Informe del Banco de España sobre la inspección efectuada al BBVA

1. INTRODUCCIâN

Los días 10 de enero y 8 de febrero de 2001 se recibieron en Banco Bilbao Vizcaya Argentaria SA (BBVA) sendos ingresos por 33.854 y 3.573 millones de pesetas. La entidad había ya contabilizado esos ingresos como resultados extraordinarios del año 2000 mediante dos apuntes de 33.843 y 3.500 millones de pesetas respectivamente, con cargo a una cuenta a cobrar; dicha cuenta se canceló al recibir los ingresos, abonándose a resultados extraordinarios de 2001 los 84 millones de diferencia.

El origen de este resultado extraordinario se encuentra en la existencia de fondos pertenecientes al Banco Bilbao Vizcaya Argentaria (BBVA) que no estaban reflejados en su contabilidad y que, con motivo del cierre de las cuentas del año 2000, se decidió introducir en la misma.

El presente informe refleja las conclusiones de los trabajos realizados por la Inspección del Banco de España, entre enero de 2001 y febrero de 2002, en relación con el origen de esos ingresos y sobre la base de la documentación suministrada por BBVA.

2. ANTECEDENTES

Las investigaciones se pueden dividir en tres periodos:

A) Actuaciones preliminares

Los ingresos extraordinarios de 37.343 millones de pesetas fueron comunicados al Gobernador del Banco de España por los Presidentes de BBVA en reunión mantenida el 19 de enero de 2001 y fueron detectados en el mismo mes de enero por el equipo de inspección encargado del seguimiento de la cuenta de resultados consolidada del grupo BBVA.

En los meses siguientes se mantuvieron diversas reuniones entre miembros de la Dirección General de Supervisión y el entonces Interventor General y actualmente Director General Financiero de BBVA Sr. Cano, designado por la entidad como interlocutor ante el Banco de España en relación con estas

actuaciones preliminares. En dichas reuniones, el Sr. Cano ofreció diversas explicaciones y aportó alguna información, que resultaba insuficiente para explicar el origen y evolución de las operaciones que habían dado lugar a esos saldos.

B) Encargo de un informe al Presidente de la Comisión de Control de BBVA

Por todo ello, el día 7 de junio tuvo lugar una reunión a la que asistieron por parte del Banco de España el Subgobernador y el Director General de Supervisión y por parte de BBVA el Presidente de la Comisión de Control del Consejo de Administración, Sr. Muguruza. La finalidad de esa reunión era encargar al Sr. Muguruza que realizara un informe sobre el origen, evolución y cancelación de los fondos pertenecientes a BBVA que habían estado al margen de su contabilidad. En la citada reunión, el Sr. Muguruza manifestó que conoció este ingreso a principios del año 2001 y que, para decidir cómo recoger el mismo en las cuentas anuales de 2000, tuvo una reunión con el entonces Interventor General Sr. Cano Y el auditor externo en la que se resolvió que se incluyera en resultados extraordinarios compensando el saldo negativo derivado de la contabilización de las minusvalías por diferencias de cambio . Para concretar el mandato, el Subgobernador remitió un escrito al Sr. Muguruza en el que se le especificaba que dicho informe debería finalizarse no más tarde del 15 de septiembre de 2001 y que, además de especificar el origen, evolución y cancelación de los citados fondos, debería recoger el detalle de los pagos realizados, aclarar hasta cuándo se utilizaron esos fondos para financiar acciones propias o de sociedades del grupo y especificar qué Directores Generales y miembros del Consejo de Administración del banco habían estado involucrados en esta operativa o conocían la existencia de la misma; se solicitaba asimismo que manifestara que no consta que después de realizar estos ingresos subsistiera saldo alguno perteneciente al banco fuera de las cuentas del mismo. Como anexo al informe debería figurar toda la documentación que lo soportara y justificara, documentación que se pondría, junto con el informe, a disposición del Banco de España.

Mediante escrito de 18 de septiembre dirigido al Subgobernador, el Sr. Muguruza comunicó que, de acuerdo con el encargo recibido, se había elaborado el informe que, junto con la documentación anexa, se encontraba a disposición del Banco de España; el día 20 de septiembre el Sr. Muguruza mantuvo una reunión con el Subgobernador y el Director. General de Supervisión del Banco de España con la finalidad de comentar el contenido del citado informe .

Siguiendo instrucciones del Director General de Supervisión, los inspectores firmantes del presente informe nos personamos el día 24 de septiembre en la sede de BBVA en Madrid, donde fuimos recibidos por el Director General de Auditoría y, Control de la entidad, Sr. Pérez, quien nos hizo entrega del informe mencionado en el párrafo anterior junto con la documentación anexa. Dicho informe, con fecha 17 de septiembre y sin firma, se compone de un cuerpo de 24 páginas y, de tres archivadores con documentación de distinta naturaleza, toda ella referenciada en el cuerpo del informe.

Por otra parte, el día 25 de septiembre el Presidente de BBVA, Sr. Ybarra, y el Vicepresidente 1º y Consejero Delegado, Sr. Uriarte, mantuvieron una reunión en el Banco de España con el Gobernador y el Subgobernador en la que se informó de que los 19.266.186 dólares que salieron de la cuenta de Sharington en Jersey en marzo de 2003 se habían destinado a constituir unos fondos de pensiones en American Life Insurance Company (ALICO) a nombre de determinadas personas por si fuera necesario tomar un posicionamiento en Bancomer y que, como dicho posicionamiento finalmente no fue necesario, esos fondos retornaron.

Una vez analizado el informe de BBVA Y revisada la documentación facilitada, se llegó a la conclusión de que la solicitud realizada el 7 de junio por el Banco de España al Presidente de la Comisión de Control de BBVA no se podía considerar cumplimentada ni en lo relativo a la justificación de! origen y evolución de los fondos que habían originado los 37.313 millones de resultados extraordinarios ni para determinar qué Directores Generales y miembros del Consejo de Administración del banco habían estado involucrados en esta operativa conocían la existencia de la misma. En cuanto a las otras dos cuestiones planteadas en el escrito del Subgobernador, en lo que respecta a la financiación de acciones propias o de sociedades del grupo, se indica en el cuerpo del informe que, con posterioridad a mayo de 1992, no se ha realizado "ningún tipo de operación de

autocartera respecto de acciones de BBV, ni de BBVA, distintas de las reflejadas en cada momento en los estados financieros de dichas entidades"; en lo concerniente a la existencia de otros saldos fuera de las cuentas del banco, en las conclusiones del informe se manifiesta que “extinguida la operatoria en la fecha descrita por decisión de la entidad, a partir de la misma no existe ningún tipo de patrimonio, ni negocio que no luzca en los estados financieros de BBVA”.

C) Requerimiento de información realizado por la Comisión Ejecutiva

Por todo ello, con fecha 19 de octubre de 2001 la Comisión Ejecutiva del Banco de España, mediante escrito firmado por el Director General de Supervisión, requirió a BBVA para que en el plazo de 20 días remitiera al Banco de España las aclaraciones y soporte documental sobre 13 puntos concretos que estaban insuficientemente documentados en el informe de 17 de septiembre de 2001 emitido para cumplimentar el requerimiento de del Subgobernador del Banco de España al Presidente de la Comisión de Control de BBVA. Además de esos 13 puntos, también se solicitaba a BBVA que recopilase y facilitase la documentación necesaria para permitir verificar la operativa realizada por una de las estructuras (Amelan Foundation) que existiera al margen de la contabilidad. Finalmente, en el citado escrito se indicaba que, en caso de que no se pudiera documentar adecuadamente alguno de los puntos señalados, se explicara la causa de esa carencia o imposibilidad.

BBVA contestó al Banco de España mediante dos escritos fechados el día 14 de noviembre. El primero de ellos, dirigido al Director General de Supervisión, estaba remitido por la Presidencia de BBVA y firmado por los Sres. Ybarra y González y se acompañaba de siete anexos con la documentación soporte de parte de lo señalado en dicho escrito; el segundo, dirigido al Gobernador del Banco de España, estaba firmado por el Sr. Ybarra e iba acompañado de dos anexos de documentación soporte.

En el segundo de los escritos citados en el párrafo anterior el Sr Ybarra indicaba que, en relación con las personas que han intervenido en la operación con ALICO, en su poder y. a disposición del Banco de España se encontraba un sobre conteniendo la información al respecto; por escrito de 5 de diciembre se le pidió por el Gobemador que procediera a remitirla al Banco de España, lo que hizo ese mismo día. Con fecha 27. de diciembre el Director General de Supervisión envió un escrito al Sr. González, que en ese momento ya era Presidente único de BBVA, en el que se le pedía que solicitara a ALICO confirmación de la relación de personas que celebraron un contrato de constitución de fondo de pensiones, con indicación del importe correspondiente a cada una de ellas. Con fecha 13 de febrero de 2002 se ha recibido en el Banco de España contestación a esa solicitud.

Después de analizar los dos escritos de contestación fechados el 14 de noviembre, así como la documentación que se acompañaba, se realizó un informe de fecha 20 de diciembre de 2001 valorando el grado de cumplimentación del requerimiento de la Comisión Ejecutiva. En dicho informe ya se resaltaban las carencias y limitaciones que se observaban, después de una primera aproximación, en la documentación puesta. a disposición del Banco de España para verificar la operativa realizada en Amelan Foundation. Una vez analizada con más detalle esta documentación, se llegó a la conclusión de que no era suficiente para verificar dicha operativa por lo que el 24 de enero de 2002 se envió un escrito al Presidente de BBVA Sr. González solicitando que la entidad proporcione un interlocutor, obtenga y valide la documentación que permita conocer y acreditar las operaciones realizadas por Amelan y ordene la citada documentación. El 19 de febrero de 2002 se ha recibido escrito de contestación del Sr. González en el que designa un interlocutor y señala que el tiempo necesario para ordenar y clasificar la documentación archivada se estima en unos 2 meses.

Cono anexo nº 1 se recoge una relación de los escritos elaborados en el Banco de España sobre el tema de referencia y se adjunta una copia de los mismos.

Como anexo nº 2 se recoge una relación de toda la documentación facilitada por BBVA (2/ l), copia del informe encargado al Presidente de la Comisión de Control (2/2), copia de la contestación al requerimiento de la Comisión Ejecutiva firmado por los dos presidentes (2/3), copia de la contestación firmada por el Sr. Ybarra (2/4), copia de la relación de personas receptoras de los fondos de pensiones constituidos en ALICO facilitada por el Sr. Ybarra (2/5), copia de la contestación recibida el 13 de febrero referente a los titulares de los fondos de pensiones constituidos en ALICO (2/6) y copia de la contestación recibida el 19 de febrero en relación con el análisis de la documentación referente a la operativa de Amelan (2/7).

Como anexo nº 3 se recoge un esquema de los flujos de fondos de toda la operativa analizada en este informe, que se puede resumir, básicamente, en la existencia de dos estructuras, una en Liechtenstein (Amelan Foundation) y otra en Jersey (Trust T. 532 y Sharington Company Inc.), en las que se han mantenido y gestionado patrimonios que pertenecían a BBV (luego BBVA) pero que estaban fuera de su contabilidad y al margen de su control como institución.

Como anexo nº 4 se recoge una relación de las personas intervinientes en toda la operativa, elaborada sobre la base de lo señalado por el Sr. Ybarra en los escritos de contestación al requerimiento de la Comisión Ejecutiva del Banco de España.

3. DESCRIPCIâN Y VALORACIâN DE LA OPERATIVA REALIZADA A TRAVES DE AMELAN FOUNDATION

A efectos expositivos, la operativa realizada en Amelan se divide en tres apartados: descripción del origen de los fondos que dieron lugar a la creación de Amelan (apartado 3.1), constitución y características de Amelan (apartado 3.2) y otros ingresos y pagos realizados en Amelan y conocidos por la inspección (apartado 3.3). A su vez, dentro de cada uno de esos tres apartados, se sigue un mismo esquema descriptivo: relación de hechos según la entidad, acreditación de esos hechos y valoración de la operativa. La descripción de la evolución de los fondos de Amelan, así como la problemática de su revisión por parte de la inspección, se comentan en el capítulo 6 de este informe.

3.1 Origen de los fondos: Operativa con autocartera

3.1.1. Relación de hechos según la entidad

En el año 1987 Banco de Vizcaya (BV) encargó a UBS la creación de una estructura que le permitiera adquirir acciones propias de una forma oculta para defenderse de las operaciones realizadas por D. Javier de la Rosa tendentes a tornar una fuerte posición accionarial en el banco. Dicha estructura se concretó en cuatro sociedades constituidas en Jersey . A través de las mencionadas sociedades, con financiación de UBS y SBS, se adquirieron acciones de BV. Los préstamos otorgados por UBS y SBS estaban avalados por la sucursal de BV en Londres.

Las cuatro sociedades se constituyeron en Jersey en noviembre de 1987 con un capital de 5.000 libras cada una, siendo los accionistas constituyentes por terceras partes iguales Nominal Ltd., Volaw Trust R. Corporate Services Ltd. y St. James House Nominees . Posteriormente estos titulares se sustituyeron, quedando como accionistas de cada sociedad, a partes iguales, las otras tres sociedades.

Los consejeros de las sociedades eran los Sres. Sáenz Azcúnaga, Toledo, Zubiría y Galíndez, los tres últimos Consejeros de BV y el primero Director General.Los Sres. Ibáñez y Simeón (ambos también de BV) eran, a su vez, apoderados de dos sociedades cada uno.

