_
_
_
_
_
Breakingviews
Opinión
Texto en el que el autor aboga por ideas y saca conclusiones basadas en su interpretación de hechos y datos

La nueva carga de Tesla: echarse al hombro el mercado

El fabricante de automóviles necesita ayudar a sus rivales a crecer para ampliar el mercado. Y esto empieza a pasarle factura.

elon musk
Elon Musk, CEO de Tesla.GONZALO FUENTES (REUTERS)

Elon Musk no se echa atrás en sus planes de cambiar el mundo. La pega de dirigir Tesla es que no puede hacerlo. El fabricante de automóviles creó el mercado del coche eléctrico con sus innovadores vehículos. Ahora tiene que ayudar a sus rivales a crecer para ampliar el mercado. Y esto empieza a pasarle factura, como muestran los resultados del segundo trimestre publicados el pasado miércoles.

Durante un tiempo, Tesla generaba unos beneficios tan elevados que las empresas de motores de combustión se parecían a los fósiles con los que operan. El margen operativo del fabricante de automóviles, valorado en 920.000 millones de dólares, alcanzó un máximo del 19% en el primer trimestre de 2022, frente al 11% de General Motors. Por aquel entonces, Tesla abarcaba tres cuartas partes del mercado estadounidense de vehículos eléctricos, según Cox Automotive.

Eran tiempos fáciles. Tesla consiguió aumentar la producción, pero fabricaba más coches de los que podía vender. Su desarrollo en Estados Unidos se estancó en 2022, calcula Cox, cuando el ritmo de crecimiento trimestral de las ventas de vehículos eléctricos empezaba a ralentizarse.

A pesar de contar con el apoyo del Gobierno de Biden, los vehículos eléctricos se enfrentan a retos difíciles. La infraestructura de recarga estadounidense está menos desarrollada que en otros lugares, con menos puntos y poca fiabilidad. Y los coches eléctricos resultan caros: el año pasado alcanzaron por término medio un precio máximo de 66.390 dólares, más de un tercio por encima del precio del coche medio en general en ese momento.

Además, Tesla es ahora tan grande que no puede limitarse a predicar a los conversos fáciles. Necesita que todo el mercado de vehículos eléctricos crezca más allá de su actual cuota del 7% del mercado estadounidense y capte a nuevos compradores. Esto es especialmente cierto si se tiene en cuenta el impulso que la competencia está dando a los vehículos eléctricos de batería, rebajando al 59% el trozo del pastel eléctrico de Musk.

Esta podría ser una de las razones por las que Musk ha abierto la red de supercargadores de Tesla a sus rivales, que a su vez están adoptando el diseño de enchufe más fiable de la empresa del magnate sudafricano. Musk también afirmó el miércoles que la compañía está en conversaciones con un “importante” fabricante de automóviles sobre la concesión de licencias para su tecnología de autoconducción. Y ha recortado implacablemente los precios, con unos ingresos por coche entregado, ajustados a los créditos regulatorios, de unos 45.000 dólares en el segundo trimestre, lo que supone una caída interanual del 20%.

Pero esto tiene consecuencias para el negocio de Tesla. Su red de recarga y tecnología patentadas son elementos diferenciadores clave para los clientes. Una bajada de los precios hará que el sector sea más competitivo y sencillo. Cox halló que el 51% de los consumidores están ahora al menos interesados en un coche eléctrico. Pero el margen operativo de Tesla ha caído por debajo del 10%. Y el beneficio bruto por coche entregado también se ha reducido, un 44% interanual, a pesar de que los costes están bajando. Tesla está echando una mano al mercado al tiempo que crea el entorno para un botín más disputado.

Sigue toda la información de Cinco Días en Facebook, Twitter y Linkedin, o en nuestra newsletter Agenda de Cinco Días

Newsletters

Inscríbete para recibir la información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti
¡Apúntate!

Regístrate gratis para seguir leyendo en Cinco Días

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte

Gracias por leer Cinco Días

_

Más información

Archivado En

_
_