Informe

El BCE advierte señales de ligera recuperación en la economía de la eurozona

El Banco Central Europeo ha señalado hoy en su informe mensual de noviembre, que los últimos indicadores publicados apuntan a una ligera mejora de la actividad económica de la zona euro durante el segundo semestre del año, que se intensificarán a lo largo de 2004. Ante estas perspectivas, la entidad mantiene la opinión de que los tipos de interés actuales, que desde junio están en el 2%, "son adecuados".

En este sentido, los analistas prevén que la entidad no toque el precio del dinero en los próximos meses, que está ahora en mínimos históricos, salvo que se disparara la inflación, y que de afianzarse la reactivación económica, la tendencia más bien sería a subirlo, como ya han empezado a hacer los bancos centrales australiano y británico.

Evolución positiva de la inflación a medio plazo

Respecto a la evolución de la inflación, la entidad presidida por Jean Claude Trichet señala que el comportamiento reciente de los precios ha resultado ¢acorde con las expectativas¢. Según la estimación prelimilar de Eurostat, la tasa de inflación interanual en octubre se mantuvo en el 2,1% respecto a septiembre y agosto. Las previsiones apuntan a que esta cifra se mantendrá en los próximos meses, debido a varios factores.

En primer lugar, a finales de 2003 y principios del próximo año, los precios de los alimentos podrían generar de nuevo presiones alcistas, a causa de la ola de calor registrada en el verano. Además, también influirá en la rigidez de la inflación, el elevado precio del petróleo debido a la incertidumbre política en Oriente Próximo. Por último, la entidad apunta que será determinante en este aspecto el aumento de los impuestos indirectos de algunos países de la eurozona. En este contexto, el BCE señala que hará un seguimiento atento de los factores que puedan afectar los riesgos para la estabilidad de los precios, cuyas perspectivas a medio plazo "continúan siendo favorables".

Necesidad de controlar el déficit público

A pesar de estas claras expectativas de recuperación, el banco advierte del peligro de que el crecimiento mundial se deteriore por "desequilibrios persistentes en algunas regiones del mundo", en especial en las finanzas públicas. Así, la entidad ha instado "encarecidamente" a la Comisión Europea y a los diferentes gobiernos nacionales a "asumir plenamente sus responsabilidades" y cumplir de forma estricta con el Pacto de Estabilidad y Crecimiento, en lo referente al límite del 3% del PIB para el déficit público.

En este sentido, ha subrayado que la evolución de las finanzas públicas y el Pacto de Estabilidad "se encuentran actualmente en un momento crítico", en el que considera necesario salvaguardar la credibilidad de los fundamentos institucionales de la Unión Económica y Monetaria. La autoridad monetaria europea explica que preservar la confianza en la solidez de las finanzas públicas "mejora la confianza" de todos los agentes económicos, lo que contribuye el crecimiento sostenido del consumo y de la inversión, por lo que "estabilidad y crecimiento no son, en consecuencia, objetivos opuestos".