_
_
_
_
Derivados

Diferencial de opciones

Esta estrategia permite sacar partido a las oscilaciones, tanto al alza como a la baja, que experimentan los mercados de valores

El miércoles, el índice Ibex 35 estaba entorno al nivel de los 5.900 puntos, había caído un 8,7% en las cinco últimas sesiones y usted piensa que esta bajada refleja de forma suficiente la situación macroeconómica y de política internacional y las incertidumbres sobre los beneficios empresariales. Los inversores se mantienen a la espera de evidencias acerca de si el mercado se recuperará o no. Esto puede significar un periodo lateral antes de saber si la Bolsa subirá o no. En este escenario, podemos utilizar una estrategia con opciones para beneficiarnos de esta situación.

La estrategia consiste en la compra de una put (opción de venta) o de una call (opción de compra) cuyo vencimiento está alejado en el tiempo, y en la venta de una call o de una put de vencimiento próximo y con el mismo precio de ejercicio, es decir, construir un diferencial temporal.

Como la opción alejada es más cara que la próxima en el tiempo, tendremos que pagar el diferencial de las primas. Este diferencial es la pérdida máxima que podemos tener.

El diferencial de las primas de las opciones es la mayor pérdida que se puede tener

Este diferencial se beneficia del paso del tiempo. El precio de la opción con vencimiento próximo baja de forma mucho más rápida que el precio de la opción de vencimiento alejado. La consecuencia es que el diferencial se ensancha, o se hace más rentable en el tiempo, siempre y cuando el activo subyacente no se aleje de su precio de ejercicio.

La ganancia máxima se produce cuando, en el vencimiento, el subyacente está al mismo nivel que el precio de ejercicio. La primera opción vencerá sin valor y la opción diferida tiene aún valor temporal, lo que hace el diferencial muy rentable.

Supongamos que usted piensa que una subida del Ibex 35 empezará en noviembre y que, mientras, el índice permanecerá en un rango lateral. Comprará una opción call de diciembre con precio de ejercicio 5.900, acorde con el nivel actual del índice, y venderá una call con vencimiento noviembre. En el mercado, el precio que hay que pagar por la opción de diciembre es, hoy, de 581 euros, y por la venta de la opción de noviembre se puede obtener 482 euros. Por tanto, el inversor tendrá que desembolsar 99 euros (581 - 482). Si el escenario previsto se produce, el diferencial se irá ampliando, la opción de noviembre cada vez valdrá menos con relación a la de diciembre.

Además, si el 15 de noviembre el Ibex no se ha movido, la opción call vendida expira sin valor, y al inversor le quedará una opción call comprada a un bajo precio -sólo el diferencial de las primas fue desembolsado-, que se puede beneficiar de la subida de diciembre.

La pérdida máxima, es decir, la pérdida del diferencial pagado, se produce si el mercado sube o si cae de forma rápida. En el primer caso porque el diferencial de las primas entre las opciones tiende a cero (al tener mucho valor intrínseco las dos opciones y ser menos importante el valor temporal), en el segundo caso porque ambas opciones están fuera del dinero (out the money) y se pierde la diferencia entre ambas.

Mayor diferencial entre las primas

Esta estrategia se puede usar también para beneficiarnos de una ampliación en el diferencial entre las primas. Si se apuesta al diferencial, desharemos la posición cuando pase el tiempo. La opción vendida (vencimiento próximo) habrá perdido valor temporal y su valor intrínseco no habrá aumentado al estar el mercado en movimiento lateral.

En proporción, la opción comprada no habrá perdido tanto valor temporal ya que le queda mayor tiempo a vencimiento. La consecuencia es que el diferencial se habrá ensanchado. Podemos deshacerlo comprando la opción vendida (la de noviembre) a un menor precio y vendiendo la comprada (la de diciembre).

Si el escenario que usted prevé es de movimiento lateral del índice y luego caída en vez de subida, la estrategia a desarrollar es un diferencial temporal con opciones de venta o puts, en lugar de calls. En este caso compramos la put de vencimiento alejado y vendemos la put de vencimiento próximo. Si apostamos sólo al diferencial, tanto las puts como las calls servirán.

Newsletters

Inscríbete para recibir la información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti
¡Apúntate!

Archivado En

_
_