Comercio exterior

España es el país con mayor caída de la exportación en la UE hasta septiembre

La recuperación experimentada por las exportaciones españolas durante el tercer trimestre de este año, que han permitido recuperar las tasas de crecimiento positivas tras tres trimestres consecutivos de caídas, no ha sido suficiente, sin embargo, para impedir que España se mantenga como el país de la Unión Europea con mayor deterioro de sus ventas exteriores, y también en las importaciones, al cierre de los nueve primeros meses.

Los datos avanzados por la oficina de estadística comunitaria, Eurostat, elevan las exportaciones españolas entre enero y septiembre a 92.400 millones de euros, lo que supone una caída del 5% respecto a los mismos meses de 2001. Una tasa negativa a la que sólo se aproxima Francia, cuyas ventas exteriores caen el 4% en el periodo.

Otros países que presentan también descensos en su actividad exportadora son Grecia (-3%); Italia, Holanda, Finlandia y Reino Unido, todos con un 2%; y Suecia y Luxemburgo, con el 1%.

Alemania se mantiene estable con un crecimiento inferior al 1% en sus exportaciones, y los mejores resultados corresponden a Austria y Bélgica, que suben un 4% y un 3%, respectivamente.

Un escenario parecido se refleja en las importaciones. España, con un descenso del 9%, hasta 118.000 millones de euros, sufre la mayor caída, seguida de Portugal y Francia, que bajan el 8% y el 7%, respectivamente. Importante es también el deterioro del 6% en las compras exteriores de Alemania, del 4% en Italia, y del 3% en Holanda, Finlandia, Suecia y Reino Unido.

Este mal comportamiento generalizado de las compras de la UE, por la desaceleración de las economías, es la causa principal de la caída de las exportaciones españolas. Los mercados comunitarios son el destino del 73% de las ventas españolas en el exterior y sólo Francia y Alemania, nuestros primeros clientes, aportan el 30% del total.

Los datos de Eurostat recogen también la significativa corrección del déficit de la balanza comercial española, que en los nueve primeros meses es un 21,2% inferior al del mismo periodo del año pasado. A pesar de esta mejoría, la más importante de los Quince, España sigue teniendo el mayor desequilibrio comercial de la zona euro, con 25.600 millones de euros, que es también el segundo mayor entre los Quince, superado únicamente por Reino Unido, con 49.400 millones de euros.

Otros países con saldo negativo en su balanza comercial son Grecia, con 15.700 millones; Portugal, con 10.000 millones, y Luxemburgo, con 2.300 millones.

El mejor resultado lo tiene, una vez más, Alemania, que cierra los nueve primeros meses de 2002 con un superávit comercial de 94.900 millones de euros, un 35,2% superior al de los mismos meses del ejercicio precedente.

El excedente comercial de la zona euro crece el 147%

Eurostat ha hecho públicas también las primeras estimaciones del comercio exterior de octubre, mes en el que la zona euro registró un excedente en sus intercambios con el resto del mundo de 8.700 millones de euros, lo que supone un descenso del 13,8% respecto a los 10.100 millones de un año antes. Sin embargo, el excedente acumulado durante los 10 primeros meses de este año se eleva hasta 84.900 millones de euros, cifra un 146,8% superior a los 34.400 millones del mismo periodo de 2001. Respecto al conjunto de la UE, el saldo de intercambios con países terceros registró un excedente de 200 millones de euros el pasado octubre, frente a 3.400 millones de octubre de 2001. En los 10 primeros meses del año, la UE registró un excedente de 3.300 millones de euros frente al déficit de 45.000 millones en el mismo periodo del año pasado. La oficina estadística de la CE destaca también que 'la evolución de los intercambios comerciales de la UE con sus principales socios no ha sido uniforme' entre enero y septiembre. Los descensos más importantes correspondieron a las importaciones de Japón (-14%), Estados Unidos (-12%) y Noruega (-7%), así como a las exportaciones a Japón y Suiza (-6% en ambos casos). Las mayores subidas corresponden a las importaciones de República Checa (+10%) y Turquía (+6%), y a las exportaciones a Turquía (+16%), Rusia (+13%) y China (+11%). El comercio entre la UE y Estados Unidos se caracterizó por un aumento del excedente de los Quince.