Ferrocarril

Bombardier trae a España las dos primeras cabezas del AVE a Barcelona

El fabricante canadiense de ferrocarriles Bombardier Transportation anunció ayer la entrega en España de las dos primeras cabezas tractoras capaces de desarrollar velocidades punta de 330 km/h destinadas a la línea de alta velocidad Madrid-Barcelona.

La entrega forma parte del contrato de suministro de 16 trenes de alta velocidad que explotará Renfe y que fueron adjudicados al fabricante español Patentes Talgo hace dos años. En aquella ocasión la empresa de la familia Oriol acudió al concurso para el material del AVE en alianza con la empresa ADtranz, que posteriormente fue adquirida por Bombardier.

La empresa canadiense ha tenido especial interés en señalar que con la entrega cumple con el calendario establecido en su contrato. Aunque los directivos se cuidaron de establecer esa relación, 'el cumplimiento' se enmarca en el escenario de una obra que sufre retrasos generalizados.

En la comunicación realizada por Bombardier se reconoce que la velocidad punta de las dos cabezas tractoras que se entregan es de 330 kilómetros por hora, cuando el registro para el que se ha diseñado la línea es de 350 kilómetros por hora. Aunque oficialmente no se ha reconocido nunca esta rebaja en los parámetros con que se explotará el nuevo AVE, en alguna comunicación de Renfe ya se daba por hecha esta circunstancia. La menor velocidad de los trenes ha permitido reajustar la inversión en el desarrollo de los mismos, según explican fuentes del sector.

El contrato firmado en 2001 entre Renfe y el consorcio integrado por Bombardier y Talgo está valorado en unos 338 millones, de los que alrededor de 136 millones corresponden a la canadiense.

Bombardier fabricará las 32 cabezas tractoras correspondientes a los 16 trenes, así como el equipo eléctrico, el sistema de propulsión y los bojes.

La producción de las primeras cuatro cabezas se realiza en la factoría que Bombardier tiene en Kassel (Alemania), y la fabricación de las 28 restantes se hace de forma paralela en la planta que Talgo tiene en Las Matas, cerca de Madrid. La producción se completa en la fábrica de Trápaga (Vizcaya).

La fabricación de los coches de pasajeros, así como el montaje final de los trenes, se llevará a cabo en Las Matas, Madrid, y en Rivabellosa, en Álava.

El pedido completo de los 16 trenes debe entregarse a lo largo de los ejercicios de 2004 y 2005, aunque las primeras pruebas están previstas para este mismo año.

Una presencia creciente

Además de la alianza con Talgo para el AVE, Bombardier tiene acuerdos con otras compañías españolas, como la vasca Construcciones Auxiliares de Ferrocarriles (CAF), para la fabricación de 405 vagones de ferrocarril en México. Igualmente, ha suscrito un contrato con Aeropuertos Españoles y Navegación Aérea (AENA) para la construcción de una cinta transportadora de pasajeros de la nueva terminal del aeropuerto de Madrid-Barajas. La división aérea de la compañía canadiense vendió en 2000 a la aerolínea Air Nostrum 44 aviones para la renovación de su flota, en una operación valorada en 813,2 millones. Bombardier tiene una plantilla de 400 empleados en sus dos fábricas españolas: la de Alcobendas en Madrid y la de Trápaga en Vizcaya.