Resultados

Endesa se contagia de la buena marcha del sector y aumenta su beneficio un 3,9%

El beneficio neto de Endesa creció un 85,4%, descontando el impacto de plusvalías y provisiones extraordinarias, debido a la desaparición de efectos financieros fundamentalmente en Latinoamérica, donde ganó 158 millones más que entre enero y septiembre de 2002. En Europa, alcanzó un beneficio de 29 millones. Cabe destacar, dice Endesa en su comunicado a la CNMV, que ambos registraron pérdidas en los nueve primeros meses de 2002.

También mejoró su negocio de telecomunicaciones, que arrojó un saldo negativo de 36 millones, desde los 105 millones de pérdidas de los primeros nueve meses de 2002. Los "favorables" resultados de Auna y de Smartcom le supusieron una mejoría de 120 millones en los resultados por puesta en equivalencia.

El resultado de explotación creció un 1,4%, hasta 2.295 millones, beneficiado por la favorable evolución del registrado en el negocio eléctrico español y del que se desarrolla en el resto de Europa, que compensaron el afectado por las divisas en Iberoamérica.

ENDESA 18,04 -0,28%

Menos endeudada

Su endeudamiento se redujo en 4.769 millones en términos absolutos. Si la comparación se realiza con respecto de la deuda existente hace doce meses, es decir, a 30 de septiembre de 2002, la reducción asciende a 5.884 millones, un 24,7%.

Para fortalecer su situación financiera, ha cumplido en un 85% el objetivo de desinversiones establecido en su Plan Estratégico hasta 2006. Culminó, en territorio nacional, las ventas de la red peninsular de transporte y de determinados activos inmobiliarios, y la de la participaciones que poseía en Repsol, el 7% de REE y la de su filial Made Tecnologías Renovables. Obtuvo con todas ellas 715 millones de plusvalías brutas.

En Latinoamérica, las desinversiones realizadas por Enersis en Chile han alcanzado los 384 millones, que se eleva a 604 si se añaden los 220 millones de deuda de las sociedades desinvertidas. Cabe advertir que el resultado neto hasta septiembre no se incluye ningún efecto positivo al respecto.

Redujo Endesa su esfuerzo inversor un 34,1%, hasta 1.518 millones, aunque incrementó un 10,5% las inversiones materiales en instalaciones eléctricas en España para mejorar la calidad del suministro y aumentar la capacidad.