A 30 de noviembre de 1988, una vez fusionados BV y Banco de Bilbao (BB), la situación era la siguiente:

Sociedad Abreveux Ballintrae Coriander Darjon Total

Préstamo concedido

Moneda USD USD CHF CHF

Importe (en millones) 50 50 82,9 82,9

Acciones adquiridas

Nº de títulos 984.230 974.229 1.267.786 1.267.786 4.494.031

% de participación 0,88% 0,87% 1,13% 1,13% 4,01%

Coste de adquisición (en 46,9 46,4 82,9 82,9

millones)

Coste de adquisición (contravalor en millones) 5.400 5.393 5.067 5.067 20.927

Los costes financieros de los préstamos se pagaban con venta de acciones. Así, por ejemplo, en el año 1988 se vendieron 2,03.700 acciones. La última información existente sobre la posición mantenida por las cuatro sociedades corresponde al 6 de septiembre de 1989 y es la siguiente :

Sociedad Abreveux Bailintrae Coriander DarJon TOTAL

Número de acciones 953.792 953.032 1.353.435 1.353.435 4.613.694

% s/ capital

0,79% 0,79% 1,12% 1,12% 3,82%

COSTE TOTAL

En divisa (en miles) (1) 42.139 42.160 81.739 81.739

En millones de pts. (2) 5.267 5.270 5.885 5.885 22.308

COSTE POR ACCIâN

En divisa (1) 44,18 44,24 60,39 60,39

En pts. (2) 5.523 5.530 4.348 4.348 4.835

Precio de mercado en

millones de pts. (3) 8.422 8.415 11.951 11.951 40.739

Plusvalía latente en

millones de pts. 3.155 3.145 6.066 6.066 18.431

(1) Abreveux y Ballintrae en dólares. Coriander y Dadon en francos suizos

(2) Tipo de cambio utilizado: d6lar 125 pesetas y franco suizo 72 pesetas

(3) 8.830 pesetas por acción

Según lo señalado por el Sr. Ybarra en el escrito de contestación de los presidentes de BBVA al requerimiento de información de la Comisión Ejecutiva, en 1989 la Comisión Delegada Permanente del Consejo de Administración (CDP) de BBV tuvo conocimiento, a través del Sr. Toledo, de la existencia de la autocartera y decidió liquidarla . El Sr. Ybarráindica que no es posible precisar la fecha concreta de la decisión, de la que no hay constancia documental, pero que, probablemente, tuvo lugar en el último trimestre de 1989. Los miembros de la CDP en aquel momento eran los Sres. Sánchez Asiaín, Toledo, Ybarra, Collar, Aguirre, García Moncé, Calindez, Lipperheide, Zubiría y Prado. Desde ese momento y hasta diciembre de 1991 se vendieron acciones, generando plusvalías suficientes para cancelar la totalidad de la financiación. En enero de 1992 solamente quedaban 2.465.000 acciones sin vender. Según el Sr. Ybarra, él mismo encargó al Sr. Corcóstegui (entonces Director General con responsabilidades de mercados de capitales y tesorería) la venta de las acciones.

En diciembre de 1991 se liquidaron las cuatro sociedades de Jersey, produciéndose su baja registral el 8 de enero de 1992. Las 2.465.000 acciones de BBV y los fondos sobrantes de la venta y cancelación de los préstamos (1.473,5 millones en contravalor en pesetas) se ingresaron en una nueva estructura jurídica creada al efecto (Amelan) que se comenta en el apartado 3.2.

3.1.2. Acreditación de los hechos

La información facilitada por BBVA en el informe encargado al Presidente de la Comisión de Control sobre esta operación se ciñe, en general, a escritos (sin firma ni membrete) descriptivos de la operación y a la información registral de la constitución y liquidación de las cuatro sociedades. BBVA no ha suministrado información alguna sobre la concesión y cancelación de los préstamos que financiaban la operación ni sobre lo ocurrido a partir de septiembre de 1989, por lo que no se pueden determinar ni las fechas de compra de las acciones, ni las fechas de concesión y cancelación de los préstamos, ni cómo se pasa de las 4.613.694 acciones financiadas por UBS y SBS a 6 de septiembre de 1989 a los fondos y acciones ingresados en Amelan entre enero y marzo de 1992.

Debido a estas carencias, en el requerimiento de información realizado por la Comisión Ejecutiva se solicitó expresamente documentación “de la venta de la autocartera de BBV en poder de las sociedades constituidas en Jersey en 1987 y cancelación de los préstamos de UBS y SBS con, los que se financió la adquisición de esa autocartera”. En la contestación se señala que, puestos en contacto con el despacho de abogados de Jersey (Volaw Trust) que había sido utilizado en su día por BV para la constitución de las citadas sociedades, aquél contestó por escrito de 8 de noviembre de 2001. En dicho escrito, adjuntado a la contestación, el despacho manifiesta que la documentación referida a las cuatro sociedades había sido recientemente destruida ya que no están obligados a mantener información por más de 10 años .

En cuanto a la cancelación de los préstamos, BBVA no ha solicitado información a UBS y SBS sobre el particular.

Respecto a las personas intervinientes no se acredita ni el conocimiento ni, por lo tanto, la decisión de la CDP de liquidar la autocartera (hemos revisado las actas de la CDP del último trimestre de 1989, confirmando que en dicho periodo no hay mención alguna a este asunto). Tampoco se acredita el encargo de venta realizado al Sr. Corcóstegui, ni el nombramiento como apoderados de los Sres. Ibáñez y Simeón. En cambio, en el escrito de Volaw Trust anteriormente citado, se informa de que los consejeros de las cuatro sociedades de Jersey eran, al parecer 10, los Sres. Saénz Azcúnaga, Galíndez, Toledo y Zubiría.

3.1.3. Valoración de la operativa

Aunque la información facilitada es escasa, las líneas generales de la operación parecen claras. Se ha acreditado que las sociedades han existido y se han facilitado datos en papeles que parecen auténticos; incluso, los intentos de hacerse con el control de BV por parte de D. Javier de la Rosa fueron conocidos públicamente en su momento. Por otro lado, las carencias de información pueden ser comprensibles dado el tiempo que ha transcurrido y dado que las personas que las ejecutaron han fallecido o están fuera del grupo BBVA.

No obstante, la carencia de información anteriormente señalada impide saber si todos los beneficios obtenidos por la venta de las acciones fueron ingresados en las cuentas de Amelan. Para realizar una prueba de razonabilidad que permitiera comprobar este aspecto nos encontramos con dos limitaciones importantes: no conocemos las fechas de enajenación de las acciones vendidas antes de entrar los fondos en Amelan 11, ni las fechas y tipos de liquidación de los préstamos. A continuación se recoge un ejercicio de comparación de los costes de adquisición de las acciones con los importes que se habrían obtenido en diferentes fechas en el supuesto de que en esas fechas se hubieran vendido todas las acciones salvo las 2.465.000 que entran en Amelan 12:

Fecha Número de títulos Importe del coste sin aplicar costes financieros (millones de pesetas) Cotización (pesetas)

Ingresos por ventas (millones de pesetas) Diferencia entre ingresos y costes (millones de pesetas)

6-sep-89 3.381.194 22.307 8.830 29.856 7.549

14-ene-91 6.762.388 20.601 2.260 15.283 -5.283

* El número de acciones a 14 de enero de 1991 es el doble que las existentes a 6 de septiembre de 1989 debido a un split realizado el 26 de marzo de 1990.

**El coste sin aplicar costes financieros se ha calculado como el contravalor en pesetas del saldo de los préstamos concedidos (84,299 millones de dólares y 163,478 millones de francos suizos) utilizando los tipos de cambio de esas fechas: 125 pts/usd y 72 Pts/chf para 6-sep-89 y 97 pts/usd y 76 pts/chf para el 14-ene-91.

El flujo neto habría oscilado entre 7.549 y 5.318 millones de pesetas. BBV ingresó en Amelan 1.473,5 millones de pesetas. Por tanto, la conclusión que se puede obtener con la información disponible es que los fondos que entraron en Amelan podrían ser la totalidad de los resultantes después de la liquidación de los préstamos, pero la horquilla de flujos netos posibles es tan alta que no podemos concluir, con un mínimo de razonabilidad, si esos 1.473,5 millones de pesetas son realmente la totalidad de los fondos obtenidos. Por otra parte, la liquidación de las cuatro sociedades de Jersey se produce en diciembre de 1991, en tanto que los ingresos en las cuentas de Amelan tienen lugar, básicamente, entre el 31 de enero y el 10 de febrero de 1992, por lo que no sabemos qué pudo ocurrir en el periodo intermedio.

En lo relativo a las personas u órganos intervinientes, el Sr. Ybarra señala, en el escrito de contestación de los presidentes de BBVA al requerimiento de la Comisión Ejecutiva, que la decisión de liquidar la autocartera la tomó la CDP13 . En este sentido, se resalta que de todas las operaciones que se analizan en este informe, ésta es la única en que, según las explicaciones facilitadas, la decisión se ha tomado por un órgano de gobierno de BBV. Dicha decisión, sin embargo, no ha podido ser documentada, sin que el Sr. Ybarra haya podido siquiera precisar la fecha en que se produjo. Por otra parte, es extraño que desde el último trimestre de 1989 (que es cuando, según el Sr. Ybarra, probablemente toma la decisión de liquidar la autocartera) hasta la entrada de los fondos en Amelan no se haya facilitado información cuantitativa alguna sobre la evolución de las ventas de las acciones. La última información disponible sobre el estado de la autocartera es el cuadro de fecha 6 de septiembre de 1989 recogido en el apartado 3. 1. 1.

En definitiva, ésta es una operación de carácter irregular sobre cuyo fondo (adquisición de autocartera de BV con préstamos de UBS y posterior venta de la misma con cancelación de los préstamos y traspaso de todo el beneficio obtenido a Amelan) la entidad se ha limitado a aportar información meramente descriptiva, pero sin acreditación documental alguna. Debido a su antigüedad, las carencias de documentación pueden ser comprensibles aunque no se entiende muy bien cómo no se puede aportar ningún tipo de información de las ventas realizadas desde que se toma la decisión de liquidar la autocartera hasta la entrada en Amelan: éste es el periodo más reciente. Tampoco se entiende que la recepción de los fondos y acciones en Amelan se produzca cuando las sociedades de Jersey estaban ya disueltas y dadas de baja en el registro, sin que se nos haya ofrecido información alguna sobre la situación de esos fondos y acciones durante el periodo intermedio. Por otra parte, hay que resaltar que desde que, según señala el Sr. Ybarra, se decide liquidar la autocartera y reordenar la situación hasta que se constituye Amelan, transcurre un periodo de unos 2 años.

En todo caso, se trata de una operación que se realizó al margen de la contabilidad y control de BV (posteriormente BBV). Las sociedades no estaban contabilizadas en BV o BBV y por tanto la autocartera no estaba contabilizada en los estados consolidados del grupo; en este sentido no se nos ha suministrado información sobre si los avales concedidos por BV Londres fueron contabilizados. Además, esta operación produjo una inefectividad del capital no declarada al estar financiando acciones propias con préstamos avalados por la propia sociedad14. Finalmente, hay que señalar que se pudo haber vulnerado las limitaciones legales en relación con el mantenimiento de autocartera15 y, en todo caso, las informaciones sobre autocartera no respondían a la realidad.

3.2. Constitución de Amelan Foundation

3.2.1. Relación de hechos según la entidad

Amelan Foundation (Candiac Foundation hasta febrero de 1995) es una fundación domiciliada en Vaduz (Liechtenstein) que se constituyó en 1991 para recoger los fondos y acciones procedentes de la operativa de compra de autocartera comentada en el apartado 3.1. De esa forma, desaparecía la estructura de cuatro sociedades constituidas por BV en noviembre de 1987. Según las explicaciones, facilitadas por BBVA, la decisión de proceder a constituir Amelan correspondió al Presidente Sr. Ybarra.

El que aportó los fondos fundacionales de Amelan fue BBV (“Principal”), los fiduciarios (“Foundation Council”) fueron Peter Goop y Hans Wille (abogados de Vaduz y Zúrich respectivamente) y el beneficiario fue el propio BBV. Los representantes de BBV en la fecha de constitución fueron los Sres. Segimón, Sáenz Azcúnaga, Bastida y Molinuevo; los dos primeros procedían de BV y los dos últimos de BB. A partir de 1995 aparecen como únicas personas con firma los Sres. Bastida y Molinuevo. Asimismo, se nombra al Sr. Simeón como responsable de la gestión de los activos existentes en la fundación.

Amelan se constituyó con 100.000 francos suizos aportados como capital inicial el 24 de octubre de 1991. Posteriormente ingresaron los fondos procedentes de la operativa con autocartera según el siguiente detalle:

Divisa Importe Fecha de entrada Contravalor en pts. a tipo de cambio del momento

USD 13.970.000 10/2/92 1.381,6 millones de pts.

CHF 1.250.000 10/2/92 88,3 millones de pts.

CHF 51.585 31/3/92 3,6 millones de pts.

Total 1.473,5 millones de pts.

A su vez, el 31 de enero de 1992 Amelan recibió las 2.465.000 acciones de BBV que se vendieron el día 8 de mayo del mismo año, obteniendo un líquido neto de comisiones de 7.115,2 millones de pesetas. Dicha venta se realiza a General Electric Capital como consecuencia de la firma de un acuerdo de colaboración en el que, en resumen, General Electric entra en el capital de Finanzia16

En definitiva, en Amelan ingresan fondos por un contravalor total en pesetas de 8.588,7 millones.

La evolución del patrimonio de Amelan desde la entrada de estos fondos hasta su liquidación se comenta en el capítulo 6 de este informe.

