_
_
_
_
Breakingviews
Opinión
Texto en el que el autor aboga por ideas y saca conclusiones basadas en su interpretación de hechos y datos

El drenaje monetario del BCE tiene un lado positivo para los mercados

El organismo podrá controlar estrictamente los tipos a corto plazo, y eso reducirá el riesgo de turbulencias

BCE
Christine Lagarde, presidenta del BCE, y Luis de Guindos, vicepresidente, el 7 de marzo en Fráncfort.Michael Probst (AP/ LaPresse)

Hay 50 maneras de dejar a tu amante, como cantaba Paul Simon. Hay al menos tantas formas de abandonar un estímulo monetario masivo. El Banco Central Europeo ha elegido una que le permitirá mantener un férreo control de los tipos de interés mientras drena lentamente unos 4,7 billones de euros en liquidez. Los bancos tendrán que desvincularse del dinero barato, pero la vida en el carril único no será tan mala.

El miércoles 13, la presidenta del BCE, Christine Lagarde, empezó a preparar a los mercados para una ruptura. Durante la mayor parte de la última década, el BCE ha inundado de liquidez el sistema financiero comprando bonos y concediendo préstamos a tipos inferiores a los del mercado. Esto ha proporcionado a las instituciones financieras fondos baratos para prestar a hogares y empresas. También ha permitido que el tipo de interés a un día que los bancos se cobran entre sí refleje el que el BCE paga por los depósitos de los bancos. En épocas normales, los tipos interbancarios son más altos que los oficiales.

Este régimen de relajación cuantitativa tenía sentido cuando el BCE quería reactivar la economía de la zona euro, impulsar la inflación y apuntalar el sector bancario. Ahora, sin embargo, la inflación sigue por encima del objetivo del 2% del BCE, los tipos de interés están en máximos históricos y las reservas de los bancos comerciales por encima de sus requisitos reglamentarios ascendían a 3,5 billones de euros en febrero, según los analistas de BNP Paribas. Eso no está lejos del máximo de 4,2 billones de junio de 2023. El BCE sufre grandes pérdidas con ellas porque paga a las entidades un interés del 4%, más de lo que gana con sus bonos.

El banco central suprimirá el último programa de compra de bonos a finales de este año. A medida que venza su cartera de deuda de 4,7 billones, las reservas de los bancos se irán agotando. Mientras, el BCE quiere seguir orientando el tipo al que los bancos se prestan entre sí hacia su tipo de depósito. La esperanza es que esto impulse los préstamos interbancarios, que han caído bruscamente debido a la abundancia de efectivo barato. Pero el banco central seguirá actuando como respaldo cuando las entidades lo demanden. Para ello, el 18 de septiembre reducirá de 50 a 15 puntos básicos la diferencia entre el tipo de interés de los préstamos bancarios y el de los depósitos bancarios.

Es cierto que las entidades no sentirán plenamente el impacto de la reducción de la liquidez hasta 2029, aproximadamente, según estimaciones del BCE. Pero el nuevo sistema, que se asemeja al adoptado por el Banco de Inglaterra, tiene dos ventajas inmediatas. La primera es que el establecimiento de un límite mínimo para los costes de endeudamiento y la promesa de prestar a los bancos a ese tipo en caso necesario permite al BCE controlar estrictamente los tipos a corto plazo. Esto debería reducir el riesgo de turbulencias en el mercado observadas por la Reserva Federal de Estados Unidos en 2013 y 2019, cuando el banco central se esforzó por satisfacer las necesidades de liquidez del mercado.

La segunda es que un menor tipo de interés de los préstamos al sector bancario reducirá tanto el daño financiero como el estigma de pedir efectivo al banco central. Paul Simon lo describiría como un suave haz un nuevo plan, Stan, en lugar de un brutal súbete al bus, Gus.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías

Sigue toda la información de Cinco Días en Facebook, X y Linkedin, o en nuestra newsletter Agenda de Cinco Días

Newsletters

Inscríbete para recibir la información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti
¡Apúntate!

Para seguir leyendo este artículo de Cinco Días necesitas una suscripción Premium de EL PAÍS

_
Tu comentario se publicará con nombre y apellido
Normas
Rellena tu nombre y apellido para comentarcompletar datos

Más información

Archivado En

_
_