_
_
_
_
Breakingviews
Opinión
Texto en el que el autor aboga por ideas y saca conclusiones basadas en su interpretación de hechos y datos

El reto de los aranceles de la UE a los automóviles chinos para ser efectivos

El presidente Xi Jinping visita la UE para analizar la situación actual de los intercambios comerciales

Beijing
Modelo de BYD en el salón del automóvil de Pekín, el 25 de abril.Tingshu Wang (REUTERS)

Frenazo en seco. Las deliberaciones de Bruselas sobre si los fabricantes chinos de automóviles eléctricos BYD, Geely y SAIC Motor se benefician de subsidios injustos son cada vez más difíciles. La investigación de la Unión Europea sobre el asunto está llegando a su fin justo cuando el presidente Xi Jinping protagoniza su primera visita a la región en cinco años. Si la UE impone aranceles, tendrían que superar varias dificultades para ser efectivos. Y el líder de la República Popular puede reunir contraargumentos convincentes en su reunión con la jefa de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen.

Un aspecto que atrae a los fabricantes de automóviles chinos a la UE es que es un mercado mucho más rentable para vender sus vehículos. Reuters informa que en las salas de exposición europeas, BYD a menudo cobra el doble o más en comparación con los precios de etiqueta en casa, donde una guerra de precios ejerce presión sobre los ingresos. El bloque necesitaría aranceles de hasta el 50% para borrar esa ventaja, según una investigación publicada por The Rhodium Group la semana pasada. Eso sería difícil de justificar. Sería aproximadamente el doble del tipo fijado en casos comparables. Los niveles más altos podrían explicarse más fácilmente en casos como el dumping, que la UE define como la venta de bienes a menos de su valor normal, pero la prima en comparación con los precios internos no respalda eso.

En cualquier caso, los mayores exportadores de China ya están en el camino de localizar la manufactura, haciendo menos apremiante la tarea de la UE de disuadir las importaciones. BYD y SAIC tienen planes de construir fábricas en Europa; y algunas marcas propiedad de Geely ya producen vehículos allí. Es una medida lógica teniendo en cuenta que se espera que el crecimiento de las ventas de vehículos eléctricos en la UE supere al de China de aquí a 2030, según la Agencia Internacional de Energía.

Podría haber graves consecuencias si la República Popular tomara represalias en especie ante un impuesto de la UE. El país es el mercado automovilístico más grande del mundo, con más de 20 millones de vehículos de pasajeros vendidos allí el año pasado. Algunas marcas europeas están especialmente expuestas: alrededor de un tercio de las ventas de unidades de BMW, Volkswagen y Mercedes-Benz se realizaron en China en 2023.

La sonda se acerca a su destino final. La UE puede introducir derechos provisionales ya en julio. Si bien los responsables políticos como Von der Leyen probablemente ya estén pensando en conducir con cautela (los investigadores de Rhodium Group creen que la cifra final podría caer en el rango del 15% al 30%), el resultado aún está lejos de ser seguro. El viernes, la Comisión Europea dijo que los fabricantes chinos de vehículos eléctricos involucrados en la investigación no han proporcionado suficiente información, lo que sugiere que podrían utilizar evidencia de otras fuentes para calcular y potencialmente inflar las tarifas. Es una oportunidad para que Xi influya en la dirección del viaje.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción es responsabilidad de CincoDías

Sigue toda la información de Cinco Días en Facebook, X y Linkedin, o en nuestra newsletter Agenda de Cinco Días

Newsletters

Inscríbete para recibir la información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti
¡Apúntate!

Para seguir leyendo este artículo de Cinco Días necesitas una suscripción Premium de EL PAÍS

_
Tu comentario se publicará con nombre y apellido
Normas
Rellena tu nombre y apellido para comentarcompletar datos

Más información

Archivado En

_
_