3.2.2. Acreditación de los hechos

Como se ve en el apartado 3.l, no sólo no se puede saber si lo que ingresó en Amelan es la totalidad de lo generado, sino que ni siquiera se acredita que esos ingresos (fondos y acciones) procedan de las cuatro sociedades de Jersey; además, esas sociedades se disolvieron con anterioridad a los citados ingresos. Sin perjuicio de lo anterior, los hechos relatados sobre la constitución de Amelan están acreditados con la documentación que acompaña a los escritos faciltados por BBVA, salvo que el comprador de las 2.465.000 acciones fuera General Electric y que el único que tomó la decisión de constituir la fundación fuera el Sr. Ybarra. Se dispone de los documentos de constitución de Amelan y se han comprobado los ingresos así como la venta ya realizada desde Arnelan de las 2.465.000 acciones de BBV.

3.2.3. Valoración de la operativa

La constitución de Amelan atiende a una reordenación de una estructura existente pero con la decisión de seguir manteniéndola al margen de la contabilidad y control de BBV. En el informe encargado al Presidente de la Comisión de Control se explica que el motivo para decidir no incluir estos fondos en contabilidad era intentar superar lo antes posible la crisis producida en la fusión entre BV y BB, evitando así que la parte de BV interpretara este hecho como un “ajuste de cuentas”. A este respecto cabe señalar que, si bien es cierto que hasta 1994 existía un cierto grado de división dentro de la entidad entre las personas procedentes de BB y las procedentes de BV, esa división prácticamente deja de existir a partir de ese año, mientras que Amelan no se disuelve hasta el año 2001.

Sin perjuicio de la decisión de seguir manteniendo los fondos al margen de la contabilidad y control de BBV, la constitución de Amelan parece que efectivamente atiende a una ordenación de la situación jurídica en la que se encontraban los fondos, tal y como se dice en el informe encargado al Presidente de la Comisión de Control. En Jersey, los fondos estaban a nombre de las cuatro sociedades, siendo accionistas de cada una de ellas las otras tres, a partes iguales. En Amelan, en cambio, el, beneficiario del patrimonio era BBV17.

Finalmente, en lo que respecta a quién tomó la decisión de constituir Amelan, la afirmación realizada por el Sr. Ybarra de que fue exclusivamente él, no resulta muy congruente, ya que si, tal y como también afirma, la decisión de liquidar la autocartera la tomó la CDP, parece lógico que este mismo órgano hubiera tomado alguna decisión sobre el destino de los fondos resultantes de esa liquidación.

3.3. Otros pagos e ingresos realizados en Amelan y conocidos por la inspección

En este capítulo se describen y analizan otras entradas y salidas de fondos existentes en Amelan que han sido puestas, de manifiesto en el informe encargado al Presidente de la Comisión de Control de BBVA. La inspección todavía no ha analizado la evolución del patrimonio de Amelan para comprobar que no haya más entradas o salidas de fondos distintas de las resultantes de la propia gestión del patrimonio. La descripción de la evolución del patrimonio de Amelan y la problemática existente para su revisión se exponen en el capítulo 6 de este informe.

3.3. 1. Pago de las pérdidas generadas en la operativa tesorera de BBV

3.3.1.1 Relación de hechos según la entidad

El 28 de junio de 1995 se realiza, en la cuenta corriente de Amelan, un cargo de 47.630.758 dólares, que se corresponde con un pago realizado a Crédit Suisse Financial Products. El origen de este pago se encuentra en tres operaciones especulativas realizadas en 1992 por BBV sobre el tipo de cambio marco/peseta y que dieron lugar a unas pérdidas de unos 100 millones de dólares. De ellas, 39,7 millones de dólares se registraron en la contabilidad del banco en septiembre de 1993, difiriéndose el registro de las restantes mediante la contratación de cuatro “asset swaps” a precios fuera de mercado. En 1995, como consecuencia de una auditoría interna que detectó las minusvalías no registradas, se sustituyeron los anteriores “swaps” por otros nuevos en condiciones que, aunque no eran exactamente las de mercado, ya se aproximaban mucho a éstas. Esa sustitución de operaciones dio lugar a un pago de 47.630.758 dólares que, en lugar de efectuarse por BBV, se realizó por Amelan Foundation; por lo tanto, esas pérdidas no se registraron en la contabilidad de BBV.

Según señala el Sr. Ybarra en el escrito de contestación de los Presidentes al requerimiento de información de la Comisión Ejecutiva del Banco de España, la situación planteada con las pérdidas era conocida por el Sr. Corcóstegui, Consejero Director General con responsabilidades de Mercados de Capitales y Tesoreria, fue detectada por el departamento de Auditoría Interna, y su Director General, Sr. Fernández, expuso el problema en la reunión de la Comisión de Control de 28 de septiembre de 1994. Los asistentes a dicha reunión fueron los Sres. Ampuero (Presidente), Sendagorta, Icaza, Vilariño, Muguruza, Arango y Entrecanales18. Sin embargo, según se manifiesta, los integrantes de la Comisión de Control no fueron informados del modo de liquidación de las pérdidas, salvo el Sr. Ampuero, que fue informado posteriormente, tras su nombramiento como Vicepresidente del banco. La decisión de cancelar las pérdidas con fondos de Amelan fue adoptada por los Sres. Ybarra y Uriarte, conocida por el Sr. Ampuero y ejecutada por los Sres. Bastida y Molinuevo.

También se señala en el escrito de los Presidentes que la Comisión de Control celebrada con motivo del cierre del ejercicio 1994 fue informada por Arthur Andersen de que había quedado resuelto el problema de Tesoreria aunque con una importante pérdida para el banco.

3.3.1.2 Acreditación de los hechos

La salida de fondos que estamos comentando se encuentra adecuadamente documentada en los anexos del informe encargado al Presidente de la Comisión de Control en lo que respecta al origen de las pérdidas y al pago realizado. Por tanto, no fue necesario solicitar información en el requerimiento realizado por la Comisión Ejecutiva del Banco de España.

En cuanto a la acreditación de los órganos o personas, solamente se documenta la intervención de los Sres. Bastida y Molinuevo ya que se acompaña carta firmada por ellos en la que dan instrucciones a los fiduciarios de Amelan para realizar el pago. La toma de decisión del pago con fondos de Amelan por parte de los Sres. Ybarra y Uriarte y el conocimiento de la misma por parte del Sr. Ampuero no están acreditados. Tampoco se acredita que la Comisión de Control fuera realmente informada de las pérdidas: de la lectura del acta de la reunión de 28 de septiembre de 1994 no solo no se desprende el conocimiento del modo de pago de las pérdidas, sino que tampoco se deduce que conociesen las citadas pérdidas. Este asunto no está recogido en las actas19.

3.3.1.3 Valoración de la operativa

Esta es una operación de utilización del patrimonio existente al margen de la contabilidad para evitar el reflejo en la cuenta de resultados de pérdidas de la actividad ordinaria del banco. Dichas pérdidas se encontraban ocultas en los “swaps” contratados a precios fuera de mercado, con lo cual, de no haberse pagado por Amelan, se habrían ido periodificando en la cuenta de resultados de BBV a lo largo de la vida de los citados “swaps”, y de hecho así ocurrió hasta que se efectuó el pago por Amelan en 1995.

Por otra parte, la Auditoría Interna conoció estas pérdidas en 1994 y debería haber sabido que, en el momento de sustituir los “swaps” fuera de mercado por otros más cercanos al mercado, el pago resultante no se cargó en las cuentas del banco.

3.3.2. Ingresos de fondos procedentes de una cuenta numerada existente en UBS y liquidación de Sociedad Soparetchimie

3.3.2.1 Relación de hechos según la entidad

Los días 30 y 31 de diciembre de 1996 se producen en Amelan dos ingresos de 29.519.489 marcos y 6.160.114 dólares. Estos ingresos proceden de UBS Zúrich y tienen su origen en una cuenta mantenida desde 1950 por BV en la citada entidad suiza. Esa cuenta, que se encontraba fuera de la contabilidad del banco, habría recogido, al parecer, fondos procedentes de la operatoria sobre divisas realizada en Tánger en la posguerra.

Asimismo, el 10 de septiembre de 1997 y el 12 de marzo de 1998 se producen dos ingresos de 158.493 y 1.161.117 francos suizos, procedentes de la liquidación de la sociedad Soparetchimie S.A. domiciliada en Ginebra. Esta sociedad había sido adquirida por BV en 1968 por 3.461.949 pesetas que se cargaron a la cuenta “Administración Central Capitales (fianzas por operaciones de sucursales)” y se utilizó para situar el importe de los beneficios generados por la sucursal de Tánger de BV que, como consecuencia de la legislación marroquí, no pudieron repatriarse.

En el escrito de contestación de los Presidentes al requerimiento de la Comisión Ejecutiva del Banco de España se cita a una serie de personas (ver anexo nº 4) que tuvieron participación en los hechos con anterioridad a la fusión entre BV y BB. Según dicho escrito no existe constancia del nivel de conocimiento ni del modo en que se adoptaron las decisiones. En cuanto a la época posterior a la fusión, en el mismo escrito se señala que el Sr. Saériz Azcúriaga lo puso en conocimiento del Sr. Ybarra quien decidió incorporar esos fondos a Amelan. La ejecución de la decisión del Sr. Ybarra y la liquidación de la sociedad Soparetchimie fue realizada por los Sres. Bastida y Molinuevo.

3.3.2.2 Acreditación de los hechos

La documentación sobre el origen de las cuentas en UBS existente en el informe encargado al Presidente de la Comisión, de Control consiste en diferentes escritos y resúmenes de situación que dan diversa información sobre cuentas numeradas mantenidas en Crédit Suisse (CS) y UBS, en las que tenían firma diferentes altos cargos de BV. El documento más antiguo es de 20 de enero de 1960 y el último es un escrito dirigido por el Sr. Saénz Azcúnaga a UBS, con fecha 8 de junio de 1990, en el que se informa de que la cuenta numerada 772288 registrada en los libros de UBS Zurich fue abierta por el entonces BV, que la modalidad de cuenta numerada se adoptó por razones de discreción interna y que los signatarios de la cuenta siempre actuaron en nombre del banco y que, por lo tanto, dicha cuenta es propiedad del BBV.

En el requerimiento de información de la Comisión Ejecutiva del Banco de España se solicitó documentación sobre la. evolución de las cuentas numeradas mantenidas por BBV en UBS entre 1990 y 1996 y que dieron lugar a esos ingresos. Con fecha 26 de diciembre de 2001 BBVA ha remitido al Banco de España los extractos de movimientos, entre el 30.12.89 y el 31.12.96, de dos cuentas a plazo fijo en UBS: la 772288.81 en dólares y la 772288.82 en marcos20. En esos extractos se observa que los únicos movimientos de las citadas cuentas en el periodo señalado son los abonos de intereses al final de cada semestre, de tal manera que la cuenta en dólares, que tenía un saldo de 4.199.909 a 30.12.89, había pasado a 6.160.114 a 31.12.96, en tanto que la de marcos se había incrementado desde 18.410.807 a 30.12.89 hasta 29.519.489 a 30.12.96. Los citados importes finales coinciden con los recibidos en Amelan en esas mismas fechas.

Respecto a la incorporación a Amelan de los fondos de la liquidación de Soparetchimie, la documentación suministrada contiene diferentes notas, estados financieros y extractos de cuenta desde 1967 hasta 1988. Entre noviembre de 1988 y mayo de 1997 se carece de información a partir de esta última fecha se dispone de documentación relativa al proceso de liquidación de la sociedad. Dada la antigüedad y menor importancia cuantitativa de los hechos, no se consideró necesario solicitar información adicional en el requerimiento realizado por la Comisión Ejecutiva.

3.3.2.3 Valoración de la operativa

Estos ingresos en la cuenta de Amelan proceden de otros dos patrimonios existentes al margen de la contabilidad y control de BBV, que se decide que se incluyan en Amelan. En este sentido, la problemática es similar a la de los fondos originados con la autocartera ya que proceden de BV y también se pretende ordenar su situación.

Sobre el origen de los fondos existentes en cuentas numeradas en UBS se dispone de menos información que en el caso de la operativa con autocartera, por lo que no solo no se ha justificado que la totalidad de los fondos generados hayan ingresado en Amelan, sino que tampoco se puede efectuar ninguna hipótesis sobre la evolución de los mismos.

En lo concerniente a la sociedad Soparetchimie, al igual que ocurre con las cuentas numeradas de UBS, en el periodo en que se facilita información no se puede seguir la evolución de los fondos. Por otra parte, aunque de la documentación suministrada parece deducirse que la adquisición de la sociedad se realizó por BV con cargo a una cuenta de activo, o bien no fue así o bien ese activo se dio posteriormente de baja.

En definitiva, estas operaciones también atienden a la confluencia en Amelan de otros fondos existentes al margen de la contabilidad y control de BV en un primer momento y BBV posteriormente. Tampoco en estos casos se puede asegurar que el importe ingresado fuese la totalidad del generado. No obstante, al igual que en la operativa con autocartera, la antigüedad de los hechos y el que las personas intervinientes no estén actualmente trabajando en BBVA, hace comprensible que existan carencias de información que, a la postre, no han permitido verificar de una forma completa la evolución de los fondos desde su origen.

3.3.3. Ingreso de 123.358.685 dólares procedente del trust T. 532 de Jersey

Este ingreso es el más importante que se ha realizado en Amelan. Por su relevancia, el origen y evolución de estos fondos se analizan monográficamente en el capítulo siguiente de este informe.

3.3.4. Liquidación y entrada de fondos en BBVA

Finalmente, cuando se decide dar entrada en las cuentas de BBVA a los fondos existentes en Amelan, se procede a liquidar la citada fundación, lo que da lugar a un saldo de 203.467.29021 euros según el informe de auditoría de Amelan para el período del 1 al 9 de enero de 2001. Ese saldo se corresponde con los 33.854 millones de pesetas que, tal como se ha señalado en la introducción, ingresan en BBVA el 10 de enero de 2001.

