_
_
_
_
Análisis
Opinión
Texto en el que el autor aboga por ideas y saca conclusiones basadas en su interpretación de hechos y datos

Una movilidad más segura y sostenible gracias a la IA

Como operadores de infraestructuras, debemos aprovechar estas innovaciones, priorizando su uso adecuado

Autopista AP9
Autopista AP-9 a su paso por Redondela (Pontevedra).ÓSCAR CORRAL

Hoy en día nadie duda de que la inteligencia artificial cambiará nuestras vidas. Sin embargo, para algunos sectores, este futuro es ya una realidad. En la gestión de infraestructuras de transporte ya se incorporan soluciones basadas en la IA que, además de facilitar la operación, mejoran la seguridad, la experiencia , así como reducen el impacto de la huella de carbono.

La movilidad inteligente es una urgente y necesaria invitación a replantearnos cómo nos desplazamos de una manera más sostenible, más segura y eficiente en el uso de los recursos escasos. Para lograr este objetivo es imprescindible contar con recursos económicos que doten al sector de estas nuevas tecnologías. Se estima que la inversión en IA en el transporte alcanzará en 2030 unos 5.500 millones de dólares. Con estas inversiones se favorecerá la optimización de la gestión del tráfico, el desarrollo de vehículos autónomos, el mantenimiento predictivo de los vehículos y el aumento de las iniciativas de infraestructuras inteligentes.

Adicionalmente, invertir en carreteras más seguras y “que perdonan” debe ser un área de atención prioritaria para reducir los accidentes. Debemos rebelarnos contra la realidad actual, donde los accidentes de tránsito son responsables de aproximadamente 1.1 millones de muertes al año , según la Organización Mundial de la Salud (de las cuales unas 20.000 corresponden a la Unión Europea y más de 150.000 a América Latina). La buena noticia es que el Programa Internacional para la Evaluación de Carreteras (iRAP) estima que con una inversión a nivel global de tan solo unos 200.000 millones de dólares para mejorar la infraestructura vial se podría revertir esta tendencia y en esta década se evitaría que más de dos millones de personas fallecieran o sufriesen graves lesiones como consecuencia de accidentes viales.

Por otro lado, la implementación de sistemas inteligentes junto con el uso de IA en la infraestructura vial tendría la posibilidad de reducir en más de 30% las muertes en accidentes viales cada año, defienden desde el Instituto de Ingenieros Eléctricos y Electrónicos. Como ejemplos pueden señalarse el uso de aplicaciones que emiten alertas inmediatas de accidentes, incluso antes de que los conductores llamen a los servicios de emergencia, o robots que detectan y analizan fallas en las carreteras en tiempo real. Esto permite reducir los tiempos de respuesta para atender las emergencias, así como la reducción de la siniestralidad al identificar las áreas de la vía en donde se requiere un mantenimiento urgente para evitar accidentes.

La seguridad es una de las variables más importantes que influyen en la experiencia de los usuarios, pero no es la única, ya que estos demandan cada día un servicio de mayor calidad, así como nuevos servicios. Priorizar un óptimo mantenimiento de la infraestructura, así como una adecuada gestión del tráfico, son dos factores adicionales que influyen positivamente en la experiencia del usuario.

En la actualidad, a partir del análisis de los datos históricos, la IA puede predecir tendencias y necesidades de movilidad de los usuarios. Por ejemplo, la A35 Brebemi en Italia y el Circuito Exterior Mexiquense en México, dos de las vías que opera Aleatica, usan una plataforma de análisis de datos desarrollada internamente para definir patrones de movilidad. Esto contribuye a mejorar el conocimiento del flujo esperado de vehículos en las plazas de peaje en determinadas horas punta y, por tanto, permite dimensionar adecuadamente la plantilla y minimizar el riesgo de congestión.

Adicionalmente, el análisis meteorológico y de la siniestralidad vial, permite evaluar las condiciones y rendimiento del pavimento, y de este modo tomar medidas para mitigar riesgos y optimizar el coste futuro de mantenimiento. Este sistema se alimenta de diversas fuentes de información como los datos de posicionamiento de teléfonos móviles (GPS) y la información de todas las transacciones registradas en las autopistas.

Estas herramientas tienen la capacidad de procesar una gran cantidad de datos —tanto históricos como en tiempo real— sobre los patrones de tránsito, y de forma simultánea, proponer medidas para gestionar y distribuir los desplazamientos en carreteras de manera eficiente. Recordemos también que una menor congestión vial se traduce en un menor consumo de combustible y, por ello, en menores niveles de emisiones de gases de efecto invernadero.

Como operadores globales de infraestructura de transporte, debemos aprovechar estas innovaciones tecnológicas, priorizando el uso adecuado de la IA. De este modo podremos hacer frente de una forma más eficaz a los retos actuales de seguridad vial, de mitigación de emisiones, así como optimizaremos la experiencia de nuestros usuarios. La apuesta por una movilidad inteligente es el camino para ofrecer a nuestros usuarios una infraestructura inteligente de alta calidad, segura, sostenible y eficiente.

David Díaz Almazán es consejero delegado global del operador de infraestructuras Aleatica

Sigue toda la información de Cinco Días en Facebook, X y Linkedin, o en nuestra newsletter Agenda de Cinco Días

Newsletters

Inscríbete para recibir la información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti
¡Apúntate!
Tu comentario se publicará con nombre y apellido
Normas
Rellena tu nombre y apellido para comentarcompletar datos

Más información

Archivado En

_
_