La telefónica alemana baja la rentabilidad de la emisión

La emisión está compuesta por 4.500 millones de euros de títulos denominados en euros a cinco y diez años y otros 500 millones de dólares (545 millones de euros) de bonos a 30 años denominados en dólares.

La compañía recortó la rentabilidad de los bonos a 30 años hasta un 9,2% o 9,25%, entre un 3,4% o un 3,45% más que los títulos del Tesoro con vencimeinto similar.

En el tramo a cinco años, denominado en euros, la rentabilidad quedará entre el 7,28% y 7,38%, de un 2,3% a un 2,4% más que la tasa de referencia. Otras telefónicas con calificaciones similares ofrecen un diferencial inferior, de en torno a un 2,2%.

Por su parte, los bonos a 10 años pagarán un 2,5% y 2,6% más que los tipos de referencia, es decir, tendrán un rendimiento de entre 7,9% y el 8%.

Según los analistas de Bank of America, 'la colocación está atrayendo mucho interés', dado que las rentabilidades son mucho más elevadas que las de otras telefónicas.

Además, Deutsche Telekom se ha comprometido a pagar intereses aún más altos si la calificación de riesgo es rebajada. Los intereses de cada título subirán un 0,5% si las dos principales agencias de riesgo, Moody's y S&P, reducen las calificaciones un escalón. Moody's tiene una calificación de Baa1 para la operadora y Standard & Poor's, de BBB+, ambas con perspectiva estable. Desde principios del año 2000, Moody's ha rebajado cinco niveles la calificación del valor, y S&P, cuatro grados.

La compañía ofreció inicialmente intereses más altos para atraer a los inversores, ya que coincidió el inicio de la colocación con la rebaja de calificación de Worldcom hasta el nivel de bono basura. En principio, la operadora esperaba obtener hasta 8.000 millones de euros en la colocación de bonos, pero posteriormente rebajó la cantidad hasta 5.000 millones. Además, se vio obligada a retrasar la emisión unas semanas hasta después de presentar los resultados.

Las cuentas de la alemana, sin embargo, fueron mucho peores de lo esperado. Además, el grupo ofreció pocos detalles sobre cómo planea reducir la abultada deuda que mantiene, cercana a 67.000 millones de euros.