Hay que destacar que en el escrito remitido el 30 de diciembre de 2000 por los Sres. Bastida y Molinuevo, en nombre de BBVA, a los Sres. Wille y Goop para que procedieran a la liquidación de Amelan, se les ordenaba que también procedieran a la liquidación de todas las demás entidades “offshore” que estaban administrando por cuenta de BBVA como “principal”. En los distintos escritos remitidos por BBVA no se efectúa ninguna mención a esas entidades. Al preguntar al Sr. Cano sobre el particular, éste nos indicó que ignoraba que hubieran existido otras sociedades vinculadas a BBVA y administradas por los Sres. Wille y Goop, pero que se informaría; como consecuencia de esas gestiones, el día 13 de febrero de 2002 el Sr. Cano ha remitido un escrito del Sr. Wille en el que éste señala que recibió instrucciones de BBV (actuando a través de los Sres. Bastida y Molinuevo) para constituir, además de Amelan, las dos siguientes estructuras offshore:

- Amerit Foundation, Vaduz, titular de la totalidad del capital de Carefort Ltd., Jersey. Esta estructura se creó para la adquisición por parte de Carefort Ltd. de acciones de Centros Comerciales Continente, S.A. y Distribuidora Internacional de Alimentación S.A., con financiación de SBS. El plan nunca se llevó a cabo y la estructura permaneció inactiva hasta su liquidación en 2001.

- Ramina Trust, Islas Cayman, titular de la totalidad del capital de Eurinvest Inc., domiciliada también en las Islas Cavinan. Sobre la finalidad que se perseguía al constituir esta estructura no indica nada el Sr. Wille, señalando en todo caso que tampoco llegó a tener actividad alguna y que fue liquidad en 1999.

Las medidas tomadas por parte del Banco de España para la revisión de esas entidades se comentan en el capítulo 6 de este informe relativo a la problemática que plantea la revisión. de Amelan.

4. DESCRIPCIâN Y VALORACIâN DE LA OPERATIVA REALIZADA A TRAVæpermil;S DEL TRUST T. 532 DE JERSEY Y DE LA SOCIEDAD SHARINGTON COMPANY INC.

A efectos expositivos, esta operativa se divide en tres apartados: descripción del origen de los fondos que se aportaron inicialmente al trust (apartado 4.1), constitución del trust y de la compañía vinculada al mismo (apartado 4.2) y evoluci6n de los fondos hasta la liquidación del trust (apartado 4.3). A su vez, dentro de cada uno de esos tres apartados, se sigue un mismo esquema descriptivo: relación de hechos según la entidad, acreditación de esos hechos y valoración de la operativa.

4. 1. Origen de los fondos: Adquisición de una participación en Argentaria a través de Bankers Trust

4. 1. 1. Relación de hechos según la entidad

En 1996 BBV, asesorado por Bankers Trust (BT), decide adquirir una participación estratégica en Argentaria (en aquel momento Corporación Bancaria de España S.A.) antes de su privatización total, con el fin de posicionarse con ventaja de cara a una potencial lucha por el control de esa entidad. La operación se instrumenta mediante un único documento (que se adjunta como anexo n' 5) en el que BT y BBV concluyen simultáneamente un contrato de agencia, un contrato de opción de venta y un contrato de opción de compra. Esos contratos, de fecha 24 de mayo de 1996 y vencimiento 25 de noviembre de 1996, se prorrogaron en esta última fecha hasta el 31 de diciembre de 1997. En el citado documento de 24 de mayo se establece que BBV designa a BT como" su agente para comprar hasta 6.262.450 acciones que representan e1,4,99% del capital de Argentaria.

Entre el 28 de mayo y el 16 de julio de 1996, BT adquiere 5.567.242 acciones. Con posterioridad. al 16 de julio de 1996 no se realizan más adquisiciones, con lo que la participación en Argentaria que BBV mantenía mediante esta operativa no superó el 4,43% 22.

En el contrato de 25 de noviembre de 1996 se señalaba que, con independencia de la prórroga, BBV pagaría a BT ese mismo día un total de 473.657.290 pesetas a cuenta de la comisión de agencia resultante del acuerdo original.

Con fecha 2 de septiembre de 1997 se firma un nuevo contrato por el cual BBV ordena a BT que proceda a la venta de las 5.567.242 acciones siguiendo instrucciones del propio BBV; en este contrato se señala también que, aunque se procurará que las acciones sean vendidas antes del 31 de diciembre de 1997, BT no garantiza que esto sea posible, por lo que se prorroga el contrato anterior hasta el 31 de diciembre de 1998.

La venta de las acciones se inició el 3 de septiembre de 1997 y se concluyó el 27 de enero de 1998.

El 4 de noviembre de 1998 BBV comunica a BT (ver anexo nº 6) que el resultado de la operación, que entiende que asciende a 134.447.030 dólares a favor de BBV, debe transferirse a su filial BBV Privanza Bank Jersey Ltd. a la atención de su su Director General D. Manuel López. Dicha transferencia se efectúa el 6 de noviembre de 1998.

Finalmente, los 134.447.030 dólares transferidos a Jersey ingresan en una cuenta de una sociedad llamada Sharington que es la que gestiona los fondos de un trust denominado T. 532; la constitución y utilización del T. 532 y de Sharington se comentan en los apartados 4.2 y 4.3 siguientes.

En cuanto a las personas intervinientes en esta operativa, según señala el Sr. Ybarra en el escrito de contestación de los Presidentes al requerimiento de la Comisión Ejecutiva, fueron las siguientes:

- La decisión de tomar la participación en Argentaria fue adoptada por el propio Sr. Ybarra junto con el Sr. Uriarte.

- Esa decisión fue conocida por los Vicepresidentes Sres. Collar y Ampuero.

- La ejecución de la decisión correspondió al Director General Financiero, Sr. Bastida, siendo firmado el correspondiente contrato con BT por los Sres. Bastida y Nagore.

- La decisión de venta fue conocida por los, Vicepresidentes Sres. Collar y Ampuero 23.

- La decisión sobre el destino del importe a que ascendieron las plusvalías generadas en dicha operación fue adoptada por el Sr. Ybarra.

- La ejecución de la decisión anterior se encomendó a los Señores Bastida y Molinuevo.

- Finalmente se indica que “según manifestación de D. Pedro Luis Uriarte, este tuvo conocimiento del citado destino, habiéndosele señalado que se realizó con intención de proceder a su ulterior incorporación a las cuentas del Banco”.

4.1.2. Acreditación de los hechos

Los hechos expuestos en el punto anterior están acreditados con la documentación facilitada por BBV salvo en los siguientes casos:

- Justificantes del pago a BT de una comisión de 473.657.290 pesetas. Los justificantes del pago y contabilización de esa comisión fueron solicitados en el requerimiento de la Comisión Ejecutiva del Banco de España. Los representantes de BBVA manifiestan que, si bien entienden que esa comisión se pagó y contabilizó por BBV en su momento, no se han podido encontrar los justificantes del pago24, razón por la que se ha solicitado a BT apoyo en la búsqueda de dicho pago al efecto de facilitar su localización. A la fecha de este informe, BBVA no ha entregado los justificantes mencionados.

- Justificante de la liquidación de los 134.447.030 dólares. El único documento aportado es una carta de Deutsche Bank de 10 de octubre de 2001 en la que manifiesta no poder facilitar la liquidación ni estar totalmente seguro del resultante de la misma por no haber encontrado la documentación, ya que, como consecuencia de la adquisición de BT por Deutsche Bank, gran parte del personal de “back offlice” que había administrado esa operación ha dejado la entidad.

- Personas intervinientes.

 En lo que concierne a los ejecutores, en los diferentes contratos mencionados en el apartado 4.1.1 anterior aparecen las firmas de los Sres. Bastida y Nagore como representantes de BBV y, por lo tanto, ejecutores de la operativa. No aparece, en cambio, ningún documento que acredite la intervención del Sr. Molinuevo. La orden a BT de enviar los fondos (a la atención del Sr. López) a la cuenta que BBV Privanza Bank Jersey Ltd. mantiene en Chase Manhattan Barik también está firmada, en nombre de BBV, por el Sr. Bastida el 4 de noviembre de 2001. En cambio, no está documentada la orden de transferir esos fondos a Sharíngton.

 En lo que concierne a las personas u órganos que ordenaron o conocieron esta operativa, no existe ningún documento acreditativo salvo las afirmaciones del Sr. Ybarra que se recogen en el apartado 4.1.1 anterior.

4.1.3. Valoración de la operativa

Del análisis de los hechos expuestos anteriormente se observa que la operación se ha realizado directamente por BBV. A diferencia de la operación de autocartera de BV, los contratos realizados con BT se firman por BBV y, de toda la documentación facilitada a la inspección correspondiente al periodo previo al desvío de los fondos, se deduce que el interviniente es en todo momento BBV. Hay que señalar que del contrato se desprende que BBV tuvo la precaución de no vulnerar las normas que establecen la obligación de comunicar las participaciones iguales o superiores al 5% en una entidad25; en efecto, no solo se dice que el máximo de acciones a comprar es el 4,99% del capital de Argentaria, sino que en la cláusula nº 13 (ver anexo nº 5) se señala que BBV garantiza a BT que a la fecha del acuerdo no posee ni directa ni indirectamente, ni en su nombre ni a través de “nominees” acción alguna de Argentaria y que no poseerá, ni directa ni indirectamente, ni en su propio nombre ni a través de “nominees” acciones de Argentaria que sumadas a las poseídas en cada momento por BT de acuerdo con los términos del contrato, alcancen el 5% del capital o de los derechos de voto de Argentaria26.

En cuanto a la contabilización de esta operativa hasta el momento del desvío de los fondos a Jersey, la entidad manifiesta, en el informe de auditoría interna que se acompaña al escrito de contestación al requerimiento de la Comisión Ejecutiva del Banco de España, que «los derechos y compromisos derivados del acuerdo de put y call no figuran contabilizados en cuentas de orden de BBV. Si se exceptúa el 31 de mayo de 1996, los acuerdos referidos no generaron en los cierres pérdidas mensuales, que debieran ser contabilizadas"; en lo que respecta al pago de la comisión de 473.657.290 pesetas, si bien BBVA indica, tal y como se ha señalado en. el apartado 4.1.2 anterior, que el pago se realizó y contabilizó por BBV, no ha conseguido acreditar esa afirmación.

En lo relativo a quién tomó la decisión de desviar los fondos resultantes de la operativa a una estructura montada en Jersey al margen de la contabilidad y el control de BBV, en el escrito de contestación de los Presidentes al requerimiento de la Comisión Ejecutiva, el Sr. Ybarra señala que la decisión fue adoptada por él mismo y conocida por el Sr. Uriarte; señala también que los Sres. Ampuero y Collar conocieron la decisión de venta pero no se indica que supieran el destino que se dio a los beneficios resultantes de la misma. En relación con estas afirmaciones cabe señalarlo siguiente:

Por un lado, no parece lógico que los Sres. Arnpuero y Collar, conocedores según el Sr. Ybarra, de la decisión de venta de las acciones, no supiesen nada del destinó de los fondos. Tampoco se entiende muy bien lo que se dice en el escrito de contestación sobre el conocimiento del Sr. Uriarte en relación con el destino de los fondos. Como ya hemos indicado, en el escrito de los Presidentes el Sr. Ybarra señala que el Sr. Uriarte manifiesta que "tuvo conocimiento del citado destino, habiéndosele señalado que se realizó con intención de proceder a su ulterior incorporación a las cuentas del Banco”. En relación con esta afirmación hay que indicar, en primer lugar, que, mientras que el resto de las manifestaciones que se hacen en el citado escrito sobre las personas u órganos que intervinieron en las distintas operaciones son efectuadas por el Sr. Ybarra, en la que comentamos el Sr. Ybarra se Emita a indicar que se trata de una manifestación del Sr. Uriarte, lo que resulta extraño ya que parece lógico suponer que si el Sr. Uriarte tuvo conocimiento de esa operación, lo tuviera a través del Sr. Ybarra, que es la única persona que, según su propia declaración, decidió el desvío de los fondos y la única también que, aparte del propio Sr. Uriarte y de los ejecutores, la conoció; por lo tanto no se entiende muy bien que en este caso, al contrario que en todos los demás, el Sr. Ybarra se remita a las manifestaciones del Sr. Uriarte. En segundo lugar, dado que el Sr. Uriarte era el Consejero Delegado del Banco, parece que el mero conocimiento por su parte supondría un cierto grado de implicación en la decisión, aunque solo fuera por omisión.

En lo relativo a por qué se tomó la decisión de desviar esos fondos, hay que destacar que en todas las demás operaciones que comentamos, ya sea en el informe encargado al Presidente de la Comisión de Control, en la contestación de los Presidentes o en el escrito del Sr. Ybarra al Gobernador, se ofrecen explicaciones concretas de las causas que las motivaron, explicaciones que en algunos casos están sustentadas en documentos y en otros no. Sin embargo en este caso, pese a que se trata, con diferencia, de la operación más importante desde el punto de vista cuantitativo, la única mención al respecto se realiza en el informe encargado al Presidente de la Comisión de Control en el que se señala que los fondos se trasladan a un trust de Jersey "a la espera de encontrar fórmulas de reincorporarlo al flujo normal de negocio, que evitaran cualquier efecto político, adverso". Por otra parte, hay que señalar que en ese momento ya existía una 1 estructura montada en 1991 (Amelan) para recibir unos fondos pertenecientes al' banco pero que figuraban al margen de las cuentas del mismo. Esa estructura seguía en vigor en 1998 y ya se había empleado, tal como se analiza en el capítulo 3 de este informe, para recibir otros saldos que figuraban fuera de las cuentas de BBV y que procedían de antiguas operativas de BV, así como para contabilizar unas pérdidas extraordinarias en tesorería; sin embargo, en este caso se constituye una nueva estructura, al margen de la anterior, para albergar los fondos desviados del control de BBV.

