lucha antiterrorista

Aznar pide a la ONU unificar las listas de grupos terroristas

El presidente español intervino ayer ante el comité contra el terrorismo, cuya presidencia de turno ostenta España como miembro del Consejo de Seguridad y que fue creado tras los atentados contra EE UU del 11-S. Antes, mantuvo una reunión con el secretario general de la organización, Kofi Annan.

Aznar hizo hincapié en la necesidad de 'vigorizar' el comité contra el terrorismo y en la creación de una lista general de organizaciones terroristas a semejanza de la que ya tiene el mismo comité para grupos y personas vinculados con Al Qaeda y los talibanes.

El objetivo es unificar los listados similares que tienen el Departamento de Estado de EE UU, la Unión Europea y la propia ONU para mejorar, dice Aznar, la lucha contra el terrorismo y que esa lista sirva de referencia a todos los países.

En los listados actuales está incluida ETA, y España ha iniciado ya las gestiones para que se incorpore también a Batasuna, una vez que la justicia española ha ratificado la ilegalización de este grupo por sus vinculaciones con la banda terrorista.

El jefe del Ejecutivo propuso también al comité contra el terrorismo incrementar la colaboración internacional en esta materia e inscribirla de modo regular en los programas de cooperación con diversos países.

Fuentes del Gobierno precisaron que eso no significa condicionar la ayuda al desarrollo de determinados países, sino otorgar fondos adicionales para luchar contra el terrorismo.

Voz a las víctimas

En esa cooperación, Aznar cree que el Banco Mundial y el grupo de los siete países más industrializados (G-7), más Rusia, están llamados a desempeñar un papel 'particularmente relevante'. Aznar también planteó la necesidad de 'dar voz' a las víctimas del terrorismo mediante la creación de un mecanismo institucional que pueda servir de foro a estos afectados para conocer sus problemas y necesidades y actuar en consecuencia.

Aznar pidió a los representantes del Consejo de Seguridad que se articulen procedimientos para evitar que los grupos terroristas puedan servirse del sistema de la ONU para hacer llegar a la opinión pública su mensaje.

El Gobierno quiere impedir situaciones como la que protagonizó el dirigente de Batasuna Arnaldo Otegi cuando se le permitió utilizar las instalaciones de la ONU en Ginebra para ofrecer una conferencia de prensa.

Sin legitimación

El presidente del Gobierno español instó a privar a los terroristas de 'toda huella de legitimación', dejar al descubierto los pretextos que utilizan, luchar contra la proliferación de armas de destrucción masiva y la disponibilidad de las mismas por estos grupos, y desmantelar las redes económicas que los alimentan.

Defendió también 'la tolerancia cero frente al terrorismo, que debería figurar en primer lugar en cualquier código de conducta de la comunidad internacional'.

El presidente del Gobierno destacó en su intervención que el terrorismo es una amenaza contra toda civilización, contra la democracia y contra la paz y la seguridad internacionales. 'El terrorismo es uno, a pesar de sus mil caras, y no hay terrorismos domésticos y terrorismos internacionales, ni viejos o nuevos, o de primera o de segunda; no es un asunto de éste o aquel país, es un asunto de todos', recalcó.

Para Aznar, el terrorismo es una amenaza que 'proyecta una larga sombra sobre el futuro' y, como tal, hay que combatirlo con 'tenacidad sostenida' porque 'es un mal amenazador, pero no invencible'. Aznar se refirió al proceso de paz de Oriente Próximo para pedir su reactivación mediante la aplicación de la denominada Hoja de Ruta.