de noviembre. Un análisis más detallado indica que en los años bajistas que son 8, hay 6 en que sí hubo rally en diciembre y 2 tan sólo en que no, uno de ellos 2002. En los años alcistas tenemos que de los 15 en 11 se cumple y en 4 no. Claro está que a esto se llega después de meses de noviembre y octubre bajistas.