Otro de los objetivos importantes del análisis de esta operativa era el asegurarse de que los 134.447.030 dólares eran la totalidad de los beneficios generados. Este hecho no está totalmente justificado ya que BBVA no ha facilitado la liquidación realizada por BT27. Sin embargo, BBVA ha aportado unos cálculos de razonabilidad que pretenden reproducir la liquidación; revisados eso cálculos por la inspección, resulta muy probable que los fondos desviados a Jersey sean la totalidad de los obtenidos en la operativa con acciones de Argentaria.

4.2. Constitución del trust T. 532 y de la compañía Sharington con los fondos resultantes de la liquidación de la participación de Argentaria

4.2. l. Relación de hechos según la entidad

El 9 de octubre de 1998 BBV constituye un trust en Jersey denominado T. 532, cuyo "trustee" es Canal Trust Company (del grupo BBV), el beneficiario es BBV y la sociedad que gestiona la actividad del trust es Sharington; esta sociedad se constituyó en agosto de 1998 en Niue (paraíso fiscal situado en el Océano Pacífico) y en el momento de la constitución se nombró Administrador único a Canal Trust Company.

La creación de esta estructura jurídica se realiza exclusivamente para incorporar los 134.447.030 dólares procedentes de plusvalías obtenidas con la compraventa de acciones de Argentaria comentada en el apartado 4.1 anterior.

4.2.2. Acreditación de los hechos

La constitución de la sociedad Sharington ha quedado suficientemente documentada mediante escritura y certificado de constitución emitido por el registro de “International Business Companies” de Niue de 28 de agosto de 1998. En cuanto al trust T. 532, se aporta también documentación relativa a su constitución, el 9 de octubre de 1998, pero emitida, en este caso, por Canal Trust Company Ltd., sociedad del grupo BBVA en Jersey destinada a la constitución de trusts y a la actuación como trustee de los mismos. En la documentación emitida por Canal Trust Company Ltd. se manifestaba que el settlor y beneficiario del trust T. 532 era BBV y que el beneficial owner de Sharington era el trust T. 532. En cambio, no se facilita información sobre las personas autorizadas para firmar en representación de Sharington y del trust T. 532.

4.2.3. Valoración de la operativa

En el informe encargado al Presidente de la Comisión de Control se indica que el único beneficiario del trust T. 532 era BBV y, efectivamente, así aparece en los documentos aportados. No obstante, hay que señalar que, con independencia de que esos documentos estén elaborados por una sociedad del grupo BBVA28, el hecho de que el beneficiario del trust fuera el banco no significa que no se pudieran desviar fondos del mismo sin control institucional por parte de BBV, como efectivamente ocurrió con los pagos que se comentan en el apartado 4.3 siguiente.

4.3. Evolución de los fondos hasta su traspaso a Arnelan y disolución de los

trusts y sociedades vinculadas.

4.3.1 Relación de hechos según la entidad

Una vez recibido el abono de 134.447.030 dólares en las cuentas de Sharington, esos fondos se invierten en depósitos a plazo, primero mensuales y luego semanales. En la cuenta de Sharington en la que se recibe el abono inicial de 134.447.030 dólares se van recogiendo también, entre noviembre de 1998 y abril de 2000, los intereses de los depósitos anteriormente mencionados. Por otra parte, figuran en esa cuenta un total de 12 cargos, entre los que podemos distinguir 9 cargos menores por un importe total de 42.039. dólares y 3 cargos de mayor importe que pasamos a detallar:

- Cargo de fecha 1 de diciembre de 1998 por 525.586 dólares.

- Cargo de fecha 7 de julio de 1999 por 1 -000.000 de dólares.

- Cargo de fecha 27 de marzo de 2000 por 19~267.721 dólares.

Como resultado de todos esos movimientos, e1 13 de abril de 2000 figura un saldo de 123.379.647 dólares que se. traspasa en esa fecha a las cuentas de Amelan, tal como se señala en el apartado 3.3.3. de este informe29. Con esta transferencia, se unifican en Amelan los fondos existentes en las dos estructuras que tenían como beneficiario a BBVA. Tras ese traspaso, la sociedad Sharington y el trust T. 532 dejan de tener actividad, disolviéndose, respectivamente, el 20 de junio y el 28 de diciembre de 2000.

Según se señala, tanto en el escrito de los Presidentes de BBVA como en el informe encargado al Presidente de la Comisión de Control, los pagos de 525.586 y 1.000.000 de dólares se realizaron para contribuir a campañas electorales en un país latinoamericano. De conformidad con la opinión transmitida por los socios locales, y ante la magnitud del cambio que se producía en aquel país, con riesgos incluso respecto del mantenimiento de la propiedad del banco, se consideró conveniente para defender los intereses del banco, efectuar una contribución de esas características. Según el informe encargado al Presidente de la Comisión de Control “a tal efecto se forma un nuevo Trust con la compañía Excelsior cuyo beneficiario es el Banco Provincial de Venezuela". El trust en cuestión es el T. 541. El trust T. 541 y la sociedad Excelsior se constituyen expresamente para recibir los dos pagos que estamos comentando30. Según manifestación del Sr. Ybarra, la decisión de realizar dichos pagos se adoptó por él mismo, y se ejecutó por los Sres. Bastida y Molínuevo.

El cargo de 19.267.721 dólares corresponde a dos transferencias a nombre de American Life Insurance Company (ALICO); esas transferencias y la operativa resultante de las mismas son objeto, de análisis específico en el capítulo 5 siguiente.

4.3.2 Acreditación de los hechos

La evolución de las cuentas del trust T. 532 y de Sharington ha quedado debidamente acreditada mediante diversa documentación contable que abarca desde la constitución de estas entidades, hasta su disolución. De esa documentación se desprende que no ha habido más pagos o ingresos que los que se relacionan en el apartado anterior. En cuanto a la disolución, en el caso de Sharington se aporta certificado emitido por el registro de “International Business Companies” de Niue en el que se señala que Sharington se disolvió el 20 de junio de 2000. En lo que respecta al trust T. 532, no se aporta certificación sobre la disolución, pero sí las cuentas del trust para el ejercicio 2000, que abarcan desde el 1 de enero hasta el 28 de diciembre, por lo que se supone que esa última es la fecha de disolución; en todo caso, como ya se ha señalado, a partir de abril de 2000 carece de toda actividad.

En lo concerniente a la constitución del trust T. 541 y de la compañía Excelsior solamente se aportan dos certificados elaborados por Canal Trust Company Ltd., en los que se manifiesta que el “sett1or” y beneficiario del trust T. 541 era BBV 31y que el “beneficial owner” de Excelsior era el trust T. 541. Tampoco en este caso se facilita información sobre las personas autorizadas para firmar en representación de Excelsior y del trust T. 541. En lo relativo a estados financieros del trust T. 541 y Excelsior, así como a los extractos de todas sus cuentas corrientes, la documentación aportada es similar a la comentada en el párrafo anterior para el trust T. 532 y Sharington . Finalmente, en lo relativo a la disolución, se aporta un escrito de Canal Trust Company Ltd. en el que se certifica que el “Fideicomíso Número T. 541 fue terminado con fecha de 28 de diciembre de 2000". Asimismo, se adjunta certificado emitido por el registro de “International Business Companies” de Niue donde se manifiesta que Excelsior se disolvió el 20 de junio de 2000.

Sobre los dos cargos de 525.586 y 1.000.000 de dólares se han aportado, como justificantes de los mismos, sendas transferencias de 882.553 marcos y 975.610 euros al banco Maduro & Curiel’s Bank N.V. de Curaçao (Antillas Holandesas) a favor de la sociedad Concertina N.V. No se aporta ningún tipo de justificación sobre el destinatario último de esos pagos, ni sobre las personas que dieron la orden de realizarlos, la ejecutaron o, la conocieron, salvo las afirmaciones del Sr. Ybarra que se recogen en el apartado 4.3. anterior.

En relación con el cargo de 19.267.721 dólares nos remitimos al análisis especifico que de la operación con. ALICO se realiza en el capítulo siguiente.

El traspaso del remanente de 123.379.647 dólares a Amelan está debidamente acreditado. En lo relativo a las personas intervinientes en la realización de ese traspaso, podemos, distinguir, al igual que en el apartado 4.1.2 anterior, entre los ejecutores y los que tomaron la decisión o la conocieron:

- En lo que concierne a los ejecutores, se aporta una carta de 11 de abril de 2000 enviada por los Sres. Bastida y Molinuevo a D. Manuel López (Director General de BBV Privanza Bank Jersey Ltd.) en la que le ordenan que liquide la cuenta de Sharington y, traslade su saldo a la cuenta de Amelan en dólares en UBS.

- En lo que concierne a las personas, u órganos que ordenaron o conocieron este traspaso, no existe ningún documento acreditativo.

4.3.3. Valoración de la operativa

En relación con los dos cargos de 525.586 y 1.000.000 de dólares, lo único que se acredita es que el beneficiario de esas importes es una sociedad llamada Concertina N.V. Resulta imposible determinar, con la documentación que obra en nuestro poder, si la explicación dada por BBVA es correcta. Se trata, por lo tanto, de unas salidas de fondos que no han vuelto a las cuentas de BBVA y cuyo destino no se ha podido acreditar.

En lo relativo a las personas intervinientes hay que señalar que, ni en el caso del trust T. 532 ni en el de Sharington, se ha aportado documentación alguna, salvo lo señalado por el Sr. Ybarra en el escrito de contestación de los Presidentes al requerimiento de la Comisión Ejecutiva, sobre quiénes ordenaron los pagos o disponían de firma en esas entidades. Lo mismo ocurre con el trust T. 541 y con Excelsior. En definitiva: en toda la operativa con acciones de Argentaria Y con los fondos resultantes de la misma, no se aporta ningún documento, salvo las declaraciones del Sr. Ybarra, que acredite qué personas tomaron las decisiones o las conocieron; en cambio, en lo relacionado con los ejecutores, mientras que hasta que sé envían los fondos a Jersey (apartado 4.1) sí se dispone de documentos en los que intervienen las personas que ejecutaron esas decisiones (o al menos parte de ellas), a partir del envío a Jersey de los beneficios de esa operativa (6 de noviembre de 1998) no hay ningún documento en que se acredite quién estaba autorizado para, disponer de esos fondos, salvo el escrito de 11 de abril dé 2000 firmado por los Sres. Bastida y Molinuevo mencionado en el apartado anterior.

5. OPERACIâN CON ALICO

A efectos expositivos, la operación con ALICO se divide en cuatro apartados: relación de hechos (apartado 5.1), explicaciones recibidas (apartado 5.2 ), acreditación de esos hechos (apartado 5.3) y valoración de la operativa (apartado 5.4).

5. 1. Relación de hechos

El 27 de marzo, de 2000 se realiza un cargo en la cuenta corriente de Sharington de 19.267.721 dólares. Dicho cargo responde a la constitución de sendos fondos de pensiones para 22 personas en “American Life Insurance Company” (ALICO) con domicilio en Wilmington (Delaware). El citado cargo corresponde a los siguientes pagos:

- 22.000 dólares por las comisiones de apertura de los fondos de pensiones (1.000 dólares por titular)

- 19.244.187 dólares por la aportación inicial de fondos de pensiones.

- 359 dólares por comisiones de la transferencia.

- 1.175 dólares por otros pagos menores.

La relación de las 22 personas y el importe correspondiente a cada una de ellas, se recogen en el anexo, nº 2/6. Esas 22 personas son los 19 miembros del Consejo de Administración de BBVA procedentes de BBV, más los Sres. Lipperheide y Zububiria Uhagón (Consejeros de BBV hasta los años 1999 Y 1997 respectivamente) y el Sr. Concejo (Secretario del Consejo de BBV hasta el año 1999).

El 10 de noviembre de 2000, uno de los titulares de los fondos de pensiones, el Sr. Urrutia, dispuso de un tercio del valor de su fondo de pensiones, 400.000 dólares, mediante una transferencia realizada a una cuenta en Banca del Gottardo en Lugano (Suiza).

El 17 de enero de 2001 se realiza una transferencia de 400.000 dólares desde la Banca del Gottardo a Firstrate, sociedad vinculada al trust T. 750, cuyo beneficiario es Amelan. El 23 de enero de 2001 ALICO efectúa una transferencia de 19.663.699 dólares correspondiente al valor de los fondos en ese momento; el destinatario de esa transferencia es también Firstrate. El trust T. 750 fue constituido exclusivamente para recoger estos ingresos.

Finalmente, el 8 de febrero de 2001 se produce un ingreso en las cuentas de BBVA de 21.472.378 euros (3.573 millones' de pesetas) que se corresponden, una vez deducida la omisión fiduciaria y el diferencial de cambio, con los 19.663.699 dólares procedentes de ALICO más los 400.000 dólares devueltos mediante transferencia desde la Banca del Gottardo.

