_
_
_
_
Editorial
Opinión
Texto en el que el autor aboga por ideas y saca conclusiones basadas en su interpretación de hechos y datos

La fina línea entre la especulación y las apuestas

La posible llegada a España de las opciones con vencimiento de un día abre la puerta a una filosofía de inversión radicalmente distinta a lo acostumbrado

CINCO DÍAS
CNMV
Sede de la Comisión Nacional del Mercado de Valores en Madrid.EUROPA PRESS

La diferencia entre inversión y especulación siempre ha dependido más del punto de vista de cada uno que de cuestiones objetivas. No obstante, a medida que se acortan los plazos de tenencia de los activos en cartera, la operación es más especulativa, pues pesa más adelantarse a otros que adelantar tendencias de fondo. La posible llegada a España de las opciones con vencimiento de un día abre la puerta a una filosofía de inversión radicalmente distinta a lo acostumbrado.

Tampoco se le pueden poner demasiadas puertas al campo; este tipo de activo financiero ha crecido como la espuma en EE UU gracias al interés de los inversores minoritarios, los que manejan su cartera de acciones desde casa. Ahora mismo, la mitad del volumen de opciones sobre el S&P 500 tiene vencimiento de un día. Tradicionalmente, las opciones se movían con plazos de uno a tres meses, en la medida que se usaban para cubrir posiciones de inversión tradicional, limitando las pérdidas en una cartera a través, por ejemplo, de una opción de venta. En lugar de eso, el inversor apuesta, a cambio de una prima, a que el índice acabe marcando una determinada subida o bajada al cierre del mercado. Un coste bajo a cambio de una recompensa elevada pero poco probable y de cortísimo plazo. No es extraño, así, que el supervisor de la banca internacional califique esta inversión de una especie de lotería financiera, aunque quizá el símil más acertado, por la recurrencia, sea el de una máquina tragaperras.

Que sea popular no implica que sean una buena idea para los inversores o, al menos, para los inversores tradicionales. Según datos del BIS, la rentabilidad media anualizada de este tipo de activos es de un mareante -32.000%. Pero es un mecanismo de inversión que, cuando se acierta, puede generar rentabilidades igualmente mareantes de hasta un 79.000% anualizado. Un imán para los inversores que solo tienen ojos para la rentabilidad, y no para el riesgo.

Los números rojos tan abultados no vienen tanto de una pérdida masiva como de la acumulación de pequeñas pérdidas. Porque uno de los aspectos de las opciones a un día es que, como en la lotería, las pérdidas son limitadas y no van más allá del desembolso del décimo. En los contratos por diferencias, un producto cuya publicidad está prohibida y es objeto de un intenso escrutinio por parte de la CNMV, las pérdidas de una inversión fallida pueden ser infinitas, sobre todo en posiciones bajistas. Más trabajo para un supervisor que cada día debe decidir hasta qué punto debe proteger al pequeño inversor de sus propios errores.

Sigue toda la información de Cinco Días en Facebook, X y Linkedin, o en nuestra newsletter Agenda de Cinco Días

Newsletters

Inscríbete para recibir la información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti
¡Apúntate!
Tu comentario se publicará con nombre y apellido
Normas
Rellena tu nombre y apellido para comentarcompletar datos

Más información

Archivado En

_
_