_
_
_
_
_
El Foco
Opinión
Texto en el que el autor aboga por ideas y saca conclusiones basadas en su interpretación de hechos y datos

Los desafíos que tienen por delante los bancos europeos

El sector está bien capitalizado y preparado para escenarios de estrés. Pero hay otros retos, como las crisis de liquidez o la mala conducta

FILE PHOTO: Swiss bank UBS news conference in Zurich
DENIS BALIBOUSE (REUTERS)

Excluyendo el significativo, pero muy idiosincrático colapso de Credit Suisse, el sector bancario europeo ha evitado grandes problemas derivados de las tensiones a las que se ha enfrentado en los últimos años. Es decir, todo lo ocurrido durante el tiempo que duró la pandemia, por los impactos de la guerra de Rusia en Ucrania, o por las breves, pero violentas turbulencias bancarias centradas en Estados Unidos a principios de este año.

Se trata de una señal evidente de lo fuertes que se han vuelto los bancos europeos desde la crisis financiera mundial de 2008. Pero esto no significa que todo vaya bien en la banca europea o que los retos futuros no sean significativos. Por el contrario, creo que el buen momento en el que se encuentra el sector podría definirse como un estado de frágil equilibrio.

Sin embargo, desde el punto de vista de las medidas prudenciales y crediticias, no recuerdo haber visto a las entidades financieras en una posición más fuerte que la actual. Su situación es más parecida a un momento Ricitos de Oro, favorecida últimamente por la subida de tipos que ha impulsado los beneficios sin perjudicar la calidad de los activos, al menos por ahora.

La vigorosa reestructuración de la arquitectura reguladora desde la crisis ha conducido a una reducción significativa del riesgo del sector. Del mismo modo, hemos sido testigos de importantes mejoras en la supervisión bancaria, que ha pasado de un enfoque débil e ineficaz antes de la crisis a un proceso proactivo e incisivo basado en el riesgo. La trayectoria del Mecanismo Único de Supervisión, gestionado bajo los auspicios del Banco Central Europeo, ha sido positiva, y constituye un factor clave para la solidez del sistema.

Desde la crisis financiera mundial, la actitud de los bancos ante el riesgo ha cambiado visiblemente. Las estrategias y los modelos de negocio se han alejado de la asunción excesiva de riesgos y de la opacidad deliberada. Desde hace varios años, los bancos se han centrado en limpiar sus balances de las exposiciones morosas heredadas y en reforzar el capital. Una prueba de resistencia tras otra muestran que el sector bancario está bien capitalizado y, salvo algunos casos atípicos, seguiría siendo prudencialmente viable en los peores escenarios posibles.

Esto es tranquilizador, pero no suficiente, por dos razones principales, ambas relacionadas con la confianza. La primera es la liquidez. Al igual que Silicon Valley Bank o Credit Suisse, los bancos que cumplen las normas de capital regulatorio pueden sufrir dramáticas retiradas de depósitos de clientes no asegurados, que pueden arruinarlos. Marzo de 2023 surgió como un nuevo giro imprevisto a octubre de 2008, cuando el colapso de la confianza se desencadenó principalmente en los mercados mayoristas.

El segundo es el riesgo de mala conducta. Un banco con buenas métricas prudenciales y financieras puede experimentar un golpe repentino en la confianza del cliente si se revela un caso importante de mala conducta. Esto es lo que ocurrió con Danske Bank en 2017 en relación con el blanqueo de capitales. El banco ha tardado mucho tiempo en recuperar la confianza de los clientes y del mercado.

Los supervisores europeos han reconocido que estos riesgos merecen más atención. Es bueno ver que el sector está bien capitalizado, pero hay más cosas que merecen la vigilancia de los supervisores. Los principales supervisores del BCE han destacado en varias intervenciones públicas que su atención tendrá que ampliarse más allá del capital para abarcar el riesgo de tipos de interés, la gobernanza y los retos culturales.

En cuanto al riesgo de conducta indebida, creo que, con el tiempo, un órgano específico, idealmente dentro del Mecanismo Único de Supervisión y con profesionales con las competencias adecuadas, podría prestar más atención a esta importante categoría de riesgo, que no puede ser captada eficazmente por las normas y pruebas de resistencia existentes.

Y luego está la tecnología. Un reciente informe publicado por el Banco Central Europeo sobre los bancos de la eurozona frente a los de EE UU señala que los presupuestos tecnológicos anuales de los ocho mayores bancos estadounidenses ascienden a 46.700 millones de euros. Esto es más del doble de los 22.500 millones de euros de los ocho mayores bancos de la zona euro.

Esto es importante porque, a medio plazo, los bancos europeos que se queden rezagados en la transformación digital se enfrentarán al riesgo de obsolescencia a medida que el sistema financiero vea surgir nuevos modelos de negocio en el ecosistema bancario abierto. Como la banca como servicio (BaaS), la financiación integrada y la compra ahora, paga después (BNPL). Son estos nuevos modelos de negocio exclusivamente digitales los que definirán cada vez más el mundo financiero del mañana.

Sam Theodore es consultor senior de Scope Group

Sigue toda la información de Cinco Días en Facebook, X y Linkedin, o en nuestra newsletter Agenda de Cinco Días

Newsletters

Inscríbete para recibir la información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti
¡Apúntate!

Regístrate gratis para seguir leyendo en Cinco Días

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte

Gracias por leer Cinco Días

_

Más información

Archivado En

_
_