5.2. Explicaciones recibidas

Las explicaciones facilitadas al Banco de España sobre estos hechos a lo largo de la investigación han sido las siguientes:

- En la reunión mantenida el l de febrero de 2001 entre la Inspección del Banco de España32, y el en, aquel momento, Interventor General de BBVA, Sr. Cano, se informó de que, con posterioridad al 8 de enero, el señor, Ybarra comunicó al señor González que, aparte de los 33.854 millones ingresados en BBVA, procedentes de la liquidación de Amelan, existían aproximadamente otros 20 millones de dólares pertenecientes al trust T. 532 de Jersey que no se habían liquidado en abril de 2000 por encontrarse depositados a plazo de 3 años en ALICO. El Sr. Cano que en aquel momento no había visto las cuentas de Jersey (según dijo, el Sr. Bastida le había comunicado que no había ninguna documentación en España sobre los trusts), desconocía si ese importe figuraba en las mismas; en todo caso, al haberse liquidado el trust de Jersey sin haber incluido esos 20 millones, había sido necesario constituir un nuevo trust (T. 750), con fecha de constitución predatada (diciembre de 2000), cancelar anticipadamente el depósito en ALICO y transferir el saldo a BBVA (lo que estaba pendiente de realizarse a la fecha de la reunión). En dicha reunión no se facilitó soporte documental alguno.

- En el informe encargado al Presidente de la Comisión de Control solamente se resalta la salida de fondos, manifestando que retornan a España, junto con los fondos de Amelan, en febrero de 2001. En la documentación que acompañaba a ese informe, solamente se aportaba fotocopia de la transferencia correspondiente a la salida de los fondos en la que se observa que el beneficiario de 1a misma es ALICO.

- El 25 de septiembre, un día después de la entrega a la inspección del informe encargado al Presidente de la Comisión de Control, el Sr. Ybarra y el Sr. Uriarte mantuvieron una reunión en el Banco de España con el Gobernador y el Subgobernador en la que se informó de que los 19.266.186 dólares que salieron de la cuenta de Sharington en Jersey en marzo de 2000, se habían destinado a constituir unos fondos de pensiones en ALICO a nombre de determinadas personas por si fuera necesario tomar un posicionamiento en Bancomer, y que como dicho posicionamiento finalmente no fue necesario, esos fondos retornaron.

- La contestación al requerimiento de información de la Comisión sobre este punto la realiza exclusivamente el Sr. Ybarra en escrito específico dirigido al Gobernador33. En resumen, en ese escrito el Sr. Ybarra reitera que el citado importe se transfirió a ALICO para constituir unos fondos de pensiones a nombre de personas de absoluta lealtad; esas personas habrían asumido el compromiso verbal, o bien de actuar, en caso necesario, en nombre propio y por cuenta del Banco, formalizando los contratos de adquisición de acciones de Bancomer que fuere preciso, transfiriéndolas después al Banco, o bien de reintegrar fondos puestos temporalmente a su nombre de no ser preciso utilizarlos, junto con los intereses correspondientes. En dicho escrito el Sr. Ybarra declara que la decisión de realizar, esta operación fue tomada exclusivamente por él, señalando que en la misma no intervinieron los servicios jurídicos internos ni ninguno externo. En el anexo nº 2/4 se adjunta el texto íntegro de las explicaciones del Sr. Ybarra.

5.3. Acreditación de los hechos

En relación con lo señalado en los apartados anteriores se nos ha facilitado copia de la siguiente documentación:

- Transferencia con el envío de los fondos a ALICO.

- Carta de AIG Global Retirement ServiceS34 certificando las entradas y salidas de fondos.

- Carta de AIG Global Retirement Services dirigida al Sr. Urrutia, a la que se adjunta copia de transferencia de 400.000 dólares desde su fondo de pensiones a una cuenta en Banca del Gottardo.

- Transferencia con el envío a Firstrate, de los fondos remanentes en ALICO, con sus intereses.

- Transferencia con el envío a Firstratt de los 400.000 dólares desde Banca del Gottardo.

- Correo electrónico de AIG Global Retirement Services, incluyendo relación de las 22 personas a favor de las cuales se constituyeron los fondos de pensiones así como del importe recibido por cada una de ellas.

En lo que respecta a los contratos en que se instrumentan los fondos de pensiones, en el escrito del Sr. Ybarra se señala que el Banco no dispone de copia de los mismos “como consecuencia de que al haber concluido la operación en la forma prevista, no se conservan por las persona que intervienen en los mismos. No obstante, hemos solicitado de ALICO copia del contrato firmado, que acompaño como Anexo". Dicha copia (que se adjunta como anexo nº 7 a este informe) corresponde a un fondo de pensiones constituido a favor del Sr. Ampuero35. En relación con la cumplimentación del requerimiento de aportar los contratos, no se entiende por qué sólo se ha remitido uno.

Finalmente, en cuanto a la identificación de los titulares de los fondos de pensiones, se remitió inicialmente una relación con los nombres de. esas 22 personas. Posteriormente, con fecha 27 de diciembre el Director General de Supervisión envió un escrito al Sr. González, que en ese momento ya era Presidente único de BBVA, en el, que se le pedía que solicitara a ALICO confirmación de la relación de personas que celebraron un contrato de constitución de fondo de pensiones, con indicación, del importé correspondiente a cada una de ellas. Con fecha 13 de febrero de 2002 se ha recibido contestación a esa solicitud. En dicha contestación, que figura como anexo nº 2/6 a este informe, el Sr. González indica que adjunta “la justificación de AIG conteniendo las listas de las personas de las cantidades a las que hace referencia su escrito". Esa justificación consiste en la impresión de un correo electrónico remitido por 0 a D. Mario Femández36.

Por lo tanto, no han sido acreditados por BBVA ni los motivos por los que se realizó esta operación, ni las personas que decidieron, conocieron o ejecutaron la misma (con la excepción del Sr. Ybarra37).

5.4. Valoración de la operativa

A efectos expositivos la valoración efectuada en este apartado se realiza comentando, en primer lugar, la constitución de 22 fondos de pensiones en marzo de 2000; en segundo lugar, la motivación, según el Sr. Ybarra; y, por último, el ingreso en BBVA, en febrero de 2001, del saldo resultante de la liquidación de dichos fondos.

A) Constitución de 22 fondos de pensiones

Tal y como se desprende de lo recogido en los anteriores apartados de este capitulo, estamos ante una operación por la que, unos días antes de la entrada de los fondos del trust T. 532 en Amelan, se traspasan 19.244.187 dólares a 22 personas. Desde la constitución de Amelan en 1991 y hasta el ingreso de todos los fondos en BBVA en 2001, es la única ocasión (con la excepción, en su caso, de los fondos enviados a Concertina N.V. cuyo destino último se desconoce) en que determinados fondos pasan a la titularidad directa de unas personas sin que BBV figure, ni siquiera, 1como beneficiario de los mismos; en efecto, tanto en el caso de Amelan como en el del Trust T. 532 y Sharington, los fondos, si bien estaban fuera de la contabilidad y el control de, BBV, figuraban a nombre de entidades cuyo beneficiario era el banco.

B) Motivación según el Sr. Ybarra

En cuanto al motivo para realizar ese traspaso, señala el Sr. Ybarra que los 22 fondos de pensiones se constituyeron para, adquirir, mediante personas de absoluta lealtad, una participación en Bancomer. Esta participación se adquiriría con la finalidad de posicionar a BBVA en la mejor situación posible en su pugna con Banamex para hacerse con el control de Bancomer38. Sobre esa afirmación entendemos que cabe hacer las siguientes puntualizaciones:

El pago para la constitución de los fondos de pensiones se realiza el 27 de marzo de 2000. En aquel momento, aunque coincide con el proceso de adquisición de Bancomer (los contratos firmados con Bancomer y el grupo Monterrey son de 31 de Marzo de 2000), todavía faltaba más de un mes para el anuncio de la oferta de compra de Banamex (4, de mayo de 2000). Hay que destacar que hasta el 4 de mayo no se observa, ni en las diversas actuaciones de BBVA conocidas por el Banco de España, ni en la documentación que se nos facilitó con motivo de la tramitación de la autorización de la inversión en Bancomer, ni en las propias actas de la CDP de BVA, preocupación en cuanto a la posibilidad de intervención de otra entidad que pudiera frustrar el acuerdo a firmado el 31 de marzo. Sin embargo, a partir del 4 de mayo se trasluce en todas las actuaciones de BBVA una gran preocupación en relación con el buen fin de esta operación.

En efecto, cuando se efectúa, la oferta de compra por parte de Banamex, BBVA ve peligrar seriamente sus posibilidades de control de Bancomer por lo que decide realizar dos tipos de operaciones para adquirir de forma indirecta mediante acuerdos con terceros, pero con reflejo en su contabilidad, mayor participación en Bancomer. En primer lugar, se llegó a un acuerdo con ciertas personas fisicas mexicanas, vinculadas a la filial que BBVA ya poseía en México, para la concesión de préstamos con el fin de adquirir en su nombre acciones de Bancomer (Operación "Manos Amigas"). Dichas personas compraron las acciones. En segundo lugar, BBVA acordó con tres entidades españolas que compraran acciones de Bancomer y traspasaran el riesgo de mercado a BBVA mediante “equity swaps”, de tal foma que BBVA incrementara la participación de forma indirecta. Estas operaciones, al margen de su carácter heterodoxo, son entendibles en el contexto de una disputa por conseguir el control de Bancomer, ya que están realizadas con posterioridad al conocimiento de la oferta de Banamex y en ambos casos se adquirieron efectivamente las acciones de Bancomer. En cambio, los fondos de pensiones en ALICO se constituyeron antes, y no después, del anuncio de la oferta de compra de Banamex, y no se destinaron a la compra de acciones de Bancomer.

- Otro aspecto poco comprensible de la operación es la propia elección del instrumento para la supuesta compra de acciones de Bancomer. Así, pudiendo realizar esa compra mediante, por ejemplo, “equity swaps”39 o contratos de agencia con entidades de crédito40 0 (si dentro de su estrategia se hubiera querido comprar las acciones con fondos situados al margen de la contabilidad de BBVA) a través directamente de Sharington o Amelan, no se entiende por qué, en este caso, se elige la modalidad de fondo de pensiones para adquirir acciones de Bancomer41

- Por otro lado, con los 19,2 millones de dólares con los que se constituyeron los fondos de pensiones, tan solo se podría haber adquirido en ese momento alrededor de un 0,5% de Bancomer. No parece que sea un importe significativo, para tomar posiciones, por lo que se explica aún menos que, para comprar tan reducido porcentaje, se recurriera a un procedimiento tan atípico.

- No parece tampoco muy lógico que para adquirir acciones de Bancomer fuera necesario emplear tantas personas y con cantidades distintas, entregadas a cada una42.

- Señala el Sr. Ybarra que la articulación de la operación se hizo, según sus instrucciones, “de manera que no pudiera ser conocida por terceros la real participación del Banco en tales adquisiciones, respetando así formalmente la legislación local".

Sin embargo la operación no sólo no fue conocida por terceros, sino que tampoco lo fue por, el otro Presidente de BBVA Sr. González43, tal como se admite por el Sr. Ybarra en el escrito de los Presidentes, en el que se señala que el Sr. González sólo tuvo conocimiento a finales de diciembre de 2000 de las cantidades que se habían transferido a ALICO44; en cuanto a la constitución de unos fondos de pensiones con esas cantidades no queda claro, en qué momento la conoce, pero evidentemente con posterioridad: hay que destacar que en la reunión de 1 de febrero de 2001, el Sr. Cano (procedente de Argentaria) indicó a la Inspección que le habían dicho que los fondos se habían destinado a la constitución de una I.P.F. a 3 años en ALICO; que en el informe encargado al Presidente de la Comisión de Control, de 17 de septiembre de 2001, no se menciona el destino de esos fondos; que a la reunión mantenida el 25 de septiembre de 2001 con el Gobernador y el Subgobemador, en la que se conoce por primera vez en el Banco de España la constitución de los fondos de pensiones, asisten. los Sres. Ybarra y Uriarte, pero no el Sr. González; y que, finalmente, en el informe de los Presidentes de 14 de noviembre de 2001 se obvia la operación con ALICO remitiéndose al escrito del Sr. Ybarra, escrito que, según el Sr. Cano, el Sr. González no conoce, pese a que, al menos desde la recepción del escrito de requerimientos de la Comisión Ejecutiva del Banco de España de 19 de octubre de 2001, sabe de la existencia de los fondos de pensiones, ya que en ese escrito se mencionaban esos fondos al referirse a la reunión del 25 de septiembre de 2001 anteriormente citada.

En resumen, no parece muy lógico que, sobre una operación realizada en interés del banco, se mantenga ese ocultismo durante y después de la misma ante el otro Presidente de la entidad. De la misma manera, no parece muy lógico que en una operación hecha en interés del banco participen todos los consejeros procedentes de BBV (más dos antiguos consejeros de BBV y el antiguo secretario del Consejo de BBV) y, en cambio, no participe ningún consejero procedente de Argentaria.

- Sí la finalidad era comprar acciones de Bancomer con esos fondos mientras existieran riesgos para la toma de control y no se dispusiera de las oportunas autorizaciones, no se explica por qué no se cancelaron los fondos una vez que se consiguió tomar el control de ese banco. El desenlace de la pugna por Bancomer se produce, en junio de 2.000, mientras que los fondos de pensiones no se cancelan hasta enero de 2001.

