EDITORIAL

Deudas al límite

Los niveles históricamente bajos del precio del dinero y el crecimiento paulatino de la renta real regular de las familias, junto con la inestabilidad de los mercados financieros y el efecto expulsivo que genera sobre el dinero han provocado que el endeudamiento de las familias alcance un nuevo récord en marzo. El Banco de España cifra en 461.353 millones de euros los pasivos totales de los hogares, con un saldo vivo de crédito a largo plazo de 361.104 millones, con crecimientos interanuales de dos dígitos, para financiar la compra cuasi compulsiva de vivienda.

El nivel de la deuda llega ya al 63,28% del PIB esperado para este año (729.000 millones de euros), guarismos que se tutean ya con los de las principales economías europeas y que la propia autoridad monetaria ha llegado a considerar peligrosos si se produjera una súbita subida de tipos de interés. La dudosidad de los créditos hipotecarios está en mínimos, cuando la toma de crédito está en máximos. Ningún problema mientras el crecimiento sostenga el actual nivel de empleo. Pero ¿hasta cuándo se mantendrá España como una isla en un mundo en práctica recesión?