Breakingviews
Opinión
Texto en el que el autor aboga por ideas y saca conclusiones basadas en su interpretación de hechos y datos

La política gana a la economía en Turquía

La victoria de Erdogan es una advertencia para otros líderes que se preparan para ir a las urnas de que una economía sensata no es garantía de éxito

Tayyip Erdogan, reelegido como presidente turco, el domingo 28.
Tayyip Erdogan, reelegido como presidente turco, el domingo 28.MURAD SEZER (REUTERS)

La reelección de Tayyip Erdogan en Turquía envía un claro mensaje a los líderes de todo el mundo: la política está por encima de la economía. La prórroga de su mandato de 20 años no era un hecho. El domingo venció por un estrecho margen al economista Kemal Kilicdaroglu en la segunda vuelta. Obtuvo el 52% de los votos, así que los ciudadanos están profundamente divididos.

Es probable que agrave a largo plazo los múltiples quebraderos de cabeza del país. La inflación llegó en abril a un 44% gracias a años de mala gestión económica, incluida la extraordinaria falta de voluntad de Erdogan para permitir que el banco central suba los tipos. Es probable que esto mantenga la lira turca cerca de su mínimo histórico; ya está un 6% más baja que a principios de año y ha perdido más del 90% en una década frente al dólar.

Los votantes están diciendo no al daño abrupto a corto plazo que habría supuesto una corrección del rumbo y la materialización de la promesa de su oponente de políticas más sólidas. Una vuelta a los dogmas fiscales habría supuesto una fuerte subida de los tipos, una probable recesión y enormes trastornos para empresas y consumidores en un país aún traumatizado por el terremoto de febrero.

Un desorden financiero duradero será también un problema para su grupo de aliados en evolución, más allá del G7. El debilitamiento de la lira dificultará el pago de sus obligaciones en divisas, pero su riesgo en ese frente es bajo; los inversores occidentales llevan un tiempo evitando el país. Mientras, otros Gobiernos se esfuerzan por financiar sus necesidades: En los últimos años, Ankara se ha asegurado unos 28.000 millones de dólares en acuerdos de canje de divisas con Emiratos Árabes, Qatar, China y Corea del Sur, lo que ha contribuido a aliviar la presión sobre su banco central y los mercados.

La victoria de Erdogan también sugiere que el país seguirá alejándose de Occidente. Pese a estar en la OTAN, ha cultivado su relación con Moscú incluso tras la invasión de Ucrania. Rusia representó el 80% de las importaciones turcas de petróleo en noviembre. Ello empuja al país hacia alianzas más impredecibles. En una época en la que la geopolítica está en primer plano, las elecciones turcas son una advertencia para otros líderes de naciones que se preparan para acudir a las urnas de que una economía sensata no es garantía de éxito.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías

Sigue toda la información de Cinco Días en Facebook, Twitter y Linkedin, o en nuestra newsletter Agenda de Cinco Días

Normas

Más información

Archivado En