- En cuanto a la transferencia de 400.000 dólares realizada por el Sr. Urrutia a una cuenta en Suiza, el propio Sr. Ybarra señala que sólo tuvo conocimiento de esa actuación del Sr. Urrutia con motivo de la elaboración del informe encargado al Presidente de la Comisión de Control. Como explicación de esa actuación de una persona que, presuntamente, estaba actuando como fiduciario, el Sr. Ybarra indica que el Sr. Urrutia “en el momento en que, de acuerdo con el contrato suscrito con ALICO, fue disponible la cantidad de US$ 400.000, consideró que no se modificaba ni la estructura de la operación ni sus compromisos respecto de las cantidades colocadas a su nombre, el hecho de que dicha cantidad disponible en vez de permanecer en un contrato con ALICO, se encontrara a su disposición en otro lugar diferente. En consecuencia, ordenó a ALICO la transferencia de dicha cantidad a la cuenta que resulta de la carta de ALICO a la que acabó de hacer referencia". En nuestra opinión, carece totalmente de sentido que el Sr. Urrutia, a cuyo nombre había colocado el Sr. Ybarra unos fondos de pensiones en ALICO para comprar acciones con las que contribuir a garantizar el control de Bancomer, el día 10 de noviembre de 2000, 4 meses después de haber tomado BBVA dicho control, envíe a una cuenta suya en Suiza, sin comunicárselo al Sr. Ybarra, una parte de esos fondos. Esta actuación parece la de una persona que dispone de un patrimonio propio y no de unos fondos de los que es mero fiduciario.

Como conclusión de todo lo anterior podemos indicar lo siguiente: las explicaciones del Sr. Ybarra no sólo no vienen acompañadas de ninguna prueba documental de las mismas, sino que las puntualizaciones señaladas anteriormente comportan tantas aparentes incongruencias e implican tantas dudas, que la versión del Sr. Ybarra puede considerarse, en el mejor de los casos, escasamente verosímil y, entendemos, que insuficiente para contradecir lo que resulta de los hechos documentados, que muestran que se constituyeron fondos de pensiones para 22 personas, todas ellas procedentes de BBV.

C) Ingreso de los fondos en BBVA

Finalmente, esos fondos, tal como se señala en el apartado 5.1 anterior, ingresaron en BBVA en febrero de 2001. Para recuperar los fondos de pensiones se constituye un nuevo trust (T. 750) que tiene como sociedad vinculada a Firstrate y cuyo beneficiario es Amelan. Firstrate recibe en su cuenta de BBVA Privanza Bank Jersey 400.000 dólares procedentes de Banca del Gottardo y 19.663.699 dólares procedentes de ALICO los días 17 y 23 de enero de 2001 respectivamente.

En realidad, dado que esos fondos ya no pertenecían al trust T. 532, no era necesario que pasaran por ese trust para volver a BBVA; pero igual de innecesario era todo el entramado que se montó: creación de un nuevo trust (T. 750) y asignación al mismo de una sociedad vinculada (Firstrate), designación de Amelan como beneficiario del T.750, traspaso a Firstrate de los fondos procedentes de ALICO y Banca del Gottardo y, finalmente, escrito de Hans Wille señalando, en su calidad de antiguo miembro del Consejo de Amelan, que BBVA es el único beneficiario de Amelan, que fue liquidada y disuelta el 15 de enero de 2001, por lo que todos los activos y derechos de los que Amelan fuera titular pertenecen a BBVA, incluyendo cualquier derecho procedente del fideicomiso T.750, del que entiende que Amelan era beneficiario con derecho a recibir 21.472.378,42 euros. En definitiva, para devolver los fondos hubiera sido suficiente que en las órdenes dadas a ALICO se hubiera señalado como beneficiario de esos fondos a BBVA, sin necesidad de ningún pase intermedio por Firstrate o Amelan; sin embargo, como ya se ha indicado anteriormente, según el Sr. Cano, a él y al Sr. González se les había señalado que esos fondos procedían de una I.P.F. a 3 años realizada por el trust T. 532, por lo que, al haberse disuelto éste, se les dijo que la constitución del nuevo entramado era necesaria para el retorno de la presunta I.P.F.

Hay que destacar que, aunque al constituir el trust T. 750 se designa como beneficiario del mismo a Amelan, lo cierto es que cuando los fondos procedentes de ALICO y Banca del Gottardo ingresan en Firstrate, Amelan ya ha sido disuelta, por lo que el contravalor en euros de los fondos citados acaba entrando en BBVA sin pasar por Amelan. La liquidación de Amelan con anterioridad al regreso de los fondos de pensiones parece indicar que la decisión de que esos fondos volvieran a BBVA se tomó con posterioridad a la de que volvieran el resto de los fondos que figuraban fuera de las cuentas de BBVA45.

Finalmente, en lo que respecta a las órdenes dadas a ALICO y Banca del Gottardo para la vuelta de los fondos, no se nos han facilitado; no obstante, esas órdenes han tenido que ser dadas por el Sr. Urrutia en el caso de Banca de Gottardo y por el propio Sr. Urrutia y los otros 21 titulares en el caso de ALICO, ya que de la documentación suministrada resulta que esas 22 personas eran los titulares de los fondos, señalando el Sr. Ybarra en su escrito de 14 de noviembre que fueron las personas titulares de esos fondos las que procedieron a deshacer la operación.

6. PROBLEMÁTICA DE LA REVISIâN DE LA EVOLUCION DE FONDOS EN AMELAN

La gestión del patrimonio de Amelan desde la entrada de los primeros fondos en febrero de 1992 hasta la liquidación de la fundación en enero de 2001 se puede dividir en dos etapas:

- Desde febrero de 1992 hasta junio de 1999 la gestión fue muy dinámica, realizándose depósitos, en diferentes monedas (la mayoría de ellos depósitos fiduciarios), numerosas operaciones de cambio de moneda, compraventas de valores, y derivados sobre tipos de interés. Esta operativa, muy enfocada asumir riesgos de cambio y de interés, supuso manejar fondos en 12 diferentes monedas y, por tanto, mantener 12 cuentas corrientes distintas El responsable de esa gestión fue el Sr. Simeón, empleado de BBV.

- Desde junio de 1999 hasta la liquidación la gestión se efectuó por UBS bajo un contrato de gestión discrecional de carteras. En esa época, si bien se mantienen abiertas las mismas cuentas corrientes46, el número de transacciones es muy inferior al del primer período.

En la documentación que acompañaba al informe encargado al Presidente de la Comisión de Control solamente se adjuntaban los movimientos de las cuentas corrientes, así como la situación patrimonial al final de cada año. En dicha documentación no se aportaban justificantes de las distintas entradas y salidas. En un primer intento de revisión, dada la gran cantidad de operaciones existentes, la falta de identificación de las mismas en los extractos suministrados y la existencia de operaciones con derivados, resultó imposible relacionar los movimientos de las cuentas corrientes, con las inversiones. Por lo tanto, no se pudo obtener una certeza razonable de que no hubiera habido más entradas o salidas de fondos que las señaladas en el informe.

Por ello, en el escrito enviado por la Comisión Ejecutiva del Banco de España se requirió a BBVA que recopilara lo antes posible la documentación que permitiese verificar la operativa realizada por Amelan desde 1992 a 1999, informando al Banco de España tan pronto como estuviese disponible. En la contestación al requerimiento se señaló que dicha documentación ya estaba recopilada y que se encontraba a disposición del Banco de España47. Esta nueva información contiene, además de los movimientos de las cuentas corrientes, los extractos y justificantes que el banco en el que se mantenían las mismas proporcionó a la hora de realizar los cargos o abonos en las diferentes cuentas. En ocasiones, dichos justificantes facilitan la descripción de la operación realizada, pero en otros casos la información contenida en ellos se limita a la notificación del cargo o abono y el nombre de la entidad de crédito de contrapartida.

De lo anterior se deduce que, exclusivamente con la documentación suministrada, no se puede verificar razonablemente la operativa de Amelan. Esta verificación se considera muy importante, va que el mantenimiento de fondos fuera de la contabilidad solo se explica, en principio, para realizar pagos o inversiones al margen de esa contabilidad48; sin embargo, según las explicaciones de BBVA, desde la constitución de Amelan en 1991 hasta su liquidación en enero de 2001, solamente se han utilizado una vez con este fin: el pago realizado en 1995 por las pérdidas generadas en Tesorería49 por lo que pudiera ocurrir que, en una revisión de la operativa realizada en Amelan, aparecieran operaciones de naturaleza diferente a la de rentabilización del patrimonio.

Por tanto, la verificación de la evolución de los fondos de Amelan exige de una detallada labor de inspección que, dadas las limitaciones de la documentación mencionadas anteriormente, la dificultad de disponer de interlocutores en la entidad que conozcan suficientmente ente el detalle de la operativa, el elevado volumen y complejidad de las operaciones realizadas, la antigüedad de las mismas y el largo periodo de tiempo en que se han desarrollado (casi 9 años), presenta unas dificultades mayores que una inspección ordinaria.

Para poder realizar esta labor inspectora, con fecha 24 de enero de 2002 se remitió un escrito, al Presidente de BBVA (anexo 1.13) en el que se le solicita que la entidad obtenga y valide los documentos que permitan conocer y acreditar las operaciones realizadas por Amelan, ordene la información con criterios lógicos para realizar una labor de auditoría, proporcione al Banco de España los criterios de dicha ordenación y facilite un interlocutor. En dicho escrito se señalaba que en el plazo más breve posible BBVA debía realizar una valoración de las dificultades y del tiempo que se va emplear y justificar cualquier limitación o problema que haga que BBVA considere que parte de la documentación descriptiva no vaya a poder ser facilitada. El 19 de febrero de 2002 se ha recibido escrito de contestación del Sr. González en el que designa un interlocutor y señala que el tiempo necesario para ordenar y clasificar la documentación archivada se estima en unos 2 meses; no obstante, adelanta que un número indeterminado de transacciones no incluyen suficiente justificación, indicando que "para estos casos, siempre y cuando la contrapartida sea BBVA, se intentará justificar con los registros del banco, si bien, dada la antigüedad de las transacciones, no será posible localizar toda la documentación." Si finalmente no resultara posible verificar la evolución del patrimonio de Amelan, nos encontraríamos con una importante limitación en el alcance de los trabajos realizados por el Banco de España en orden a comprobar que no se han desviado más fondos que los señalados en este informe.

Finalmente hay que indicar que con posterioridad al encargo recogido en el párrafo anterior, se ha recibido certificación del Sr. Wille, fiduciario de Amelan, en la que señala que recibió instrucciones de BBV (actuando a través de los Sres. Bastida y Molinuevo) para constituir, además de Amelan, otras dos estructuras offshore (Ver apartado 3.3.4 de este informe), estructuras que no tuvieron actividad y que se disolvieron en 1999 y 2001. Tras la recepción de esa certificación se ha solicitado verbalmente a BBVA que entregue, sobre cada una de esas entidades, el mismo tipo de información con los mismos criterios que se ha exigido respecto a Amelan; al tratarse, según la certificación, de entidades inactivas, esa revisión no debería plantear ninguna dificultad.

7. RESUMEN Y CONCLUSIONES

La operativa analizada en este informe se puede resumir, básicamente (ver anexo nº 3), en la existencia de dos estructuras, una en Liechtenstein (Amelan Foundation) y otra en Jersey (Trust T. 532 y Sharington Company Inc.), en las que se han mantenido y gestionado patrimonios que pertenecían a BBV (luego BBVA) pero que estaban fuera de su contabilidad y al margen de su. control corno institución.

A) Amelan Foudation50: Se constituye en 1991 para recibir los beneficios que se habían obtenido como consecuencia de una operativa con autocartera efectuada a partir de 19S7 por Banco de Vizcaya (BV). Esa operativa se había gestionado a través de cuatro sociedades en Jersey. Tras la fusión con Banco de Bilbao (BB), se toma la decisión de liquidar la autocartera y, al mismo tiempo, la de reordenar jurídicamente la situación pero manteniendo los beneficios procedentes de la venta de la misma fuera de la contabilidad y el control de BBV, para lo que se crea Amelan, fundación que tiene como beneficiario a BBV y como representantes de éste dos personas procedentes de BB y otras dos de BV (a partir de 1995 sólo permanecen las dos primeras personas).

En diciembre de 1991 se disuelven las cuatro sociedades de Jersey y, básicamente entre el 31 de enero y el 10 de febrero de 1992, Amelan recibe unos fondos, que presuntamente proceden de los beneficios por la autocartera vendida, y el remanente de acciones; estas acciones se venden en mayo de 1992.. Los fondos ascendían a 1.474 millones de pesetas de contravalor y las acciones produjeron un líquido de 7.115 millones de pesetas.

A partir de ese momento, la gestión del patrimonio de Amelan se divide en dos etapas:

- De febrero de 1992 a junio de 1999 se realiza de manera muy dinámica efectuando depósitos en diferentes monedas (la mayoría de ellos depósitos fiduciarios), numerosas operaciones de cambio de moneda, compraventas de valores y derivados sobre tipos de interés. Esa gestión la efectuaba un empleado de BBV.

- Desde junio de 1999 hasta su liquidación en enero de 2001 la gestión se efectuó por UBS bajo un contrato de gestión discrecional de carteras.

Durante esos 9 años, y al margen de la gestión del patrimonio anteriormente mencionada, se producen, al menos, tres entradas y una salida de fondos.

Dos de las entradas corresponden a la recepción de otros tantos patrimonios procedentes de BV que se gestionaban al margen de la contabilidad el control del banco. El primero de esos patrimonios procede de UBS Zurich, asciende a 29.519.489 marcos y, 6.160.114 dólares, e ingresa en Amelan en diciembre de 1996; el segundo procede de la liquidación de una sociedad suiza, Soperatchimie, asciende a 1.319.610 francos suizos e ingresa en Amelan entre septiembre de 1997 y marzo de 1998.

La tercera entrada se produce en abril de 2000, asciende a 123.358.685 dólares y procede de la liquidación de la actividad del trust T. 532 y de la sociedad Sharington que se comenta posteriormente.

En cuanto a la salida corresponde a un pago de 47.630.758 dólares a Crédit Suisse Fínancial Products, efectuado el 28 de junio de 1995, y que corresponde a la regularización de parte de las pérdidas experimentadas por BBV en tres operaciones especulativas de tesorería.

Finalmente, en enero de 2001 se disuelve Amelan procediendo al ingreso del liquido resultante (33.854 millones de pesetas) en BBVA.

B) Trust T. 532: Se constituye en octubre de 1998 para recibir los beneficios que se habían obtenido como consecuencia de una operativa de compra venta de acciones de Argentaria efectuada por BBV entre 1996 y 1998. Al liquidar esa operativa, asumida formalmente por BBV, se decide desviar los beneficios obtenidos (134.447.030 dólares), no registrándolos en la contabilidad de BBV, y enviar los fondos a un trust (T. 532) en Jersey, cuyo beneficiario es BBV, siendo gestionada la actividad del trust por la sociedad Sharington Company Inc., domiciliada en Niue. Las personas autorizadas para disponer de los fondos de Sharington son dos directivos de BBV procedentes de BB que estaban ya autorizados para disponer de las cuentas de Amelan.

La gestión de este patrimonio es muy distinta de la de Amelan: los 134.447.030 dólares se ingresan en una cuenta de Sharington, limitándose a invertirlos en depósitos de reinversión mensual o semanal, hasta su traspaso a Amelan en abril de 2000.

Entre noviembre de 1998 y abril de 2000 se producen tres cargos significativos51 en esa cuenta de Sharington (además de traspaso final a Amelan): 525.586 dólares el 1 de diciembre de 1998, 1.000.000 de dólares el 7 de julio de 1999 y 19.267.721 dólares el 27 de marzo de 2000.

Los dos primeros tienen como destinataria a Concertina N. V., sociedad sobre la que no se facilita ninguna documentacion; según BBVA esos pagos se realizaron para contribuir a campañas electorales en un país latinoamericano.

En cuanto al tercero, que se produce unos días antes de que el resto de del saldo que figuraba en la cuenta de Sharington se traspasara a Amelan, tiene como destinatario a ALICO y como objetivo la constitución de 22 fondos de pensiones a favor de otras tantas personas. Según el Sr. Ybarra la constitución de esos fondos tenia como objetivo último adquirir una participación en Bancomer por cuenta de BBVA.

La participación en Banconier nunca se llegó a adquirir y, con posterioridad a la disolución de Sharington, del T. 532 y de Amelan, esos fondos llegan a BBVA el 8 de febrero de 2001 (3.573 millones de pesetas) a través de un trust (T. 750) creado al efecto, con su correspondiente sociedad vinculada (Firstrate). Del total de fondos que retornan, 19.663.699 dólares proceden de ALICO y 400.000 de Banca del Gottardo (Suiza); estos últimos corresponden a uno de los titulares de fondos de pensiones que en noviembre de 2000 había transferido esa cantidad al citado banco.

Del análisis de la documentación suministrada se llega a las siguientes conclusiones que se desarrollan en los anteriores capítulos de este informe:

A) Sobre la operativa con Amelan.

En cuanto a las tres primeras entradas conocidas (autocartera, USB y Soparetcimie), la información disponible es fragmentaría, por lo que no se puede concluir, ni siquiera como hipótesis razonable, que todos los fondos que proceden de esas tres fuentes hayan confluido en Amelan. En todo caso, las carencias de documentación pueden ser comprensibles dada la antigüedad de las operativas en cuestión, aunque no se entiende que las entradas en Amelan de fondos y acciones procedentes de la autocartera se produzcan con posterioridad a la disolución y baja en el registro de las sociedades que poseían esa autocartera.

En cuanto a la última entrada conocida (123.358.685 dólares procedentes del trust T. 532) supone la unificación en Amelan de los fondos existentes en las dos estructuras que tenía como beneficiario a BBVA.

En cuanto a la salida, sí se ha acreditado debidamente el origen de las pérdidas y el pago realizado. Se trata, por lo tanto, de la utilización de un patrimonio existente al margen de la contabilidad para evitar el reflejo en la cuenta de resultados de pérdidas de la actividad ordinaria del banco.

En cuanto al resto de la operativa realizada por Amelan, debido a las limitaciones de la documentación recibida52, no se ha podido, todavía, verificar la evolución de los fondos. Entendemos que dicha verificación es muy importante ya que, en el principio, el mantenimiento de fondos al margen de la contabilidad solo se explica para realizar pagos o inversiones fuera del control de la entidad. Por tanto, los trabajos de verificación exigen una detallada labor inspectora. Además, dada la dificultad de disponer de interlocutores que conozcan suficientemente el detalle de la operativa, el elevado volumen y complejidad de las operaciones realizadas y el largo periodo de tiempo en que se han desarrollado (casi 9 años), esta labor inspectora presenta dificultades mayores que una inspección ordinaria. Por ello, el 24 de enero de 2002 se remitió un escrito al Presidente de BBVA en el que se

solicita que la entidad facilite un interlocutor y obtenga, valide y ordene la documentación que permita acreditar las operaciones realizadas por Amelan. El 19 de febrero de 2002 se ha recibido escrito de contestación del Sr. González en el que designa un interlocutor y señala que el tiempo necesario para ordenar y clasificar la documentación archivada se estima en unos 2 meses; no obstante, adelanta que un número indeterminado de transacciones no incluyen suficiente justificación, indicando que “para estos casos, siempre y cuando la contrapartida sea BBVA, se intentará justificar con los registros del banco, si bien, dad la antigüedad de las transicciones, no será posible localizar toda la documentación”.

En cuanto a la decisión de mantener este patrimonio al margen de la contabilidad y el control de BBVA, en el informe encargado al Presidente de la Comisión de Control se explica que el motivo para decidir no incluir estos fondos en la contabilidad era intentar superar lo antes posible la crisis producida en la fusión de BV con BB, evitando así que la parte de BV interpretara este hecho como un “ajuste de cuenta”. Esta explicación no es congruente con el hecho de que Amelan se haya mantenido activa hasta más de 6 años después de haber desaparecido las disensiones internas resultantes de la fusión.

Finalmente hay que señalar que con fecha 13 de febrero de 2002 se ha recibido certificación del Sr. Wille, fiduciario de Amelan, en la que indica que recibió instrucciones de BBV (actuando a través de los Sres. Bastida y Molinuevo) para constituir, además de Amelan, otras dos estructuras offshore que no tuvieron actividad y que se disolvieron en 1999 y 200153. Tras la recepción de esa certificación se ha solicitado verbalmente a BBVA que entregue, sobre cada una de esas entidades, el mismo tiempo de información y con los mismos criterios que se ha exigido respecto a Amelan; al tratarse, según la certificación, de entidades inactivas, esa revisión no debería plantear ninguna dificultad.

B) Sobre la operativa con el trust T. 532 y Sharington.

En primer lugar, en relación con el desvio al trust T. 532 y Sharington de los beneficios obtenidos por BBV en la operativa con acciones de Argentaria, cabe señalar que, pese a que se trata, con diferencia, de la operación más importante desde el punto de vista cuantitativo, no se ofrece una explicación concreta sobre por qué se decidió desviar esos fondos. Hay que destacar que cuando se produce ese desvío ya existe una estructura (Amelan) que rnanejaba al margen de la contabilidad del banco.

En cuanto a las dos salidas en beneficio de Concertina N. V., no se aporta ningún tipo de justificación sobre el destinatario último de esos pagos, por lo que resulta imposible determinar, con la documentación, que obra en nuestro poder, si la versión de Sr. Ybarra es correcta. Se trata, por lo tanto, de unas salidas de fondos que no han vuelto a las cuentas de BBVA y cuyo destino no se ha podido acreditar.

En cuanto a la salida de 19.267.721 dólares para constituir 22 fondos de pensiones en

ALICO, no se aporta tampoco ningún tipo de documento que sirva de apoyo a la versión del Sr. Ybarra sobre la finalidad de esos fondos. Al contrario: las contradicciones y ocultaciones sobre esta operación en las explicaciones suministradas no sólo al Banco de España sino al otro Presidente de BBVA Sr.

González, la fecha en que se constituyen esos fondos, el instrumento elegido (fondos de pensiones), la no adquisición de las acciones, la reducida participación en Bancorner a que habrian dado derecho, el número de personas empleado, la procedencia de BBV de todas ellas, la no cancelación de los fondos cuando ya se había tomado el control en Bancomer y la transferencia a una cuenta en Suiza de una parte de su saldo por uno de los titulares cuatro meses después de la toma del control, nos llevan a concluir que la explicación del Sr. Ybarra puede considerarse, en el mejor de los casos, escasamente verosímil y, entendemos que insuficiente para contradecir lo que resulta de los hechos documentados, que muestran que se han constituido fondos de pensiones para 22 personas.

La vuelta de esos fondos a BBVA se produce con posterioridad a la de los fondos de Amelan (aparentemente se decide también con posterioridad a la orden de liquidación de Amelan) y, aunque no hemos dispuesto de las órdenes dadas a ALICO y Banca de Gottardo para que los fondos se traspasaran a Firstrate, esas órdenes tuvieron que ser dadas por los 22 titulares.

C) Sobre las personas u órganos que decidieron, conocieron o ejecutaron las operaciones citadas.

En el anexo nº 4 se recoge un cuadro en el que se detallan las personas u órganos que, según lo señalado por el Sr. Ybarra en los escritos de contestación al requerimiento de la Comisión Ejecutiva del Banco de España, han intervenido en alguna operación. En el anexo nº 2/6 se adjunta la relación de las 22 personas receptoras de los fondos de pensiones en ALICO y el importe recibido por cada una de ellas.

En lo que respecta a los órganos, los únicos que se mencionan son la CDP, que fue informada, probablemente en el último trimestre de 1989, de la existencia de la autocartera procedente de BV y decidió su liquidación, y la Comisión de Control que, en el segundo semestre de 1994, fue informada de las pérdidas en la operativa tesorera y de que había quedado resuelto el problema, pero que, en cambio, no fue informada de que esas pérdidas fueron pagadas por Amelan y no fueron recogidas en la contabilidad de BBV.

Por lo tanto, según el Sr. Ybarra esos dos órganos sólo tuvieron conocimiento, respectivamente, del origen de la operativa que dio lugar a Amelan y de la que dio lugar al único pago conocido de esa fundación, pero no conocieron, y, menos aún decidieron, la constituión de la fundación o la liquidación del pago a través de ella. No parece lógico, sobre todo en el caso de la CDP, que se conozcan unos beneficios o pérdidas significativos y se ignore que no han pasado por la

contabilidad del banco. En todo caso, en la documentación suministrada no se aporta prueba del conocimiento de la existencia de la autocartera procedente de BV por parte de la CDP ni de la existencia de las pérdidas en la operativa tesorera por parte de la Comisión de Control.

En lo que respecta a las personas concretas que intervinieron en las operaciones podemos distinguir entre ejecutores, receptores de los fondos en el caso de ALICO, personas que tomaron las decisiones y personas que las conocieron.

En cuarto a los ejecutores, se trata de diferentes personas (Ver anexo nº 4) que, en general, aunque no en todos los casos, están acreditadas a través de diferentes documentos en los que intervienen.

En cuanto a los receptores de los fondos de pensiones constituidos en ALICO, se trata de los 19 miembros del Consejo de Administración de BBVA procedentes de BBV, más el antiguo Secretario del Consejo y dos antiguos consejeros de BBV (ver anexo nº 2/6). La identidad de esas 22 personas está acreditada mediante certificación de AIG.

En cuanto a los que tomaron las decisiones, salvo en las operaciones procedentes de BV, en las que los responsables son antiguos consejeros 0 directivos de esa entidad, en todas las demás el Sr. Ybarra señala que fue él quien tomó la decisión, en algunos casos solo (constitución de Amelan e incorporación a la misma de los fondos procedentes de la operativa con autocartera, de los saldos de las cuentas en UBS y de los saldos resultantes de la liquidación de Soparetchimie; desvío al trust T. 532, y Sharington de las plusvalías obtenidas en la operativa con acciones de Argentaria; traspasos de fondos de la cuenta de Sharington a Concertina N.V.; constitución de los fondos de pensiones en ALICO a favor de 22 personas) y en otros junto al Sr. Uriarte (cancelación de parte de las pérdidas de tesorería con cargo a las cuentas de Amelan; toma de participación en Argentaria).

Finalmente, en cuanto a los conocedores, aparte de los que tomaron las decisiones, de los ejecutores y de los miembros de la CDP (en el caso de la liquidación de la autocartera) y de la Comisión de Control (en el caso de las pérdidas en la actividad tesorera), sólo cita a los Sres. Corcóstegui y Fernández como conocedores de las pérdidas en tesorería (no de la manera en que se liquidaron) al Sr. Ampuero como conocedor de la forma de cancelación de esas pérdidas; a los Sres. Collar y Ampuero como conocedores de la toma de participación en Argentaria y de la decisión de venta de la misma (no del destino de los fondos); al Sr. Uriarte comno conocedor de esa venta y del destino de los fondos.

Tanto sobre las personas que tomaron las decisiones como sobre las que las conocieron no existe mas acreditación que las afirmaciones del Sr. Ybarra en los escritos de contestación al requerimiento de la Comisión Ejecutiva del Banco de España. Por lo tanto, no es posible pronunciarse sobre este particular. En todo caso, no parece lógico que los Sres. Ampuero y Collar, Vicepresidentes del Banco, conocieran la decisión de venta de acciones de Argentaria y, al mismo tiempo, ignoraran el resultado de la venta y el destino que se dio a los fondos; por otra parte, en lo que respecta al Sr. Uriarte, dado que era el Consejero Delegado de la entidad, parece que el mero conocimiento por su parte del desvío de fondos a Jersey, supondría un cierto grado de implicación en la decisión, aunque solo fuera por omisión.